Una ventana de oportunidad para inversiones en Capital Emprendedor

¿Qué tienen en común una demanda mundial de soluciones innovadoras y una oferta como “menú” para atender a dicha demanda? La respuesta es una ventana de oportunidad abierta para inversores.

Por Francisco Rico

En el artículo anterior exploramos algunos de los principales puntos de impacto que tiene la industria de Venture Capital y Private Equity (VC/PE) en una economía e introduje la idea de que existe actualmente una oportunidad grande para Argentina y Latinoamérica. En el artículo de hoy intentaré hacer un zoom a esta oportunidad que estoy viendo y buscaré recorrer los principales puntos.

Muchos de los problemas y desafíos actuales sólo pueden ser cubiertos a partir de negocios/soluciones desarrollados en tecnologías exponenciales basadas en ciencia. En este sentido, la innovación y disrupción de estas nuevas tecnologías será clave para la creación de empleo y el desarrollo en el mundo del futuro. 

Es, mediante la combinación o uso de tecnologías exponenciales como la biotecnología, biología digital, medicina de precisión, nanotecnología, Inteligencia artificial, ciencia de datos, robótica, sistemas informáticos, entre otros, que los seres humanos logramos dar respuesta a los desafíos que tenemos en cuestiones de salud, medioambientales y sociales.

La ambiciosa agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) requiere inversiones sustanciales en varios sectores. Sólo en cuestiones de salud y bienestar (ODS#3), existe una brecha no cubierta y es enorme. Según el Foro Económico Mundial, el 10,5% del Producto Bruto Mundial es gastado en salud y bienestar de las personas; sin embargo, sólo el 1% de la inversión mundial está dirigida a este sector. Para tener una idea, la oportunidad es de USD 370.000 millones (370 billones) por año. Este valor es equivalente al PBI de Israel en 2018 estimado por las Naciones Unidas. Y esto es sólo la punta del iceberg. En alimentos y generación de energía el gap es mucho mayor. Para el 2043, la Economía mundial será de 100 Trillones (100 seguido de 12 ceros) más grande.

Se convierte entonces esto en un driver enorme de demanda, una fuerza que no es posible ignorar. El mundo nos está pidiendo soluciones a los problemas que tenemos, y las está pidiendo ¡ahora! 

OK. ¿Y América Latina, y nuestro país en particular, qué tiene que ver con todo esto? Pues mucho. Tienen una gran oportunidad por delante. Tienen una oferta para atender esa demanda. Pero déjame que te describa y te cuente un poco más qué es lo que estoy observando: 

Primero: un terreno fértil de oportunidades en el Sistema de Innovación. Existen capacidades en investigación en ciencia y tecnología en la región, y un potencial portafolio de proyectos pre-empresa que podría constituirse en un portafolio exitoso de proyectos basados en ciencia que den respuestas a estos grandes problemas que enfrenta el mundo. Según un estudio publicado por el BID –en el cual se examinan las condiciones actuales en América Latina y el Caribe para su crecimiento y desarrollo en el que se presentan recomendaciones de política pública- este Sistema de Innovación está caracterizado por una fuerte actividad de los gobiernos para promover emprendimientos (66 iniciativas en 13 países en los dos últimos años, 42 de las cuales corresponden al lanzamiento de nuevos instrumentos o medidas). El mismo artículo reconoce que si bien no existen estadísticas precisas que permitan dimensionar el mundo de los Emprendimientos Científicos Tecnológicos (ECT) y su proyección futura en la región, se podrían generar cerca de 3.000 empresas de base científicas tecnológicas en los próximos cinco años. E incluso un número mayor si se profundizara los esfuerzos de Investigación y Desarrollo (I+D).

Segundo: Alta probabilidad de Up side (Industria de Venture Capital y Private Equity). La definición de Up side en la industria se refiere al aumento potencial en el valor, medido en términos monetarios o porcentuales, de una inversión. Las valuaciones de entrada en estos tipos de tecnologías son extremadamente bajas en estadíos pre-seed, seed e incluso en Ronda A, en comparación con ecosistemas más desarrollados (Estados Unidos, Europa, Israel). Veamos un simple cálculo: Según el USA VC Valuations Report –un reporte de PitchBook que analiza las valuaciones para el año 2020 en Estados Unidos-, el rango de valuaciones pre-money en estadios tempranos se encuentra entre USD 10 a 70 millones. Por el contrario, en Argentina para el mismo estadío de inversión, las valuaciones rondan en el rango de USD 0,5 a 5 millones. Es decir que hay una probabilidad de Up side por el solo hecho de invertir promedio de 10 a 20 veces. Si bien la inversión está aumentando, las valoraciones en la región siguen siendo bajas en comparación con sus contrapartes y nuestro país todavía está en sus inicios. Lo cierto es que hoy no se está reflejando la dinámica de la industria ni los modelos de negocios en dichos estadíos y presenta una oportunidad única de entrada para los inversores (voy a dedicarle un artículo completo a este fenómeno porque no es menor este segundo punto).

Tercero: talento emprendedor resiliente. Nuestra región presenta una gran concentración de profesionales altamente calificados. Adicionalmente –y debido a los constantes estímulos producto de las distintas crisis enfrentadas en el pasado- también han desarrollado fuerte competencias emprendedoras, habilidades y capacidades de creación de emprendimientos y desarrollo de negocios que en otras latitudes son valoradas. Esto sumado a bajos costos de instalación y operación permiten una relación costo-beneficio muy interesante de acceso al talento.

Pablo Angeleli, a quien tengo el gusto de conocer personalmente, es un destacado economista y especialista líder en la División de Competitividad e Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En uno de sus artículos del blog para conversar sobre la innovación en América Latina, “Puntos sobre la i”, Pablo formula una pregunta clave y es “¿por qué no existen más Emprendimientos Científicos Tecnológicos (ECT) en la región? Esta pregunta es la misma que me vengo formulando hace tiempo, pero desde otra óptica, desde la óptica del inversor: ¿Por qué existen muy pocos actores que estén tomando la oportunidad que he intentado describir en estas líneas en nuestra región? ¿Por qué existiendo un terreno fértil de oportunidades en el sistema de innovación, una posibilidad para realizar un negocio para un inversor y talento emprendedor, no existen más historias?

Me animaría a contribuir al análisis con una apreciación que vengo observando en estos últimos años de trabajo en la industria de VC/PE y es la siguiente: La innovación no es fácil de entender, detectar y gestionar. Y los emprendimientos basados en ciencia (especialmente los disruptivos) no son sencillos de desarrollar de manera eficiente, ni mantener en forma inteligente. Es cierto que es débil el desarrollo de la industria privada de capital emprendedor, (especialmente en tecnologías deep-tech). También es cierto que faltan gestores con experiencia en el mundo de los negocios científico-tecnológicos. Y peor aún, no existen propuestas de valor que se adapten a la realidad y madurez del sistema de innovación de Argentina. Sin una correcta propuesta de valor, abundan ejemplos de lo que yo denomino el “círculo vicioso de la no-innovación y subdesarrollo”. Son varios los obstáculos que hay que entender primero (los puntos de dolor que hay que solucionar) para construir una buena propuesta que permita desencadenar todo el potencial que tiene el país y la región. Pero eso lo dejo para el próximo artículo.

Y ustedes: ¿Qué oportunidades están viendo desde sus lugares?

El desafío de aprender y estar a la altura de los cambios
Capacitaciones de alta gerencia