fbpx

Terremoto

Hubo un cambio en la sociedad. Es evidente. Se siente, se escucha y se ve. 

No hay un cambio en la vieja política. Es evidente. Se ve, se constata y lo confirman. 

Mientras el nuevo presidente Javier Milei ha generado un shock estremecedor en todos los sectores y dice que es “solo la punta del iceberg” para transformar Argentina, las viejas estructuras crujen con el movimiento y se retuercen buscando respuestas. Perdieron la iniciativa y ahora corren al ritmo del nuevo Gobierno.  

Pero si el viejo barco está en riesgo y puede hundirse, primero hay que salvar capitanes y la orquesta. Precisamente para eso eran los privilegios. 

Evidentemente la vieja política no entiende lo que votó la gente. Porque la CGT resucitó entre los muertos y no estamos en Pascuas; porque hay ex funcionarios y legisladores rasgándose las vestiduras por conductas y prácticas otrora habituales, y la enumeración puede seguir en extenso. 

Pero no vayamos lejos. Mientras todo esto pasa, la ex vicegobernadora Laura Stratta tramitó su jubilación anticipada (Pensión Graciable) a los 47 años, la que fue otorgada en solo días. Luego pidió suspender su cobro, mientras era diputada provincial; el senador entrerriano por el departamento Paraná, Hugo Maín, sorpresivamente tiene problemas de salud en los últimos días del año y no podrá cumplir sus funciones de los próximos cuatro años… Resultado: deberá asumir la tarea Claudia Silva, la madre de Franco Bahl (nombrado hace pocos meses en la legislatura por Gustavo Bordet, (esposo de la flamante diputada provincial Mariel Ávila), y esposa de Adán Bahl, ex intendente de Paraná y candidato a gobernador de Entre Ríos (y ya con su jubilación tramitada)

Todos hablaban del déficit de la Caja de Jubilaciones y cómo hacer para solucionarlo. Al final, no hicieron nada y lo agravan; es más conveniente y fácil. 

Parece un culebrón. Pero el argumento de la novela la pagamos entre todos y la disfruta la casta vernácula. 

Rogelio Frigerio asumió y prometió terminar con estas prácticas. De hecho, Franco Bahl ya fue removido y se espera el mismo camino para varios nombramientos impresentables. ¿Lo harán? 

¿Podrá (y querrá) el gobernador de Entre Ríos avanzar en todos los sentidos que se plantean a nivel nacional? Porque la provincia admite el mismo mantra: NO HAY PLATA. Pero la publicidad sigue; el nombramiento de personas impresentables en cargos altos, también; todavía no se han eliminado organismos que no parecerían tener mucho sentido…  

Tal vez el vértigo y ritmo de las medidas en el gobierno nacional crea diferencias con el provincial y es solo una cuestión de tiempo. Esperemos que así sea. Igual, hay que poner un poco más de velocidad. Porque la cancha se está marcando, las nuevas reglas se están armando y la tribuna –la hinchada, nosotros-, estamos expectantes. 

Hay un terremoto político, un cambio de modelo económico y una readaptación necesaria. Serán meses muy duros. Y la paciencia se va agotar rápido en todos los órdenes. A trabajar. En serio.  

Que sea un excelente 2024. Lo necesitamos.

Paula Engelberger

Scroll al inicio