“Somos muchos los que pedimos a gritos que se ordenen las cosas, que queremos trabajar”

Miguel Marizza, Presidente de Caballi SA

Caballi SA es una empresa constructora especializada en el desarrollo y construcción de grandes proyectos de viviendas y obras civiles.


La empresa pudo sobrellevar el contexto de alta inflación con falta de financiamiento y con esto pudimos cerrar el año de una manera sólida. En nuestro sector, el período entre la inversión y la cobranza es entre 90 y 120 días, por lo tanto, sin una organización financiera bien planificada, no podríamos trabajar. 

Lo más importante para nosotros en este año fue terminar un barrio de 70 viviendas en seis meses y poder mantener las obras en un contexto de falta de insumos, muy marcado desde junio a esta parte. El hito central fue la coordinación entre los equipos de trabajo y entre las distintas UTEs (Unión Transitoria de Empresas) para cumplir plazos con una excelente velocidad de trabajo. 

Los empresarios siempre puteamos un poco por el contexto, pero al otro día estamos pensando en qué máquina compramos o qué negocio hacemos. Las ganas de emprender siempre están. Somos muchos los que estamos pidiendo a gritos que ordenen un poco las cosas, que queremos ponernos a trabajar. En el día a día nos encontramos con cientos de trabas económicas y burocráticas, y eso que nuestro sector no está atado directamente al problema de los 14 dólares diferentes que sufren los importadores y las fábricas con insumos extranjeros.

En nuestra empresa se realizan inversiones de manera constante en dos cuestiones básicas: renovación de maquinarias y tierras que permitan hacer nuevos desarrollos en el futuro. Si obviamos estos rubros, otras inversiones dependerán de lo que pase con la economía en el 2023 y 2024.

Por el año político que se viene y las diferencias que se observan en cada uno de los espacios, hay un riesgo que este enfrentamiento termine con un impacto negativo en la economía real. En lo que tiene que ver con la obra pública, vemos que Nación viene realizando un ajuste por goteo mes a mes. No se ven grandes cambios para los próximos años. Ni un gran plan de obras públicas que cambie el escenario. Estamos sin expectativas de mejoras y en términos políticos no veo dirigentes en la provincia que propongan ideas sobre la mesa.


“No nos dan los dólares para pagar nuestros compromisos externos y perdemos reputación, además de calidad”