fbpx

Sequía, pérdidas y después…

La campaña agrícola que termina representó una de las mayores pérdidas económicas para el país y lo desfinanció más de lo que estaba. Entre Ríos tuvo un pequeño aliciente con el trigo que sorprendió a propios y extraños, pero las pérdidas en soja y maíz impactaron fuerte a todo el sector y la provincia.

En el número anterior de nuestra revista analizamos en detalle lo que fueron las pérdidas generales de la campaña, con resultados negativos que superaron los 1.000 millones de dólares y que salieron íntegramente de los bolsillos de los productores.

Hoy, faltando solamente la finalización de la cosecha de maíz de segunda, en un año donde la implantación del cultivo se llegó a realizar hasta en el mes de febrero teniendo en cuenta la falta de humedad en el piso, la cosecha de esos lotes todavía tiene unas semanas por delante. La humedad reinante en los meses de mayo y junio demoraron aún más las labores de cosecha. Se estima que ese cultivo pueda tener un rendimiento superior al maíz de primera, pero tampoco con valores tan importantes como para revertir el pésimo año del cereal.

Explicar lo que ha sido la campaña sigue siendo todo un desafío. Esclarecer cómo llegó el productor hasta acá, también lo es. Y entender por qué sigue sembrando año tras año, en un contexto de cambios de reglas constantes, con una apropiación casi total de la renta por parte del gobierno y cargando con las culpas que le endilgan los funcionarios por querer proteger el valor de su producto… es casi imposible.

El productor trabaja. Siempre luchó contra los factores climáticos y los gobiernos de turno. Todo pasa. Y el campo sigue esperando que le den la oportunidad de generar dividendos para volver a invertirlos en la tierra y la generación de más alimentos.

Los números hablan

Nos tomamos la licencia de estimar la campaña final de maíz para, de esta manera, obtener la producción total de granos en Entre Ríos, la cual se estaría ubicando en las 4.049.510 toneladas. Es la segunda peor campaña de los últimos 20 años, solo superada por lo que sucedió en 2017/2018 cuando en nuestra provincia apenas produjo 3.734.130 toneladas.

Comparando con lo que fue la campaña anterior, estamos hablando de una caída interanual del 42% en volumen de toneladas.

Pero lo que cayó también, y debido a la falta de humedad en los diferentes momentos de siembra de los granos gruesos, fue la cantidad de hectáreas sembradas. Veníamos de la campaña anterior donde se había sembrado la mayor superficie de las últimas décadas y, con una caída del 16% interanual, este año solo se pudieron sembrar 1.931.100 hectáreas.

Con estos datos, y cómo hacemos siempre para obtener el valor total de la producción, simulamos una venta de cada cultivo a la fecha de finalización de cada campaña y obtuvimos el monto final para Entre Ríos. Este año, y para simplificar las comparaciones interanuales que quedan absolutamente desvirtuadas en moneda nacional, solamente las tendremos en dólares. El valor de la producción de granos en Entre Ríos fue de U$S 1.216,14 millones, lo que implica una pérdida de recaudación del 42% frente a los U$S 2.105 millones del año anterior.

El valor de la producción de granos en Entre Ríos fue de U$S 1.216,14 millones, lo que implica una pérdida de recaudación del 42% frente a los U$S 2.105 millones del año anterior.

Trigo y un récord inesperado

De acuerdo a lo reportado por el SIBER de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, el área destinada a la siembra del cereal en el ciclo 2022/23 experimentó un crecimiento interanual del 10 % (51.000 ha), llegando a un total 569.000 hectáreas sembradas. Esta expansión se generó dentro de un contexto muy complejo, ya que en los meses previos a la siembra el precio de los fertilizantes nitrogenados se había incrementado notablemente como resultado del conflicto entre Ucrania y Rusia. Posteriormente, el costo se redujo notablemente y generó un cambio positivo para que el agricultor invierta en el trigo. Por otra parte, los buenos rendimientos alcanzados en el ciclo 2021/22 se transformó en un aliciente positivo.

A pesar de que hubo una reducción importante de las precipitaciones durante el ciclo del cultivo, los rendimientos fueron superiores a los valores históricos. El rendimiento promedio provincial se mantuvo en valores similares al obtenido el año anterior, con una escasa merma del 1 % (53 kg/ha).

