Si la digitalización venía en segunda, ahora puso quinta
José Betancourt, Socio Gerente de Intellymation SRL

Concepción del Uruguay. Intellymation es una industria de software enfocados en los sistemas de gestión y manufactura para industria 4.0

 

A pesar de la pandemia, que nos restringió la gran mayoría de trabajos de exportación, este año logramos el mayor volumen de horas de ingeniería de la empresa. Por un montón de factores, pero fue récord. Lo que logramos fueron los frutos de una estrategia que implementamos hace dos años. Fortalecimos el marketing de la compañía, la generación de demandas de potenciales clientes en nuevos sectores, presencias en las redes y creación del departamento de recursos humanos, entre otras medidas. Pudimos descentralizar la producción y eso nos permitió trabajar mejor de manera remota. Esto implica nuevos desafíos, el trabajo de cohesión en equipo cuando se trabaja desde casa, el manejo de lo emotivo, el nivel de ansiedad y aislamiento. La coyuntura nos ayudó a acelerar este proceso.

La actividad nuestra viene cambiando mucho en los últimos años. Lo que sí, si antes veníamos en segunda, ahora puso quinta. Nos encontramos con muchos clientes que quieren acelerar los procesos de transformación digital. Esta no va a ser la última pandemia que vamos a tener, entonces mucha gente se está preparando para la que viene. La pandemia también generó usuarios que exigen calidad, precios y servicios. Productos cada vez más personalizados, más inteligentes. Esto genera mayor demanda de empresas de tecnologías de toda índole: logística, retail o como la nuestra, que trabaja más en la línea de producción. Esto genera mayor demanda de especialistas. Aunque se produce un cuello de botella con los graduados que egresan de las universidades. Si bien antes teníamos el problema que las empresas de la región competíamos por los recursos humanos de las universidades locales, ahora, con el teletrabajo esa competencia ya se ha vuelto global. Muchas veces nos vemos compitiendo con empresas de Estados Unidos o europeas, y no es fácil, pero es un lindo desafío.

Hoy en día no estoy realizando ninguna capacitación formal. Pero sí estoy siguiendo lo que pasa en los diversos sectores por medios alternativos y digitales, porque una empresa como la nuestra trabaja con el sector farmacéutico, minero, bebidas, alimentos y transmisión de datos. Necesitamos tener una visión clara para saber hacia dónde va la cosa y como responder a cada sector.

El año que viene va a ser un excelente año; será un año de recuperación, todos están de acuerdo en eso. Lo único que se discute es la tasa de esa recuperación. El gobierno nacional plantea un 5% pero yo creo que puede ser un poco más. El techo se lo va a poner la tasa distributiva, entre salarios y dólares.

La principal preocupación es que exista una macro estable. Con un dólar que acompañe la inflación, que sea una tasa por debajo de 25% como óptima. No sirve un dólar de 200, pero tampoco uno de 50. Necesitamos salarios por encima de la inflación en la medida de las posibilidades de cada sector. El sector de las pymes tiene un mercado internista, y empresas como las nuestras que van al sector manufacturero, mira de cerca el mercado interno y no tanto las exportaciones.

En los primeros meses de 2021 tendremos el depósito fiscal listo
Aquiles Arús, Director de Arús Comercio Exterior