Se consolida una recuperación
Construcción

Los distintos indicadores de la actividad en el sector construcción muestran una recuperación luego de la abrupta caída por la pandemia. La reactivación del mercado interno y los vaivenes financieros vuelcan recursos privados al ladrillo, pero la suba de costos en dólares genera alguna señal de alarma al sector. Los números de Entre Ríos siguen la tendencia nacional.


Según datos del Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC), que elabora el INDEC de manera bimestral, en abril de 2022 hubo un 8,8% de crecimiento interanual y un 5.4% con respecto al mes anterior. Si se toma en cuenta la variación acumulada anual, se observa un 3,1% de crecimiento.

Estos datos también muestran un crecimiento en el nivel de empleo registrado (420.279) del 18,4% interanual y un 7,1% en los permisos de edificación (1.323.220 m2).

Según el Informe de Coyuntura de la Construcción -IERIC- publicado en junio, en el mes de abril el empleo sectorial de la Industria de la Construcción mostró una recuperación luego de la pandemia, aunque el empleo sectorial aún presenta niveles inferiores a la media histórica. El volumen de abril resultó un 4,5% menor que el promedio correspondiente a iguales meses del período 2008 – 2019.

Por otro lado, el consumo de cemento mostró en mayo un incremento del 24,5% interanual, acumulando la cuarta suba consecutiva luego del traspié de enero (asociado al fuerte crecimiento del número de casos de COVID-19) y la más elevada desde igual mes de 2021. Más significativo aún, el nivel de consumo de mayo constituyó un máximo histórico para ese mes del año, logrando por primera vez en dicho período superar la barrera del millón de toneladas y quedando un 9% por encima de la máxima marca previa, correspondiente al año 2013.

A su vez, junto con estos datos de recuperación en la actividad, se observa también una preocupante suba en los costos. El Índice elaborado por la Cámara Argentina de la Construcción (costo de un edificio tipo en la Capital Federal) registró en mayo una suba del 6,6% mensual, la más pronunciada desde noviembre de 2020.

Por su parte, los datos provistos por el INDEC para el mes de abril respecto a los despachos de insumos del sector, mostraron algunas variaciones con respecto al mes previo. Por un lado, entre las positivas, se destacó por sobre todo el comportamiento de hierro redondo y aceros para la construcción, que luego de 2 meses en que prácticamente había replicado los valores de 2021, expresó un incremento interanual del 27%. También cabe subrayar la dinámica de pinturas para la construcción, que luego de 4 meses consecutivos de bajas logró una suba interanual del 6,2%. Del otro lado sobresalió ladrillos huecos, que con una baja del 5,1% alcanzó su octava merma interanual consecutiva. Este dato podría estar influenciado por la situación de las empresas informantes del INDEC, ya que otras fuentes del sector de la cerámica roja indican un panorama más estable.
En cuanto a costos, el Índice elaborado por la Cámara Argentina de la Construcción, en base a un edificio tipo en la Capital Federal, registró en mayo una suba del 6,6% mensual, la más pronunciada desde noviembre de 2020.

Entre Ríos y los números de la construcción

Si analizamos los números de la provincia de Entre Ríos, en cuanto a la cantidad de empresas registradas, creció un 2,4% en el año, apenas por debajo del 2,5% de promedio del país. Entre constructoras y subcontratistas, se pasó de 422 a 432 unidades productivas.


Al ver el nivel de empleo registrado, se observa una variación interanual nacional del 18,5% con la festejada superación de la barrera de los 400.000 puestos de trabajo en el mes de mayo. La provincia de Entre Ríos contaba con 7.426 empleos al mes de abril, lo que representó una suba interanual del 23,4%.

Balance positivo, con subas y bajas

Si bien estos datos son muy positivos, el nivel de crecimiento parece estar encontrando un techo. Esto se puede inferir del informe sobre el mes mayo de Construya que marcaron una caída del 5,3% y en junio una suba del 3,4%. Más allá de esto, en el sector existen buenas perspectivas para estos meses: el 50,9% de las empresas que realizan principalmente obras privadas prevé que el nivel de actividad del sector no cambiará durante los próximos tres meses, mientras que 40,4% estima que aumentará y 8,7%, que disminuirá. Las empresas que estiman una suba del nivel de actividad durante los próximos tres meses la atribuyen fundamentalmente a nuevos planes de obras públicas (30,5%), al crecimiento de la actividad económica (29,7%) y al reinicio de obras públicas (24,6%), entre otros factores.


Un eslabón importante en el sector de la construcción es el cemento. Los despachos alcanzaron en mayo a 1.098.484 toneladas y registraron un crecimiento del 24,2% respecto del mismo mes del año pasado. La información fue suministrada hace días por la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP) y representa un incremento de los despachos del 10,9% en los primeros cinco meses respecto del mismo período de 2021.

Como dijimos anteriormente, la luz amarilla se encendió el mes pasado con la publicación del Índice Construya (IC), que registró una caída mensual desestacionalizada de 5,30% con respecto al mes anterior. Luego, se observó una recuperación en junio, lo que arroja una suba de 9,1% con respecto al mismo mes del año pasado. “Durante Junio se registró una leve recuperación del nivel de despachos; así, la evolución del Índice confirma que la construcción es un negocio rentable y seguro para los inversores y un sólido refugio de valor, ante la volátil dinámica de los mercados. La demanda de materiales para la construcción continúa estable con variaciones mensuales moderadas, pero con un razonable nivel de actividad”, sostienen desde el Grupo Construya, que elabora el informe.

Las empresas constructoras en general se muestran optimistas con el nivel de actividad, aunque creen que la suba de costos y los vaivenes económicos de la Argentina pueden ser una amenaza para las inversiones que dinamizan la actividad privada, que representa más del 80% de lo que sucede en el sector de la construcción.


La agenda de génerose mete en las empresas
Diversidad