La producción total de trigo tuvo un crecimiento interanual del 8 % y terminó superando los 2 millones de toneladas, cerrando con 2.046.155 toneladas totales y generando así la mayor producción de las últimas dos décadas en la provincia. Entre Ríos fue una de las únicas regiones del país que pudo cosechar el cereal, ya que en el resto de Argentina las condiciones de sequía ya estaban produciendo los primeros resultados negativos.

Las zonas sur y oeste provincial abarcaron el 75 % del área cultivada y el 74 % de la producción. El departamento Gualeguaychú fue el que mayor logro tuvo con unas 294.000 toneladas, seguido por Paraná y Uruguay. El rendimiento promedio fue de 3.596 Kg/Ha.

TRIGO
Campaña
Superficie sembrada (Ha)Rinde promedioProducción total
2018 – 2019406.3003.7731.530.195
2019 – 2020443.1002.6991.196.090
2020 – 2021523.3002.6071.357.100
2021 – 2022518.0003.6491.890.320
2022 – 2023569.0003.5962.046.155
Evolución de la producción en Entre Ríos

Lino y colza completando la fina

En el ciclo 2022/23 la superficie cultivada con la oleaginosa experimentó una expansión del 45 %, equivalente a unas 3.800 hectáreas más, para totalizar 12.200 hectáreas sembradas con lino. Solamente se perdieron 100 hectáreas y el rendimiento promedio provincial tuvo una variación positiva interanual del 12% y llegó a los 1.212 kg/Ha, totalizando un resultado de 14.670 toneladas, lo que significó un crecimiento interanual del 62%. En relación al promedio de los últimos cinco años se detecta un aumento del 23 %.

Los departamentos La Paz, Nogoyá, Uruguay y Villaguay abarcaron el 52 % del área cultivada y aportaron el 56 % de la producción total.

A nivel de lote, los rendimientos mínimos se posicionaron en 400 kg y los valores máximos estuvieron próximos a los 1.900 kg/ha.

Por el lado de la colza, el otro cultivo de invierno que viene estable en Entre Ríos, en el ciclo 2022/23, la superficie cultivada experimentó una pequeña disminución interanual del 3% con 9.250 hectáreas sembradas.

El rendimiento promedio también registró una caída respecto al año pasado del 28 % y se ubicó en los 1.326 Kg/Ha, con rendimientos que oscilaron entre 400 a 2.000 kg/ha. En relación promedio del último lustro, la merma fue del 7%. Con estos números, la producción total trepó a las 12.270 toneladas y significó un derrumbe interanual del 30%.

El principal departamento productor de colza fue Victoria, que concentró el 59% del área implantada y el 61 % de las toneladas totales, mientras que Gualeguay se ubicó en el segundo lugar y participó del 18 % de la superficie cultivada y del 21 % en la producción.

LINO
Campaña
Superficie sembrada (Ha)Rinde promedioProducción total
2018 – 20196.5001.2397.375
2019 – 2020443.1009435.185
2020 – 20215.5008788.295
2021 – 20228.4001.0799.065
2022 – 202312.2001.21214.670
Evolución de la producción en Entre Ríos

La recuperación del girasol

La superficie cultivada con girasol tuvo una expansión interanual del 57 % y totalizó 16.150 Has. Al respecto, vale la pena mencionar que, es el tercer año consecutivo en que se registra un incremento en el área destinada a la oleaginosa, además de tratarse del valor más alto de los últimos 12 años.

El girasol es uno de los cultivos, junto con el arroz, donde las mayores expectativas de rendimiento se obtienen bajo un escenario dominado por “La Niña”.

A pesar de la sequía que se posicionó sobre la región, el SIBER de la Bolsa de Cereales de ER no tuvo reportes de lotes perdidos, solamente algunos sectores de los mismos y cuya superficie fue de un valor poco representativo.

En relación al rendimiento promedio provincial se detectó un incremento con respecto al año pasado del 13% llegando a un promedio de 1.920 Kg/Ha. De esta manera la producción total de girasol fue de 31.005 toneladas, lo que determinó un incremento interanual del 78%.

De la superficie total sembrada, el 68% se distribuyó en la zona Norte de la Provincia, abarcando los departamentos de Federal, Feliciano, La Paz y Villaguay. Es relevante señalar que el departamento La Paz representó más de la mitad (52%) del área total cultivada en la provincia. Los rendimientos a nivel de lote variaron significativamente, con valores mínimos de 400 kg/ha y máximos cercanos a los 3.000 kg/ha.

