fbpx
Rogelio Frigerio
ROGELIO FRIGERIO

“Acá el poder se viene heredando desde hace mucho tiempo”

—¿Qué es lo que más le preocupa del 11 de diciembre?

No, no tengo una preocupación particular. Tengo un plan integral que tenemos que poner en marcha al otro día de asumir en su conjunto. No son medidas aisladas. Son todas medidas de enorme relevancia. Generar condiciones para que haya más trabajo y una política desde el arranque de nuestro gobierno. Bajar los impuestos; bajar el costo de la energía eléctrica; desburocratizar la provincia. Eliminar los privilegios para poder financiar esta reducción de impuestos. Eliminar el gasto que no le llega a la gente. Todas esas son medidas urgentes. Lo mismo, implementar el plan de educación que tenemos, el plan provincial de alfabetización, las nuevas condiciones de formación docente, el plan de infraestructura escolar, la nueva currícula de la educación básica y secundaria. Todos son planes que ya los tenemos armados y los tenemos que implementar el primer día. Lo mismo con nuestro plan de salud y el plan de infraestructura. Asegurar de manera urgente la transitabilidad de nuestras rutas provinciales y caminos de la producción. Son todas medidas que forman parte de un plan integral y que no pueden ser tomadas de manera aislada. Están todas vinculadas. Por ejemplo, la educación está vinculada con la transitabilidad de los caminos, sobre todo los caminos rurales. Hay muchos alumnos que pierden demasiados días de clase porque no pueden acceder a su escuela o porque su escuela está cerrada, porque está deteriorada. Entonces, también está vinculado el plan de infraestructura con el plan de educación y así en todos los órdenes de las políticas públicas.

—Ahora, esto que dice que va en todos los órdenes, desde impuestos y economía hasta infraestructura y energía, ¿se puede hacer desde la Provincia? Porque siempre la excusa es que la Nación marca “lo que es posible…”

Sí, yo estoy convencido de que sí. Y te doy la prueba de esto. Con iguales condiciones nacionales macroeconómicas, con iguales impactos de malos gobiernos nacionales en los últimos 50 años en términos generales, hay provincias que han avanzado más que otras en términos del desarrollo relativo. Santa Fe y Córdoba son un claro ejemplo. 

Nosotros, que alguna vez le disputamos el liderazgo a Buenos Aires, hoy nos transformamos en la hermana pobre de la Región Centro. Y eso es por nuestra responsabilidad.

 Y eso es por nuestra responsabilidad, no le podemos echar la culpa a nadie, porque hemos tenido malos gobiernos locales.

Rogelio Frigerio

La primera medida del próximo gobierno, a partir del 10 de diciembre, tiene que ser terminar con todos los privilegios de la política. No más amigos ni parientes ocupando los cargos que tienen que ocupar los más idóneos.

—Cuando yo era chico comparábamos a Entre Ríos con Mendoza; hoy no sé si nos podemos comparar con Corrientes o Formosa siquiera...

—Me estás dando la razón; hemos quedado estancados frente a otras provincias que han avanzado más que nosotros aún con las mismas condiciones nacionales desde el punto de vista de la macroeconomía, desde el punto de vista del vínculo de la Argentina con el mundo, desde el punto de vista de las políticas energéticas de energía nacional, desde el punto de vista de las condiciones de seguridad en los delitos federales. Es evidente que avanzaron más que nuestra provincia. Y yo creo que nosotros no somos menos que nadie. Y creo que tenemos todo, todo el potencial intacto, no lo han podido destruir las malas políticas públicas como para soñar en grande. Entre Ríos tiene que volver a soñar en grande. Tenemos un pasado que nos permite soñar con un futuro diferente.

—Ahora, esto significa empezar a tomar decisiones que acá se han tratado de evitar constantemente y donde de alguna manera hay que ponerse los pantalones largos, porque las discusiones no son sencillas.

—Sin duda, hay que tener coraje y convicción. No tengo dudas de que tiene mucho que ver con eso.

