Se siguen equivocando, ¿será un mal endémico?
Oficialismo y oposición
Por Roberto Trevesse

Hace 10 años se presentó la Revista XMÁS, ideada y dirigida por el reconocido periodista Martín Oleinizak, quien invitó a algunos amigos, colegas, diseñadores y productores a sumarse a un desafío increíble: hacer una revista bimestral de papel, de alta calidad de impresión, edición y de contenidos; en momentos en que la tecnología digital avanzaba a pasos agigantados y la lectura de los temas cotidianos pasaban  inexorablemente para el común de la gente por las redes sociales. Los resultados están a la vista.

Debo ser sincero –equivocado o no- como lo he sido siempre: en estos 10 años, la democracia argentina no mejoró en absoluto, todo lo contrario. Por ejemplo: No se respetan las leyes y se distorsionan sus interpretaciones; se gobierna demasiado con decenas y decenas de decretos de necesidad y urgencia (DNU) ya que con artilugios se evita pasar por el congreso; la justicia está entrampada por la falta de valentía, personalidad e independencia de sus magistrados, quienes tiemblan cuando son presionados más de uno que del otro lado; la dependencia de las provincias con la nación, tanto en materia económica como política se ha vuelto moneda corriente; los gobernadores en sus territorios especulan demasiado en qué hacer y qué no hacer, por temor al poder central.

Es lamentable, pero es cierto, somos un país que se aferra en demasía al presidencialismo paternalista, todos, en más o en menos, lo han sido y lo son hoy. El colectivo social perdió el valor sustancial de lo que significa el republicanismo, el federalismo, la ciudadanía y la independencia. Lo hemos reemplazado por un unitarismo enfermizo que nos dice qué tenemos que hacer y qué no, en lugar de ser nosotros los que marquemos los espacios, cada uno en el suyo, proceder que está en la letra de nuestra Constitución Nacional.

Todo esto que señalo, está expresado a lo largo de 60 artículos de mi autoría publicados en la Revista XMÁS. Por ejemplo, hemos titulado en estos 10 años algunas frases como estas: “Debemos involucrarnos en la vida democrática; Nadie vota en contra de sus intereses; En el periodismo a pocos les interesa la ética; ¿Presidencialismo fuerte o parlamentarismo federal? Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en cuanto a sus derechos; 30 años de democracia que todavía no es para todos; Entre Ríos debe estar por encima de cualquier tipo de candidaturas; la política está devastada por la corrupción; La política es hacer negocios; Cuando la democracia es reemplazada por el dedo; Debemos acordar defender la pluralidad, la previsibilidad y el estado de derecho; En este “juego” político-social ¿Alguien está limpio?; Volver a comenzar tras un largo camino de decadencia; una herencia dañina y un presente inestable; Cuando en política uno se cansa de la mentira supina; El cansancio de miles y miles de buenas personas; Cuando el miedo, la injusticia y la ignorancia dominan a gran parte de la sociedad; Las grietas dentro del oficialismo nacional; Los francotiradores de los mercados, la oposición y el populismo; Un cóctel demasiado peligroso; No estamos bien y la incertidumbre crece cada día; Cuando nos invade la fatiga social; Los años perdidos; Entre Ríos, una provincia unitaria como tantas; Paternalismo, corrupción y nepotismo; Otra vez volver a empezar y van…; A pesar de todo, la democracia continúa, pero no alcanza con ir a votar; El nuevo gobierno nacional comenzó mal; ¿Y ahora qué hacemos? Las malas artes y los demonios de la política argentina; Cuando las democracias nos decepcionan; Es hora de los moderados…


¿Qué hacemos con las P.A.S.O.?

