“Nuestro gran desafío hoy es retener nuestro talento”

Parana / Argeniss

Agustín Arias: Gerente de Argeniss. Empresa dedicada a la investigación y desarrollo de software de clase mundial.

El balance es positivo, pero no como en otros años. Si bien tuvimos un récord de horas trabajadas, más horas en I+D, estamos más sólidos como empresa y en cuestiones institucionales, todo fue para arriba, la pandemia nos pegó mucho en la cultura de la empresa y eso hizo que perdamos personas que en otros contextos no las hubiéramos perdido. Y hoy nuestro trabajo es ver cómo revertimos eso. Hay cuestiones emocionales que han quedado marcadas con el home office. En Estados Unidos se lo está viendo más marcadamente y ya tiene el nombre de “Great Resignation” o “Big Quit”. La gente está renunciando a sus trabajos buscando mejores oportunidades. La pandemia cambió las condiciones de trabajo y la gente, por los niveles emocionales, tomó decisiones que en otros momentos nunca las hubiera tomado. Es un fenómeno preocupante que estamos estudiando profundamente. A eso, se suma el problema de retención de talento en nuestro sector y es el gran desafío. Por eso hoy, el 80% de nuestras energías se dedican a nuestro cliente interno. El reclutamiento de talentos está muy agresivo, ha aumentado en los últimos meses, tanto desde el exterior como dentro del país mismo. Nosotros sumamos otra psicóloga, más personal para recursos humanos y en el área de comunicación interna, con el objetivo de proteger y afianzar el sentido de pertenencia de nuestra gente.

A los problemas de personal se suma la inflación, el tipo de cambio, el cepo y la incertidumbre general del país. Nada se lo compara con el esfuerzo por retener el talento, que se agrava con los problemas de divisas. El sector está hablando con el BCRA por la fuga de talentos y la conexión directa con el tema divisas. O se van a trabajar al exterior o lo hacen desde acá, pero cobrando en otras divisas o monedas. La tecnología facilita saltar las cuestiones regulatorias. 

Hoy pierdo mucho tiempo en pensar cómo hacer las cosas más fáciles para la empresa y no en cómo hacer crecer la empresa. Eso es el 80% de mi tiempo. Es un esfuerzo personal enorme estar lidiando con un montón de cosas que, en lugares normales, ni siquiera se deberían pensar. En otros países no pierden este tiempo. 

Hoy, nuestra capacidad está sobre utilizada. Estamos a full con vacantes a cubrir y rechazando proyectos. El sector está así en general. Por eso, más que preocupados por crecer, estamos preocupados por retener a nuestra gente y darles las mejores condiciones de trabajo. 

Espero para 2022 condiciones más estabilizadas y si logramos resolver el tema de la comunicación interna y volvemos a nuestra cultura de trabajo, será nuevamente un muy buen año como los anteriores. Ojalá podamos cerrar el acuerdo con el FMI y tener otra perspectiva. Cada uno debe hacer su parte. Nosotros como empresarios debemos seguir trabajando e invirtiendo y será un año bueno en esos aspectos. Las perspectivas pueden ser mejores, pero necesitamos tanto al oficialismo como a la oposición a la altura de la recuperación que están empujando los empresarios. Acordar con el FMI será una cosa y sin acuerdo otra. Igual, cerrando no se solucionarán mágicamente los problemas del país, pero despejará dudas e incógnitas para avanzar en otros temas. En lo que es el software será otro año de crecimiento y mejores perspectivas. Si la macro no acompaña eso, seguiremos perdiendo talento. Cada uno debe hacer su parte, pero todos tirando para el mismo lado: gobierno, oposición, sindicatos, empresarios... discutir las cosas importantes. Eso es fundamental.

La salida de esta crisis pasa por cerrar temas claves: FMI, pobreza, educación, brecha dólar e inflación son los pilares. Después, discutir los tonos de los grises; pero debemos ponernos de acuerdo, aunque por las mezquindades no lo podemos lograr. En el medio de todo eso estamos los empresarios y muchas personas que padecemos la falta de decisiones en temas claves.

“A nivel general no vemos una salida clara”