Por una nueva agenda productivay exportadora, pero que sirva
Política industrial
Por Julio Panceri


La coyuntura macroeconómica en muchos casos puede limitar el accionar en un momento determinado, pero lo que la Provincia de Entre Ríos no debe es permitir que esa limitación se convierta en una agenda continua y sea la excusa constante para justificar el pobre desempeño de su economía en el mediano y largo plazo. 

Entre Ríos necesita comenzar a ver y evaluar una nueva agenda productiva y de interrelación, no solo con el exterior sino con las demás provincias. La visión geopolítica que debe tener el conjunto de funcionarios provinciales debe ser más amplia y adaptarse a un nuevo siglo que otorga nuevos beneficios y exigencias, debe perseguir objetivos superadores y no quedarse anclada solamente en la idea de constituir poder, sosteniendo un modelo que se encuentra “perimido” y que solo muestra una provincia atrasada productivamente.

A esta altura, todos conocemos la potencialidad de recursos naturales que Entre Ríos posee y su posicionamiento geográfico. Actualmente la rodea aproximadamente el 60% de Producto Bruto Geográfico del País (Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires y el bloque mesopotámico del cuál formamos parte); a esto debemos sumarle la cercanía directa con la República Oriental del Uruguay.  

Pero de qué nos sirve semejante potencial si no somos capaces de generar una agenda productiva de desarrollo industrial, que haga a la provincia “atractiva” para los mismos entrerrianos y para aquellos que siguen apostando día a día y de manera extraordinaria por la economía provincial (debemos generar un sistema productivo que sea viable). Si no podemos hacer que los propios entrerrianos inviertan acá en vez de irse a otras regiones con sus emprendimientos productivos, ¿qué argumento podemos utilizar para convencer a los foráneos de que inviertan en Entre Ríos? ¿qué podemos ofrecer de distinto?, ¿cuál sería la ventaja de invertir en la provincia y no en Santa Fe, Córdoba o Corrientes?, como nos está sucediendo. 

Esto quiere decir que necesitamos generar trabajo y empleo privado de manera urgente vía un proceso de industrialización que contenga etapas constantes de transformación de materias primas, producción de equipos e insumos, y servicios que puedan abastecer a otras actividades productivas locales. Debe quedarnos claro que si no generamos valor agregado estamos condenados a seguir consintiendo y tratando de justificar pobreza, desigualdad y vulnerabilidad.

Un camino por construir

Esta nueva agenda debe lograr la integración e industrialización de los distintos sectores económicos provinciales, para poder salir de la actual matriz económica mayoritariamente pastoril, tratando de avanzar hacia la materialización de procesos de inversión que estimulen e incrementen la generación de valor agregado y la creación de trabajo genuino.

Hasta el momento no hemos podido vertebrar un sistema productivo integrado que genere fortalezas en el sistema económico provincial. El largo plazo en algún momento se debe visibilizar. Es urgente tratar de materializar la idea de qué es lo que queremos, obviamente con la educación como eje transversal a todas las ideas de desarrollo productivo que tenemos o imaginamos.

El crecimiento de la industria (en todos sus niveles) se ha convertido en una aspiración básica desde hace varias décadas, pero que no se ha podido materializar y sigue figurando como una deuda pendiente cada vez que se habla del desarrollo económico de Entre Ríos.

La presencia de esa aspiración o convicción no alcanza para sostener una política industrial, ni mucho menos para que la misma logre sus objetivos sin resistencia. Es obvio que se necesita de un trabajo planificado de todos los sectores productivos (estado, asociaciones y cámaras empresarias, entidades gremiales, universidades, etcétera) bajo una decisión política de emprender hacia un determinado objetivo, que tiene que ver con asignarle un nuevo perfil productivo a la provincia donde la generación de valor agregado y trabajo genuino sean considerados estandartes de la gestión emprendida.

El Estado es un actor fundamental de este juego de relaciones. Estamos hablando que, en materia política, no solo alcanza con un esfuerzo del estado provincial, sino también debe estar comprometido el estado nacional y cada uno de los municipios que conforman la provincia. Existe el deber de generar estructuras políticas capacitadas (no necesitamos idóneos incompletos que ocupan cargos como contraprestación de compromiso o favores políticos. Tampoco tienen idea de lo están haciendo o proponiendo, sin tomar conciencia que tienen en sus manos el futuro de la provincia y su sociedad), que puedan arbitrar y componer criterios de decisión política para impulsar la promoción de manera acorde a los objetivos deseados. Esto supone que la interpretación y vinculación entre el estado y los actores privados no termine condicionando la sustancia del régimen a implementar. Finalmente, el objetivo planteado o perseguido se convierta nuevamente en una expresión de deseo como nos ocurre actualmente.

Conocer y entender

Otro de los aspectos que debemos considerar es la forma en que está compuesta la actividad económica provincial y qué lugar ocupa la industria manufacturera en este contexto.