—¿Necesitamos un estadista o un gobernador? ​

—No. Hace falta un gobernador que tenga ganas de transformar la realidad. Acá en Entre Ríos el poder se viene heredando desde hace mucho tiempo. El gobernador le hereda el poder a un intendente de Concordia, en la mayoría de las veces, o de Paraná. Y   Necesitamos un gobernador que tenga ganas de transformar la realidad, que escuche a la gente que también está cansada y tiene ganas de otra cosa. Yo creo que la política ha perdido la capacidad de escuchar. Entonces hoy el oficialismo cree que la gente está conforme con la salud pública, que está de acuerdo con cómo se maneja la educación, que no sufre el deterioro de nuestras rutas o de los caminos de la producción, que no sufre la inseguridad, que no tiene miedo del avance de la droga y de las mafias porque han perdido capacidad de escucha y empatía con lo que le está pasando al ciudadano. Han perdido contacto con la gente  en general y a los entrerrianos en particular.

Inteligencia Artificial. ¿Qué sabe de Inteligencia Artificial?

Es algo claramente que tenemos que tomar en cuenta desde acá en más en todas las decisiones de la política. Porque vamos a convivir con esto en el presente y mucho más en el futuro. La política no le puede dar la espalda a la Inteligencia Artificial, sin duda.

Internet lleva 30 años y todavía no está en todos lados. Pero se dice que la Inteligencia Artificial en 5 años sí va a estar en todos lados, y ese es el total del periodo de gobierno que viene.

Sí, yo asumo ese desafío y estoy estudiándolo. Es algo que nos ha sorprendido a todos por la velocidad en la que ha llegado. Me interiorizo, lo estudio y sé que va a formar parte de muchas decisiones de las políticas públicas de ahora en más.

—En Entre Ríos se manifiesta con el tema de los sueldos de la administración pública. El gobernador en septiembre del año pasado cobraba 515.000 pesos y un juez 2 millones o un legislador provincial 850... hoy estaremos al doble de eso. ¿Qué hacemos con eso? Porque no son sueldos para las arcas actuales del Estado entrerriano.

—Primero tenemos que hacer un cambio cultural en el Estado. Necesitamos funcionarios públicos que entiendan que la salida de nuestra provincia no pasa por el empleo público o los planes sociales, pasa por el trabajo, por generar condiciones para que haya inversión y trabajo con emprendedores, pymes, comerciantes, productores agropecuarios e industriales. Por ahí pasa la posibilidad de ponernos de pie y empezar a crecer. Y para eso necesitas un Estado que cada vez que te toque la puerta, que le toque la puerta a un comerciante, a una pyme, a un emprendedor o a un productor, ninguno tenga que esconderse porque siente que el Estado viene a sacarle lo poco que le queda. Necesitamos un Estado que le toque la puerta a toda esta gente que genera riqueza y trabajo en nuestra provincia para preguntarles qué necesitan, qué les hace falta para generar un puesto de trabajo más. Cada puesto de trabajo importa. Y ese tiene que ser el foco del próximo gobierno, generar condiciones para que haya trabajo de calidad, trabajo en blanco, trabajo formal. Eso es lo que pide a gritos nuestra gente. La gente te pide trabajo. No te pide dádivas, no te pide planes. Te piden trabajo. Y para eso hay que escuchar a la gente.

—En Entre Ríos el empleo público compite deslealmente contra el empleo privado.

—Dijimos del estancamiento de nuestra provincia en relación a las provincias vecinas de la Región Centro. Cuando analizas cómo está compuesto el trabajo público en relación al total de los trabajadores, te das cuenta que por ahí pasa una respuesta a esta situación. La mitad del trabajo formal en Entre Ríos es del Estado. En Santa Fe y en Córdoba, es el 25 o el 30 por ciento. Bueno, ahí tenés una diferencia grande. Se ha utilizado el empleo público para tapar y disimular el desempleo. La falta de capacidad de generar trabajo de calidad en nuestra provincia. Bueno, ahora tenemos que empezar a generar condiciones para que haya empleo privado. Para que haya empleo como antes dije, entre los emprendedores, las pymes, los comerciantes. No lo vas a lograr si tenés la presión tributaria más grande de la Argentina. No lo vas a lograr si tu boleta de luz es la más cara del país. No lo vas a lograr si el Estado te pone siempre palos en la rueda y trabas a la hora de invertir y de emprender. Tenemos que cambiar la cultura del Estado entrerriano. Y déjame agregar otra cosa más, los empleados públicos lo ven a esto. Pero ¿qué pasa? Le han puesto en estos últimos 20 años amigos del poder, gente que no está capacitada para ocupar los cargos de dirección en el Estado. Amigos, parientes, nunca los más idóneos. Y cortaron la carrera administrativa en el empleo público. Bueno, tenemos que terminar con todos los privilegios. La primera medida del próximo gobierno, a partir del 10 de diciembre, tiene que ser terminar con todos los privilegios de la política. Se terminan todos los privilegios de la política. No más amigos ni parientes ocupando los cargos que tienen que ocupar los más idóneos. Por concurso, por capacidad. Eso se puede hacer de un día para el otro. No más privilegios en la jubilación. No más privilegios en sueldos del Estado, que muchas veces multiplican por 20 lo que gana un  No tenemos un Estado con la capacidad de bancar eso. No nos podemos permitir eso. Tenemos que terminar con los privilegios.