El nacimiento de XMÁS coincidió ese mismo año con la puesta en vigencia de las P.A.S.O. En efecto, el 14 de agosto de 2011 se realizaron por primera vez en la Argentina las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias. Luego del resultado electoral, manifesté en la Revista nº 3 de X-MÁS que en la disputa para aspirar a presidente de la Nación “Se presentaron 10 candidatos a ocupar la máxima magistratura, ninguno de ellos compitió con nadie de su agrupación, partido o frente político. Es decir que fue elegido –previamente- con el dedo de unos pocos”.

Para luego agregar “que las primarias se transformaron en una encuesta de lujo y de carácter obligatorio. En un test para saber cómo estaba cada uno de los candidatos frente a la sociedad, frente a su pueblo y frente a sus competidores”.

Decíamos que “Para muchos fue un día histórico, para otros, un ensayo general, pero también hubo una diversidad de opiniones, entre ellas, la exigencia inmediata de la puesta en marcha de la boleta única en reemplazo -para siempre- de la boleta sábana, única manera de que el voto lo controle el ciudadano”.

Luego resaltamos que “En la oportunidad se registraron dos grandes sorpresas, una de carácter impensado, a tal punto que sorprendió a propios y extraños, la presidente obtuvo más del 50% de los votos y la otra que fue a las urnas casi el 78% del padrón. Casi nadie lo podía creer”.

También señalé que “El categórico y arrollador triunfo de Cristina Fernández de Kirchner es un logro personal. Nunca como hoy un titular del Poder Ejecutivo hizo tanta propaganda de sí mismo como la señora Kirchner, quien goza de gran elocuencia y seducción cada vez que habla. Su voz por cadena nacional, tantas veces como se le ocurre que debe expresarse, tiene una profunda llegada en amplios sectores de la población”.

Para de inmediato agregar que “Tanto oficialistas como opositores, los que manifiesten que semejante y contundente resultado iba a concretarse, faltan a la verdad, como también habla de la mala lectura que hicieron Ricardo Alfonsín, Eduardo Duhalde, Lilita Carrió, Pino Solanas y Clarín en cuanto a cómo iba a responder el electorado”.


Desde ese entonces las P.A.S.O. en lugar de ser verdaderas pujas de candidatos con internas abiertas genuinas, se trasformaron en meras encuestas, donde en la mayoría de los casos, cada participante de un partido o frente no tenía un oponente con quien dirimir en las urnas quién será el que represente a todos de ese sector político. Inclusive disminuyó la participación ante la ausencia de una confrontación de ideas y personas de un mismo partido o frente.

Ahora por la pandemia quisieron eliminarla, pero la oposición no pensaba lo mismo, por lo que el oficialismo solicitó postergarla 1 mes. Se llegó a un acuerdo siempre y cuando en la Ley de modificación quede claro que es por única vez y por la pandemia. La fecha establecida es el 12 de setiembre y la elección general el 14 de noviembre de este año. Será la sexta participación de las P.A.S.O. desde su nacimiento 10 años atrás. Sistema que luego deberá estudiarse su continuidad o tal vez una reforma que la haga verdaderamente útil. También debería incorporarse ya la boleta única para cada categoría de cargo electivo en todo el país, como ya tienen algunas provincias como Santa Fe. Por caso, Jujuy inauguró en 2009 boleta única electrónica.


La Pandemia desnudó lo que somos

Ustedes lo saben mejor que yo, pero la pandemia nos llevó puesto;  no fuimos los únicos que hicimos mal las cosas, pero eso no es un consuelo y mucho menos un atenuante. Cuando hay capacidad de gestión y generosidad con el otro, aunque piense distinto, se puede llevar adelante una acción conjunta en beneficio de todos. Sin embargo, pasaron por nuestra nariz demasiadas tropelías desde el oficialismo, mientras la oposición se mostró como ausente, irresoluta y quejosa de no poder acceder a un diálogo franco y de ayuda mutua con el gobierno nacional. El último comunicado de la UCR a través de su Comité Nacional y los titulares de sus 2 bloques en el Congreso se conoció avanzada la segunda semana de mayo y expresa que “no vamos a darle un cheque en blanco al gobierno” para luego agregar que “La UCR, desde el inicio de la pandemia, puso a disposición del gobierno a sus hombres y mujeres y una serie de planes para enfrentar la crisis sanitaria, económica y social, pero nunca fuimos consultados”. Parece a priori, un acto voluntarista más que una propuesta concreta.