GIRASOL
Campaña
Superficie sembrada (Ha)Rinde promedioProducción total
2018 – 20194.1502.2769.445
2019 – 20209501.5791.105
2020 – 20215.9002.23713.200
2021 – 202210.3001.69517.455
2022 – 202316.1501.92031.005
Evolución de la producción en Entre Ríos

El arroz también castigado por el clima

La superficie sembrada con arroz en Entre Ríos registró nuevamente una disminución interanual del 16 % totalizando 54.850 hectáreas sembradas. En la zona de riego por pozos, la merma se asoció a los altos costos energéticos necesarios para la extracción del agua. Mientras que, en la zona de represas, la reducción se debió a la ajustada capacidad de embalse.

Al inicio de la campaña, los modelos climáticos anunciaban la continuidad de “La Niña”, lo cual se asocia a buenas perspectivas de rendimiento en el cereal. Si se analizan las 10 mejores campañas arroceras desde el año 2000, seis de ellas fueron con eventos “La Niña”, tres con un Pacífico Ecuatorial “Neutro” y tan sólo un año con la presencia de “El Niño”.

No obstante, las serias dificultades en el riego, las extremas temperaturas máximas y un marcado descenso térmico en la segunda quincena de febrero repercutieron negativamente en el rendimiento esperado.

El promedio provincial se posicionó en 7.388 kg/ha con una caída interanual del 7%, mientras que en relación al promedio del último lustro la disminución fue solo del 2%.

De esta manera la producción de arroz tuvo una caída interanual del 22% y terminó la campaña con 389.700 toneladas cosechadas.

El tipo comercial largo fino abarcó el 78% de la superficie cultivada, con un área perdida cercana al 3% y una producción que representó el 84 % (326.040 t) del total. Por otra parte, el tipo comercial largo ancho representó el 14% de las cuales no cosechó el 3% y aportó 40.330 toneladas, es decir el 10 % de la producción total.

Finalmente, los tipos comerciales denominados “especiales” significaron el 8 % del área y englobaron el 6 % de las toneladas totales producidas.

ARROZ
Campaña
Superficie sembrada (Ha)Rinde promedioProducción total
2018 – 201959.9507.112426.370
2019 – 202054.2007.296395.445
2020 – 202163.5007.677487.505
2021 – 202265.0007.931499.670
2022 – 202354.8507.388389.700
Evolución de la producción en Entre Ríos

El “yuyo” que no fue oro

La provincia de Entre Ríos vivenció la peor campaña de soja de que se tenga registros en el SIBER de la Bolsa de Cereales.

Por tercer año consecutivo el Pacífico Ecuatorial presentó temperaturas por debajo de lo normal y mantuvo las condiciones para la continuidad del fenómeno denominado “La Niña”. Este año se caracterizó por una severa sequía y marcas térmicas extremadamente elevadas durante el verano. Este escenario, resultó letal para la producción de soja.

Las dos variables que determinan la producción (superficie y rendimiento) experimentaron importantes disminuciones.

En primer lugar, el área sembrada documentó una caída interanual del 9% y es la tercera con menor superficie desde el año 2.000. Además, por el efecto climático, se perdió el 22 % (213.300 ha) de la superficie total cultivada que ascendió a 969.500 hectáreas.

En segundo lugar, el rendimiento promedio provincial fue el más bajo de los últimos 23 años, con una variación interanual del -70% y en comparación con el promedio del último lustro el descenso fue del 64%. Estas caídas terminan dando un rendimiento promedio de 718 Kg/Ha.

SOJA
Campaña
Superficie sembrada (Ha)Rinde promedioProducción total
2018 – 20191.100.0002.7723.049.705
2019 – 20201.153.5002.0722.390.000
2020 – 20211.068.7001.7581.845.930
2021 – 20221.059.6002.3752.511.680
2022 – 2023756.200718542.980
Evolución de la producción en Entre Ríos

Un párrafo aparte merece el análisis del rendimiento de indiferencia. Al determinar el mismo, se busca identificar el nivel mínimo de actividad necesario para cubrir los costos fijos y variables y evitar pérdidas. Por encima de ese punto, se espera que el agricultor genere ganancias.

El rendimiento de indiferencia ponderado entre la soja de primera y segunda se posicionó cercano a 1.840 kg/ha; no obstante, el rendimiento calculado sobre el área total implantada fue de 560 kg/ha. Es decir que, por cada hectárea sembrada, el agricultor afrontó una perdida equivalente a 1.280 kg/ha de la oleaginosa.

