“Se necesitan cambios profundos”

San Salvador / Marcos Schmukler SA

Roxana Schmukler: Presidenta de Marcos Schmukler SA. Molino arrocero e industria con productos de alto valor agregado, para el mercado interno y exportación.

Lo principal para destacar de 2021 es la cosecha récord que tuvimos en arroz, la más alta de los últimos 20 años. En lo productivo fue excelente. En la parte industrial y comercial nos encontramos con un año sumamente complejo, con precios internacionales con tendencia a la baja y un mercado interno sostenido y con continuidad. 

El principal problema viene de la exportación. Nos quedamos atrapados vendiendo a los países limítrofes, igual que el resto de las empresas. Eso nos llevó a perder precios. Nosotros veníamos abriendo mercados en Centroamérica y Oriente, pero con la suba de los costos en los fletes marítimos, quedamos totalmente fuera del mercado. La incidencia en el precio nos dejó sin posibilidad de competencia, sin embargo, Brasil y Uruguay sí pudieron seguir enviando sus productos. Nosotros veníamos produciendo arroces especiales para el mercado oriental que no pudimos colocarlo. Ahora estamos haciendo nuevas cotizaciones, pero será difícil lograrlo. 

En el mercado argentino con los snacks y demás subproductos del arroz seguimos creciendo. A mediados de año, lanzamos variedades de tostadas y para finales de enero lanzaremos nuevos productos dulces. Sigue creciendo el consumo de este tipo de productos frente a los derivados de harina de trigo, ya sea por las intolerancias como por mejoras en las dietas de las personas. Estamos muy metidos en nuestro negocio y tratamos de utilizar nuestro tiempo en las cosas que sí podemos resolver y dependen de nosotros. Buena parte de la coyuntura está impuesta y solo debemos adaptarnos. 

El año próximo seguramente será más difícil que este. Ya arrancamos desde el vamos con el doble de costos para poder producir a partir de la duplicación de los precios en dólares de fertilizantes y agroquímicos. También los insumos para la industria siguen subiendo. Las operaciones de exportación cada vez sienten más la diferencia cambiaria y el retraso del precio del dólar. Creo que será un año complicado en todo sentido. Nosotros seguimos siendo optimistas y vamos a poner todo lo nuestro para superarlo de la mejor manera posible. Seguiremos insistiendo con los mercados de Oriente y Centroamérica porque no queremos perderlos. Las inversiones que hemos hecho en los últimos 7 años, hoy nos posicionan muy bien para seguir adelante con lo que tenemos. 

Y la salida a la crisis constante del país es muy difícil. Se necesitan cambios profundos en la dirigencia y en la sociedad en general y no sé cuánto estamos dispuestos a hacerlo. Los empresarios seguimos poniendo todo de nuestra parte, pero nadie viene a preguntarnos si necesitamos algo o estamos bien.

“Año difícil, escasa rentabilidad y con inversiones que logramos sostener”