El daño ya está hecho, la Covid 19 está instalada en y con nosotros. Se ha mentido tanto que nadie le cree a nadie, nada.

De todos modos, quiero compartir con ustedes una frase de Jesús Rodríguez (Auditor General de la Nación) en un extenso y detallado artículo publicado en notiar.com.ar cuando nos dice que “La Argentina 13 meses de emergencia pública y no tiene por delante un horizonte claro de retorno a la normalidad. En este contexto se hace imperioso agudizar la mirada y exigir que el Estado obre con transparencia, criterio, equidad, eficacia y rendición de cuentas. Las falsas antinomias, como “salud vs. economía” o “salud vs. educación” solo nos hacen perder valioso tiempo para gestionar la pandemia y disminuir sus múltiples efectos negativos”.

Dos errores de cálculo. En la misma columna, Jesús Rodríguez nos recuerda que la Argentina ingresó a la pandemia con un retroceso relativo a otros países de la región, situación que arrastra desde hace décadas producto de recetas populistas de gobierno y del facilísimo económico. Sobre esta situación de desventaja inicial, el Gobierno cometió dos errores de cálculo que profundizaron las diferencias en detrimento nuestro: primero, subestimó la pandemia; luego sobrestimó la cuarentena.

Ni una cosa ni la otra. Luego nos recuerda que, en una muestra de 123 países, la Argentina duplica el promedio mundial en la caída del PBI. Con respecto a otros países de América Latina sobre los que hay datos disponibles, sólo Ecuador y Perú están peor. La estrepitosa caída productiva, del 10% del PBI, se llevó puestos un millón de empleos y generó tres millones de nuevos pobres en tan solo un sólo año.

Ahora bien, cuando pasamos a la salud, la Argentina triplica el promedio mundial en cantidad de fallecidos por 100.000 habitantes. Sólo tres países de la región están peor: Brasil, México y Perú.

Panel de expertos independientes. Por otro lado, el segundo jueves de mayo, se conocieron las conclusiones del informe de 13 expertos independientes sobre el papel de la OMS y los gobiernos durante la pandemia, titulado “La catástrofe de la Covid pudo haberse evitado”. Este Panel comenzó su trabajo en setiembre del año pasado, convocado a solicitud de la OMS y nos alerta que el mundo registra este mes de mayo más de 3 millones de muertos y casi 160 millones de personas infectadas por covid-19, o sea que la pandemia sigue siendo un desastre global. Asimismo, insiste que la Covid 19 se ha convertido en una crisis socioeconómica y de salud mundial. 

La principal de las críticas se la lleva la Organización Mundial de la Salud, así como Europa y Estados Unidos, por perder un tiempo precioso antes de declarar la emergencia sanitaria internacional. Agrega que hubo retraso, vacilación y negación como también que la preparación fue inconsistente y con fondos insuficientes. El daño económico es incalculable.

¿Qué más nos queda por decir? Que cuando estábamos terminando esta nota, nos enteramos que la inflación de abril fue de 4,1% y si recordamos que la de marzo fue de 4,8%, no hay bolsillo que aguante. Si a eso le agregamos que los sueldos de los trabajadores se depreciaron mucho más de un 50% con respecto a la espiral inflacionaria, que hay desocupación muy por arriba de los valores normales; la inseguridad es moneda corriente y no sabemos quién gobierna el país, estamos al borde de un precipicio o –para ser más benévolo-, en un callejón sin salida. 

Perdón por ser pesimista, pero de verdad, me gustaría sobremanera, vislumbrar un camino más optimista para todos los argentinos.

Un derecho poco ejercido
Pedidos de Acceso a la Información Pública