“Todos deben sentarse y ceder un poquito, sino no hay solución”

Paraná / Mamprin & Scévola

Alejandro Scévola: Director de Mamprin & Scévola. Concesionaria de Volvo Trucks & Buses para Entre Ríos, Corrientes, Misiones y Chaco.

El 2021 fue un año razonable con las limitaciones que la falta de productos por los problemas en la industria internacional de componentes y las restricciones internas para las importaciones. El transporte de carga nunca se vio afectado por la pandemia y ha podido trabajar durante todo este tiempo, y eso nos ayuda directamente a nosotros. 

Analizar la coyuntura es parte de nuestro negocio y no nos quita tiempo para poder planificar objetivos con horizontes al 2024, como tenemos. En los 25 años que llevo trabajando siempre ha sido muy incierto planificar para tanto tiempo en Argentina. Te diría que el 60% de mi tiempo es atender el día a día y el resto planificar, situación que se viene repitiendo así en los últimos 20 años, al menos. 

El próximo año será muy similar a éste que termina. Seguirá la falta de producto y los precios continuarán al alza. Hay una luz amarilla sobre lo que pueda pasar con el rubro si se produce una suba en las tasas de interés.

A diferencia de otros lugares del mundo, los bienes de capital como los camiones en Argentina, son una reserva de valor. Con la brecha cambiaria del 100%, quien tiene posibilidad de acceder al crédito tiene una oportunidad de resguardar poder adquisitivo comprando camiones. Al subir la tasa de interés y se achica la brecha cambiaria, esa situación puede frenarse, porque hoy mucha gente compra sin necesidad inmediata. También es necesario el acuerdo con el FMI, de lo contrario, se puede complicar más la macro y tendrá repercusión negativa en todos los niveles. 

Si los distintos actores no bajan algo las armas, no hay mucha solución para el país. Hay sectores complicados, pero también muchos otros sectores han reaccionado muy bien este año. El 90% de la economía se mueve en camiones y el transporte ha trabajado muy por encima de lo esperado, lo que significa que la economía está funcionando. Después debemos mirar la rentabilidad en cada sector y otros aspectos. El nivel de actividad actual no implica que la actividad esté siendo del todo sana. La economía está funcionando; entonces, tranquilizando la macro y despejando saltos bruscos devaluatorios puede haber una salida. Pero si no nos ponemos de acuerdo entre los actores a dónde queremos ir será imposible dejar de hacer dos años buenos, dos años malos. Se puede dar una recuperación en el corto plazo, pero los problemas de fondo no se corrigen. El camino es que los actores se sienten y se pongan de acuerdo cediendo cada uno un poquito. Suena muy lindo decirlo, pero lamentablemente es muy difícil que suceda.

“Somos el sector que ingresa los dólares más importantes al país y el que recibe todos los palos”