Rogelio Frigerio

No más privilegios en la jubilación. No más privilegios en sueldos del Estado que muchas veces multiplican por 20 lo que gana un empleado público. No tenemos un Estado con la capacidad de bancar eso.

—Estamos muy cerca de convertir a Entre Ríos en feudos regionales, con un nepotismo que ya ni se disimula y se acentúa. Y la Caja de Jubilaciones refleja eso, con un déficit que es de los principales problemas que tiene la provincia.

—El sistema de jubilación, de alguna manera, está enmarcado también en una discusión pendiente en la Argentina, que es el sistema de jubilación nacional. Me parece que esa es una discusión pendiente de la política. Mientras se da esa discusión, nosotros tenemos que atacar los privilegios de nuestra Caja de Jubilaciones, donde hay gente que gana montos de dinero que nuestro Estado no se lo puede bancar. Esa es la realidad. Mientras tanto, tenemos que hacer dos tareas: primero, terminar con los privilegios de nuestra caja de jubilación, los privilegios de la política. Y segundo, trabajar en enmarcar nuestro sistema de jubilación para lograr que ANSES nos pague una parte de este déficit, como hace con Córdoba o con Santa Fe, y como hace en una medida muchísimo menor con Entre Ríos.

—¿Qué hacemos con Vialidad?

—Vialidad. El desastre que son nuestras rutas y los caminos de la producción tiene muchísimo para hacer. Y tenemos que descentralizar Vialidad. Tenemos que ponerla a trabajar en cada uno de los rincones de la provincia donde hace falta. Y tenemos que complementar el trabajo de Vialidad con otras herramientas posibles, sobre todo para las rutas, para los caminos rurales. Como, por ejemplo, los consorcios, las asociaciones con los municipios para que se hagan cargo también con recursos de mantenimiento de algunos caminos. Yo no me enamoro de las herramientas. Yo quiero resultados. Quiero asegurar la transitabilidad de nuestras rutas y de los caminos de la producción en Entre Ríos.

—El año próximo comienzan los vencimientos del crédito en dólares que tomó Bordet. ¿No condiciona absolutamente la gestión de los próximos cuatro años?

—Bueno, sí. Es un crédito que se tomó y que después se renegoció y que lamentablemente empieza a amortizar con fuerza justo a partir del próximo gobierno. Pero bueno, uno cuando asume el desafío de gestionar una provincia lo hace sin beneficio de inventario. Yo estoy preparado, nosotros tenemos un equipo preparado para gestionar aún en estas condiciones difíciles.

—¿Con cuántos funcionarios se gobierna la provincia?

—Bueno, nosotros tenemos un plan de revisión de la planta política muy importante. Creemos que hay cargos políticos que no tienen ningún sentido y que se han creado básicamente para contener punteros de la política.

¿En qué piensa totalmente diferente al resto?

A mí no me gusta hablar de los demás. A mí nunca me vas a escuchar hablar de otro político. Jamás. Yo lo que hago es tratar de hablar siempre de los problemas de la gente. Y de cómo vamos a resolver esos problemas. La gente también se cansó del verso. La gente quiere saber qué cosas vamos a hacer, cómo las vamos a hacer y con qué equipo las vamos a hacer. Y yo trato de concentrar el tiempo que tengo en hablar de eso. Mis acciones y mis propuestas son las que, en todo caso, me diferencian de otros espacios políticos. Dentro de Junto por Entre Ríos, donde hay 30 espacios y partidos políticos que conviven, tenemos ideas y valores semejantes. Sino tendríamos que estar en otro lado. Y frente al oficialismo, lo que nos diferencia básicamente pasa precisamente por las ideas y los valores. Yo creo que Entre Ríos da para mucho más. Yo creo que la distancia entre lo que somos y lo que podemos ser es enorme. Y que la posibilidad de achicar esa distancia depende pura y exclusivamente de nosotros. No le podemos echar la culpa a nadie, menos el oficialismo que hace 20 años que gobierna. ¿A quién le van a echar la culpa?

