fbpx
Adrián Valín - Socio Gerente de La Rural SRL

“Este año la pasamos muy mal con la seca, pero el 2024 viene muy bien”

Red Rural - Strobell

Grupo con actividades centrado en el negocio agrícola, desde la siembra, acopio, logística y el corretaje de cereales. Se diversifica en alimentos balanceados y fabricación de muebles.

0
Balance 2023
0
Perspectiva 2024

El primer semestre, por la gran seca que sufrimos, fue un año muy, muy duro, con una descapitalización muy grande. Y esa descapitalización no fue solo nuestra, sino también de los productores. Pagamos a los proveedores, pero tuvimos que darnos vuelta y refinanciar a nuestros clientes.

Nosotros venimos con un plan de crecer en el corretaje de cereales y lo pudimos concretar porque buscamos cereales de afuera… Chaco, Santiago del Estero, parte de Córdoba, Santa Fe. Y ahí pudimos lograr el objetivo y es lo que nos facilitó cumplir el plan. Eso fue lo que nos permitió girar financieramente y cumplir. Lo que es venta de agroquímicos bajamos mucho porque nos pusimos muy conservadores. Y el tema de la cobranza… bueno, la pasamos muy mal emocionalmente.

Después de julio comenzamos a recuperar y poder terminar muy bien con el rinde del trigo y la siembra del maíz. En el país no se sembró mucho, pero acá en Entre Ríos sí y el maíz de primera va a tener un valor apreciable que lo podremos captar en la provincia.

En cuanto a maquinarias vendimos solo el 40% con respecto al año pasado, y es mucho para lo que fue el año. Creíamos que no llegaríamos al 20% del año anterior. Y en la parte de muebles de cocina, hubo mucho presupuesto y poco cierre. Los precios son inviables para cualquier asalariado. Lo que sí crecimos es en el aprovisionamiento para carpinteros.

Con los alimentos para mascotas estamos aprendiendo. La idea es que el año próximo podríamos exportar. Mandamos a 8 países pruebas, en Europa y África, más algunos países de Latinoamérica, incluso Brasil, donde no hacen alimentos tan Premium y puede haber una oportunidad.

La planta nueva de acopio, donde tuvimos el problema con Enersa que nos demoró 17 meses, cuando tuvimos la energía comenzó a llover y nos sigue demorando mucho. Además, no conseguimos materiales, no nos venden tornillos, chapas, caños… y todos los sobrecostos que se terminan pagando por todas las demoras.

No tenemos miedo al cambio de gobierno y políticas económicas. Si pasa lo que se viene hablando, creo que incluso vamos a estar entre los sectores que se verán beneficiados… hablando de la parte agrícola, por supuesto. Ahora, todo lo que sean insumos internos, eso puede seguir muy complicado. Con un recorte en el sector público, se puede resentir lo que es la parte de muebles o alimentos para mascotas Premium. La gente enseguida es sensible a bajar la calidad del alimento. Pero prefiero que se haga un shock de todo junto y en seis meses que comiencen a aparecer los resultados de ese esfuerzo, que hacerlo de a poco. De a poco no se van a solucionar los problemas.

Me entusiasma que el gobierno se esté armando incluso con peronistas, porque eso garantiza un poco de control de lo que puede ser “la calle”. Y de lo que se viene hablando, me preocupa un poco lo que pueda pasar con una desregulación y algunas industrias: te doy dos ejemplos: si permitís el ingreso indiscriminado de pollos brasileros y se rompe la industria nacional. Si seguimos con la lógica del maíz a un dólar a 650 pesos y el pollo ingresa a un dólar a 380, ¿cuánto pueden aguantar? Ni hablar la lechería que está casi fundida. Por ahí lo que tengo miedo es a una desregulación total, porque habría que competir con monstruos que tienen el apoyo de sus países. Otra es la maquinaria. Ya pasó. Acá ingresaban acoplados Random de Brasil y la industria de las carrocerías casi desapareció. Yo entiendo que hay empresas que subsisten gracias a la inflación, pero es un delicado equilibrio de hasta dónde pueden competir algunos sectores industriales.

En cuanto a personal, siempre nos costó mucho conseguir. Lo que hicimos fue armar un programa interno de pasantías de cuatro horas, con 15 personas constantes. Y de ahí vamos incorporando personal. Están ese tiempo, el que quiere seguir tiene 3 meses más y ahí vemos si le encontramos el lugar, queda definitivo. Y nos ha dado muy buen resultado. No hemos achicado. Y la gente también nos bancó cuando lo necesitamos. Así mismo, cuando mejoró la situación, pudimos dar un incremento retroactivo.

Para el año que viene las expectativas para el sector primario son buenísimas, no por medidas de gobierno sino por rendimientos. Estamos en los promedios más altos de trigo en Entre Ríos y con precios de 300 dólares. Eso casi no existe en el mercado. La renta que tendremos será muy buena.

Después, el maíz y la soja veremos lo que pasa con el clima, pero las perspectivas son excelentes. Sabemos que son años extraordinarios y que después volvemos a la normalidad, pero hoy es muy buena la expectativa.

En la parte de consumo puede haber una retracción de algunos meses…, pero si se cumple lo que dicen, vamos a una economía como lo que pasó en 2002, de aguantar seis meses y cuando ingrese la cosecha más otros ingresos, creo que puede haber un cambio positivo para el país.

La empresa tiene un modelo de negocio basado en una buena salud financiera. Y tenemos que hacer más hincapié en eso este año. El sistema financiero no sabemos cómo va a reaccionar cuando se termine el tema de las Leliq y qué rol jugarán. Y después, la cuestión social: cómo tomará la gente el ajuste y cuánto va a aguantar.

En Entre Ríos es necesario que nos metamos a fondo en el tema energético. Salto Grande es determinante para bajar el costo de la energía. Y después necesitamos trabajar más con las Pymes. Hay que desarrollarlas y ayudarlas a crecer. Y tercero es salir con un plan exportador. Nosotros vemos en Santa Fe cómo pequeñas empresas exportan a partir de la ayuda y el soporte que les da su Provincia. Las tres cosas que te nombré son formas de conseguir recursos propios de Entre Ríos. Y a eso, hay que sumar una reforma fiscal profunda y en serio, donde ahí también es necesario la participación de la Nación.

Paula Engelberger

Scroll al inicio