“Somos una empresa comercial sin producto”

Paraná / Mega Automotores

Héctor Fratoni: MEGA Automotores

En nuestro rubro fue un año complicado. El problema cambiario definió toda la actividad, porque las terminales no pudieron importar y no entregaban las unidades a las concesionarias. Hubo complicaciones en la línea de montaje y con algunos modelos de camiones con insumos importados. Mercedes Benz se dividió por unidades de negocio y a la mayoría nos están faltando los productos. Para lograr nuestro punto de equilibrio necesitamos vender entre 16 y 17 camiones por mes y desde la fábrica este mes nos entregaron sólo cuatro camiones.

Cerramos el 2021 con sólo 150 camiones vendidos, es muy poco. Nos pasa lo mismo con los utilitarios y con los furgones, donde las entregas son de 1 o 2 unidades por mes. Esto no le conviene a nadie, ni a las terminales ni a los comercios. También pasó lo mismo con la línea de repuestos. Si bien ahora se está normalizando, tuvimos muchos faltantes durante todo el año, algo que nunca pasó en una marca como Mercedes Benz. El atraso cambiario hizo que los repuestos originales tengan un precio más bajo que los alternativos. Una rareza.

Hoy la fábrica tiene dos turnos de funcionamiento y puede poner un tercero, pero ¿cómo lo va a hacer en este contexto tan cambiante? No se pueden cambiar las reglas de juego todos los años. Para una empresa como Mercedes Benz el corto plazo son 10 años. Ahora sólo nos manejamos con camiones livianos y semipesados, porque los pesados se fabrican en Brasil y eso no está llegando. Igualmente, estamos un poco mejor que otras marcas que son sólo importadoras.

Nuestro sector espera los vientos de cola de la economía por 10 años. Ahora, una vez que se reactiva y hay movimientos en el campo, no tenemos el producto. Es una locura. Vamos a tener que recurrir al mercado del camión usado, algo que nunca hicimos.

Hoy, en la Argentina, todo es coyuntura. No se puede planificar ni dos minutos. El país sigue mirando hacia el pasado, no miramos para adelante. En las empresas vivimos el día a día, ¿qué vamos a poder planificar? En la empresa tuvimos que cortar hasta las publicidades porque carecemos del producto para vender. Es imposible planificar así.

En cuanto al personal, logramos mantener la planta y sin tomar reemplazos por las personas que se jubilan o se van. Realizamos cambios internos en los mecanismos de venta, más online y menos presencialidad y con eso pudimos pasar la pandemia.

Para el 2022 espero que podamos estar un poco mejor, sobre todo si viene un buen año del sector agropecuario. La expectativa positiva es por un buen año de otros, no es algo que dependa de nosotros. Insisto, somos una empresa comercial que no tiene producto y las terminales suspendieron hasta sus planes de ahorro.

Si el gobierno no piensa en fomentar la generación de empleo privado no salimos más de esta situación. Si en la ley de Presupuesto se piensa sólo en crear más impuestos, no se fomenta la inversión. Para mejorar la economía se debe achicar el gasto público, apoyar a los productores y lograr que crezcan las exportaciones. Pero lo veo muy difícil al panorama general. 

“Las pymes no son dueñas de su política de recursos humanos”