Esto nos lleva a darnos cuenta que, del total del Producto Bruto Geográfico, los Sectores Productivos de Bienes explican aproximadamente el 35% del mismo, mientras que el 65% restante corresponde a los Sectores Productores de Servicios, dentro de los cuáles el sector “Comercio Mayorista y Minorista y Servicios” es el que mayor valor agregado genera (con valores semejantes al sector Agricultura, Ganadería, Caza y Silvicultura como productor de bienes). Aquí se torna importante la valoración del mercado interno provincial, apoyado en la idea de fomentar la “vinculación horizontal” entre las distintas cadenas de valor que tenemos y podemos generar.

Con estos datos es obvio que el perfil productivo de la provincia no es industrial.



La indstria manufacturera en Entre Ríos equivale al 11,5% del Producto Bruto Geográfico (año 2018 último dato publicado por la Dirección de Estadísticas y Censos de la Provincia), esto se encuentra por debajo de la medica nacional que en el mismo año se ubicó en el 15,01% (industria manufacturera/valor agregado total); igualmente el perfil industrial del país es bajo. Como dato podemos observar que en Santa Fe esa participación para el mismo periodo es del 21,5% y en la provincia de Córdoba del 15,6%.


A este combo de desencuentros, que motiva la realidad actual de la economía provincial más allá de la negativa influencia de la macro nacional, se suma la deuda en materia de infraestructura que venimos soportando en los últimos 20 años, lo que demuestra lo acotado del modelo provincial actual y del lastre que genera a los sectores productivos.

Perfil exportador

Cuando analizamos los datos sobre las exportaciones provinciales, vemos que las mismas dependen en su mayoría de la venta al exterior de productos primarios, luego se ubican los agroindustriales (con gran importancia en la cadena aviar) y por último los industriales. En cuanto a su participación en las exportaciones nacionales, podemos decir que en los últimos 15 años se ha ubicado en un promedio del 2,24% de las mismas. 



Por el lado del volumen en dólares de las exportaciones, desde el año 2007 a la fecha los mayores volúmenes de exportación se reflejaron entre los años 2011 a 2013. Pero dado el perfil mayoritariamente de exportación de productos primarios, generalmente nuestras exportaciones dependen más de los buenos precios internacionales y de las buenas cosechas, que de una estructura exportadora de carácter manufacturero que asegure el promedio de las mismas, y un constante avance sobre la participación de ellas dentro de las exportaciones nacionales.


A modo de ejemplo, podemos ver que las exportaciones de la Región Centro (Entre Ríos, Córdoba Santa Fe), durante 2021 representaron el 39,83% de las exportaciones nacionales, donde las ventas entrerrianas al exterior, equivalen al 2,17% de las exportaciones nacionales en el año y el 5,42% de las exportaciones totales de la Región Centro en el 2021 (considerando el total exportado por las tres provincias en conjunto y la participación de cada una en ese total). Córdoba representó el 14,96% y Santa fe el 22,8% de las exportaciones nacionales del 2021 respectivamente.

En las exportaciones entrerrianas en 2021, el rubro de mayor volumen exportado fue “Productos Primarios” por U$S 898,39 millones (53,19% del total de las ventas provinciales al exterior y 4,12% de las exportaciones nacionales de productos primarios). El segundo lugar en importancia lo ocuparon los “Productos Agroindustriales” que sumaron U$S 639,43 millones (representa el 37,86% de las ventas al exterior y el 2,07% de los productos agroindustriales nacionales exportados), luego se ubican los productos de “Industria y Energía” con U$S 151,00 millones (representando el 8,95% de las exportaciones provinciales y el 0,6% de las manufacturas de origen industrial y energía de las ventas nacionales exportadas).

Pero en materia de exportaciones de origen industrial, nos encontramos con una “doble Nelson” (esto lo entendemos los que tuvimos la oportunidad de ver Titanes en el Ring), si no tenemos una política industrial sólida, lógicamente que las exportaciones serán insuficientes y seguiremos dependiendo del modelo exportador “pastoril” con fuerte arraigo en materia primas, que no podemos negar que generan valor agregado exportable, pero no tienen la potencialidad que necesita la provincia y que brindan las exportaciones de manufacturas industriales.

En materia económica no existe la magia ni tampoco los salvadores y mesías (esto también aplica para el país). Todo se trata de planificación y trabajo que pueda generar expectativas positivas para el crecimiento y desarrollo. 

No podemos justificar una provincia empobrecida. Debemos generar una nueva agenda productiva y exportadora (que obviamente llevará tiempo) que nos permita avanzar hacia un nuevo perfil y ver un horizonte positivo, viable y esperanzador para la sociedad entrerriana.

Se realiza la SegundaMuestra de la Construcción
CAMARCO Entre Ríos