Como resultado, la producción se posicionó como la más baja de la historia en Entre Ríos, con una merma interanual del 78 % equivalente a 1.968.700 toneladas menos. La producción total de soja en Entre Ríos apenas llegó a 542.980 toneladas.

La soja de primera, con un área de 452.100 ha, representó el 47 % del total implantado, de las cuales no se cosechó el 13 % y aportó a la producción total el 58 % de las toneladas. El sector Oeste (departamentos Diamante, Nogoyá, Paraná y Victoria) fue el más afectado por la sequía, con una pérdida del 25 % del área cultivada.

Por su parte, la soja de segunda significó el 53 % (517.400 ha) del total cultivado, con un área no cosechada equivalente al 30 % (154.600 ha) y abarcó el 42 % de la producción total.

Hacia el centro Norte del territorio, la sequía generó una pérdida que va del 27 % al 77 % de la superficie sembrada, con un valor promedio del 40 %. Dada la sequía extrema que atravesó Entre Ríos, y la necesidad del productor de salvar algo de la inversión realizada, se registraron rendimientos mínimos de 200 kg/ha. Valor que difícilmente siquiera pueda cubrir los costos de combustible de la cosechadora.

Los máximos rendimientos -en casos excepcionales-, estuvieron en torno a 2.500 kg/ha.

SORGO
Campaña
Superficie sembrada (Ha)Rinde promedioProducción total
2018 – 201978.8004.942288.140
2019 – 202067.6005.094226.160
2020 – 2021139.0003.812424.160
2021 – 2022120.0003.810269.390
2022 – 202398.0002.900*195.000*
*Estimado 2023
Evolución de la producción en Entre Ríos

Maíz prendido fuego

La superficie total cultivada con maíz en la provincia de Entre Ríos durante el ciclo 2022/23 fue de 444.700 ha y experimentó una caída interanual del 13 %. La permanencia de “La Niña” en el Pacífico Ecuatorial frenó un periodo de seis años sucesivos de expansión del cereal en la región, no obstante, este ciclo es el segundo de mayor superficie de los últimos 23 años.

El maíz de primera (cuya siembra se concentra en el mes de septiembre) abarcó el 85 % del área total. Es importante mencionar que, desde antes del citado mes, ya se detectaba una tendencia hacia una mayor participación del maíz tardío y de segunda como una manera de mitigar el efecto de “La Niña”.

No obstante, para el caso del maíz de segunda (que habitualmente se siembra en el mes de diciembre), como consecuencia de la sequía extendió las labores hasta la primera quincena de febrero y representó el 15 %.

Debido al severo déficit hídrico en el trimestre noviembre, diciembre y enero (que generó una drástica caída del rendimiento del cereal), los productores optaron en la medida de las posibilidades de destinarlo al consumo animal directo y, por lo tanto, se incrementó la superficie no cosechada para “grano seco o comercial” que abarcó el 18 % (67.000 ha). Esto representó una variación interanual del 356 % (52.300 ha).

El rendimiento promedio provincial del maíz de primera tuvo una disminución interanual del 35% y solamente alcanzó los 2.085 Kg/Ha. Con esta escasa cosecha, la producción de registró una caída en relación al ciclo anterior del 55%, alcanzando un total de 650.415 toneladas.

Es importante resaltar que, si para el cálculo de la rentabilidad promedio provincial se incluye el área no cosechada, el valor se sitúa en 1.717 kg/ha, lo que apenas representa el 52 % del rendimiento de indiferencia, ubicado en torno a los 3.314 kg/ha. En otras palabras, por cada hectárea sembrada de maíz el productor sufrió una pérdida equivalente a 1.597 kg/ha.

Por lo tanto, el promedio de todos los departamentos se posicionó por debajo de los 3.000 kg/ha. El sector Oeste (departamentos Diamante, Paraná, Nogoyá y Victoria) fue el más afectado por la sequía estival, ya que tuvo un valor de 1.622 kg/ha. Por otra parte, a nivel de lote, los guarismos oscilaron entre 500 kg/ha y 4.500 kg/ha.

MAÍZ
Campaña
Superficie sembrada (Ha)Rinde promedioProducción total
2016 – 2017308.0006.4391.815.175
2017 – 2018316.4004.5341.316.250
2018 – 2019360.9007.6622.532.535
2019 – 2020406.6006.6592.656.170
2020 – 2021424.700830.000*
*Estimado 2023
Evolución de la producción en Entre Ríos

Paula Engelberger

Scroll al inicio