fbpx

Líneas curvas para abrazar al río

Arquitectura

La casa se desarrolla en una especie de medialuna de 32 metros de largo, por 10 metros de ancho. Se eligió esta forma curva para aprovechar mejor las visuales hacia el río.

El lote se ubica en un barrio de Paraná donde funcionó la histórica ex fábrica de Portland, con grandes desniveles y una tierra muy removida, de mala calidad. Por lo que se eligió un sistema constructivo tradicional, basado en pilotes de 7,50 metros de profundidad y estructura de hormigón armado independiente.

Desde lo estético se eligió la armonía de los colores claros. En los pisos, se optó por porcelanatos de gran tamaño para todas las zonas sociales de la vivienda y pisos de pinotea restaurados para las habitaciones, que otorga mayor calidez a esos espacios.

La vivienda tiene un amplio ambiente central que integra cocina, comedor, living y un espacio laboral que puede utilizarse también como habitación de huéspedes. En uno de los extremos de la construcción, cuenta con la suite principal con baño en suite y vestidor. En el otro, se desarrolla la habitación para el hijo de la familia, que funciona como un loft privado con cocina, baño e ingreso independiente por la cochera a desnivel.

Con aberturas de aluminio anodizado de tipo A30, con doble vidriado hermético y espejado del lado interior. En su fachada, la vivienda incorpora con piedras calcáreas originarias de lo que fue la ex fábrica que se ubicaba en el lugar.

En su vista norte, tiene una gran galería, con mesas y living que finalizan con una piscina de borde infinito para homogeneizar sus vistas con las del río Paraná. Allí se aprovecha el gran desnivel del terreno para desarrollar un baño en la parte inferior con un espacio de depósitos para toda la maquinaria de jardinería y los filtros de la pileta.

Lote: 1000m²
Superficie construida: 250m²
Proyecto y dirección de Obra: Arquitectos Juan A. y Juan Martín Laurencigh.
Ambientación Lucila Laurencigh.

Paula Engelberger

Scroll al inicio