Preocupa la inestabilidad política y económica
Juan Ignacio Leiva, Gerente Comercial de Leiva Hermanos

Paraná. Leiva Hermanos es una empresa con negocios en el corretaje de cereales, logística, mercado de capitales, seguros y cajas de seguridad.

 

Tenemos sensaciones encontradas por las particularidades del año. Dentro de todo lo que sucedió en el país, nosotros seguimos con planes de desarrollos, concretamos inversiones, abrimos algunas agencias, estamos desarrollando el servicio de Cajas de Seguridad y terminando una sucursal en Santa Fe. Por otro lado, las regulaciones truncaron muchas otras inversiones y pusieron trabas a algunos desarrollos. Con normativas gubernamentales sacadas de un día para el otro, se tiró mucho trabajo a la basura. Al margen del volumen de gente –que veníamos creciendo mucho año a año-, de un día para el otro no nos dejaron operar más con la Casa de Cambio. En todo el país han cerrado sus puertas agencias que tenían décadas. Paralelamente a eso, tuvimos crecimiento en el negocio de Bolsa, en Agro también con buen nivel, en Bursátil crecimos, en Seguros una leve suba, y en lo que es Cambio no, porque directamente se cerró. 

Uno de los hitos del año fue el acuerdo que cerramos con el Banco de Nueva York. Vamos a ofrecer el servicio de custodia de activos y accesos a más de 100 mercados del mundo desde la Argentina. 

En nuestro caso particular, que es una actividad con muchas plataformas digitales en línea, con mucha conectividad y una infraestructura tecnológica determinada –en agro también se maneja mucho a distancia-, sólo dejamos de visitar a algunos clientes como solíamos hacerlo. En general no tuvimos grandes cambios por la pandemia. Solo algún porcentaje de home office, que sirvió para demostrarnos a todos que se puede. Ahora, sabemos que se logra funcionar, y aprendimos lo que implica trabajar desde casa, en cada uno está si quiere hacerlo o no. O si lo hace, en un porcentaje, pero no 100% desde el hogar.

Hay cambios que se vienen dando a una velocidad vertiginosa y el poder adaptarse a eso es el desafío. Argentina tiene sus particularidades: por ejemplo, se maneja mucho efectivo. Por eso impactaron las medidas del Banco Central en relación a la compra venta de dólares. En la unidad de Bolsa, lo que pasó es que mucha gente no le quedó otra que pagar servicios de forma electrónica, o comprar o vender facturas de créditos electrónicas, etcétera. Nosotros sumamos clientes de todo el país, de distintas provincias, sin vernos la cara. 

En cuanto a la capacitación tenemos muchos canales. Por cuestiones regulatorias, en algunos casos, nos obligan a contratar capacitación “in company” para el directorio, línea gerencial y personal. Por ejemplo, en prevención de lavado de dinero y financiación del terrorismo. Además, tenemos entrenamientos obligatorios en los mercados de los cuales somos agente miembro. Después están las charlas específicas que nos dan asesores, psicólogos o educadores, que nos ayudan a mejorar parámetros de gestión. Y también hay información del Banco de Nueva York de la cual aprendemos –porque son los mejores del mundo-, y nos brinda lo que necesitamos y tenemos que vender. También hay canales de e-learning que desarrollamos con plataforma propia, para nosotros y para clientes, con distintos especialistas. Algunas son gratuitas y otras aranceladas: análisis técnico, análisis fundamental, valuación de acciones, evaluación de acciones en base a balances de compañías, como invertir en mercados del exterior, financiamiento del mercado de capitales, como operar con nuestras plataformas, entre muchas otras.

Después de lo que pasó en 2020, tenemos que aplicar el dicho “Uno propone y Dios Dispone”. El principal desafío del 2021 es fortalecer la presencia en la ciudad de Santa Fe, con recursos humanos calificados y capacitados, que comparten nuestros valores y nuestro perfil. Tendremos presencia física con todos nuestros productos. Sostener todas nuestras agencias y potenciar los productos del acuerdo con el Banco de Nueva York, es otro gran desafío. 

Creemos que el año que viene puede ser un gran año. Trabajamos para eso, aunque sabemos que es difícil tomar decisiones. El 2021 es un gran desafío que nos encuentra muy bien organizados. En Agro, buscamos el incremento de volumen comercializado, desarrollo de nuevas herramientas y la incorporación de nuevos clientes compradores y vendedores en cobertura de precios; en Bursátil haremos una gran inversión en tecnología para brindar tecnología y reforzar esa unidad de negocios.

Lo que más preocupa es la estabilidad política y económica. Los indicadores no son buenos, hay alto nivel de pobreza y de desempleo. Y eso no es para nada bueno, porque afecta la calidad de vida del país en el que vivimos y viven nuestros hijos. Es algo que nos preocupa como empresarios y como personas. Tampoco sabemos claramente cuál es el camino, hacia qué lugar vamos. No hay señales claras desde el gobierno y hace difícil proyectar con la potencia que podríamos hacerlo. También hay temor de cambios en las reglas de juego, sobre todo después de lo que pasó este año, que con una normativa te dicen que no puede funcionar más. La gran volatilidad en la moneda genera mucha inestabilidad y más inflación que complica todas las operaciones. Se necesita estabilidad política y económica.

Argentina está muy aislada del mundo
Héctor Eberle, Gerente General de Tecnovo SA