“Nos hemos convertido en expertos financieros”

Presidente Avellaneda / Pisos Mizawak

Gerardo Mizawak: Gerente comercial de Pisos Mizawak. Fábrica de pisos compactos con liderazgo nacional y expansión en Latinoamérica.

El 2021 fue un año bueno, pero que se puede dividir claramente en dos períodos. Muy frenada la actividad en la primera mitad y con buenos niveles en la segunda. Se trabajó mucho con la obra pública nacional, pero para adaptarse a eso hubo que bajar la rentabilidad. Fue un año de 7 puntos, promedio de un 5 en esos primeros meses y un 9 en los últimos.

Los principales problemas que vemos son la inflación y los aumentos en muchos insumos para la fabricación y en la energía. El clima en la fábrica estuvo complejo, porque si bien se acordó una paritaria por encima del nivel de la inflación, a los empleados los pone de mal humor porque notan mucho la pérdida del poder adquisitivo del salario. Ese malestar se traslada a los puestos de trabajo. Poner en marcha una fábrica después del freno del 2020 no es algo que se logre mágicamente de un día para el otro.

La inflación genera suba en costos que no todo se puede trasladar al precio final porque no se vende, entonces se ajusta por rentabilidad. El flete es un rubro que subió más del 100% en un año y eso que no hubo aumentos de combustibles desde marzo. Repuestos para camiones, lubricación y cubiertas son insumos con grandes incrementos.

Las vicisitudes del país lo transforman a uno en experto en finanzas. Con este nivel de impuestos e inflación alta es muy difícil planificar para adelante. Lo financiero va marcando el ritmo, pero la coyuntura sólo se puede proyectar a dos meses. Nosotros exportamos y nos pagan a un dólar de 99 pesos e importamos insumos y tecnología y lo hacemos a 106, pero en el último mes se aceleró la suba del tipo de cambio.

La empresa trabaja con un nivel similar a 2019. Pudimos tomar personal sólo para reemplazar aquellos que se fueron. Por suerte desarrollamos nuevos destinos de exportación y seguimos creciendo en provincia de Buenos Aires y el noreste argentino, pero con una llamativa ausencia en toda la obra pública provincial y de Paraná. Tenemos un buen nivel de actividad en la planta, con capacidad de ampliar la producción en el corto plazo.

El 2022 esperamos que sea similar a este o un poco mejor. En los años electorales siempre hay mayor nivel de obra pública, con más fondos y producción. Ojalá el 2022 sea como fue esta segunda parte del año. Por ahí escucho ciertos economistas que aseguran que Argentina tiene todo para crecer, que a partir de ahora se verán todas las variables en alza. Son economistas hasta críticos de este gobierno, pero me genera duda una afirmación así. Yo sospecho de la capacidad de crecimiento de la demanda, sobre todo por lo que hemos pasado en los últimos años.

La salida de la crisis es compleja. Hasta que no se ajuste el déficit del Estado es complicado. Perjudica hasta a las empresas porque si bien nosotros tenemos algunos subsidios en tasas de interés o programas en particular, esos fondos salen de los mismos impuestos que el sector privado paga: tasas municipales, provinciales, nacionales, cambios en las bases impositivas. Es complicado el panorama, creo que todos saben que la salida de la crisis es difícil de implementar, porque socialmente será duro.

“El 2022 será una fotografía del que termina”