La sábana de Rogelio Frigerio

Abogada y escribana. Oriunda de Chajarí. Fue concejal de su ciudad por el radicalismo, diputada provincial. Actualmente es diputada nacional. 

Nació en Villa Libertador San Martín y se radicó en Basavilbaso. Fue contratista rural hasta el 2015 cuando asumió como intendente de su ciudad. Es diputado nacional por el PRO desde 2019.

Nació en Buenos Aires, pero se radicó en Maciá. Es productora rural, fue dirigente de la Sociedad Rural Argentina, profesora de inglés y funcionaria del Ministerio de Educación de la Nación. Entre 2017 y 2021 fue diputada nacional.

Nació en Paraná y ocupó distintos cargos partidarios en la UCR, pero con buena relación con el PJ. Desde 2003 en adelante fue diputado provincial, diputado nacional, convencional constituyente, asesor de la Cámara de Diputados y funcionario del Ministerio de Defensa en la presidencia de Macri. En repetidas ocasiones lanzó su campaña a gobernador, sin superar las internas o deponiendo su candidatura anticipadamente. Es asesor de la legislatura provincial.

Militante del PRO en la ciudad de Federal.

Abogado. Nació en La Paz y es intendente de esa ciudad desde el año 2015. Milita en la UCR.

Milita en el PRO de Paraná, en el sector de la actual diputada Ayelén Acosta, de quien es asesora.

Dirigente de la UCR en Concordia. Fue diputado provincial y vocal de la CAFESG (por minoría).

Militó en el peronismo de Concordia, pero ahora es concejal en esa ciudad en Juntos por Entre Ríos.

Actual jefe del bloque de concejales del vecinalismo en Colón. Referenciado con el intendente José Luis Walser.

Militante del departamento Islas de la agrupación “Mujeres rogelianas”.

Presidente de la UCR de Pronunciamiento. Milita junto a Felicitas Rodríguez y José Artusi en la Agrupación Illia del departamento Uruguay.

Oriunda de Villaguay, pertenece al partido UNO, cercano a los sectores evangelistas en Entre Ríos.

Pertenece a la UCR de Federación. Fue vocal de la CAFESG entre 2015 y 2019. Fue parte del armado de Pedro Galimberti y para esta elección se sumó al espacio de Frigerio.

Ex concejal de Feliciano. Es referente de la Agrupación radical Illia. 

Fue intendente de Diamante entre 2015 y 2019. 

Milita en el PRO de Villaguay. Trabajó en la ANSES en la gestión macrista.

Fue concejal de Paraná y diputado provincial por el sector del dirigente peronista Juan Domingo Zacarías. Entre 2015 y 2019 fue funcionario de ANSES en Paraná.

El problema de la política es que se comprobó que miles de millones de pesos de la legislatura no se destinaban a mejorar la vida de la gente, sino a llenar los bolsillos de algunos políticos. Y no cambió nada

—¿Usted se va a animar a votar la lista sábana de diputados provinciales suya?

—Sí, por supuesto que sí. Hay muchas cosas para hacer en la legislatura que nosotros las vamos a proponer. Acá hubo un escándalo con los contratos truchos y no pasó nada. No me refiero a la parte judicial. Yo soy muy respetuoso de la independencia de poderes. La justicia tiene que avanzar y tiene que determinar a los responsables y hacerlos pagar por los delitos. Yo no creo que la política se tenga que meter con eso, pero la justicia sí tiene que hacer su trabajo. El problema de la política es que se comprobó que miles de millones de pesos de la legislatura no se destinaban a mejorar la vida de la gente, sino a llenar los bolsillos de algunos políticos. Y no se movió un peso del presupuesto de la legislatura. Hay 3.000 millones de pesos de contratos hoy en la legislatura. Bueno, nosotros queremos revisar eso. ¿A dónde van esos contratos? ¿Es necesario tener 3.000 millones de pesos para financiar asesores en la legislatura? Esa es una discusión que yo quiero dar.

Paula Engelberger

Scroll al inicio