Nos entusiasma concretar el plan de inversiones en nuestra granja
Gerónimo Cerini. Gerente de Producción de El Hinojo SA

Victoria. El Hinojo es una empresa agropecuaria que destina parte de sus cereales a la producción de cerdos y posee integradas una cadena de carnicerías en Paraná.

 

El balance del año, si miramos el vaso medio lleno, lo cerramos como positivo. Fue un año duro y muy raro, con muchos desafíos, pero las actividades de la empresa tuvieron buenos resultados, con gran capacidad de adaptación de los equipos de trabajo para sobrellevar esto. Aplicamos protocolos en todas las actividades y por suerte nunca tuvimos que frenar la actividad por ser esenciales. Más allá de algunos casos positivos de COVID en la parte de carnicerías y desposte, que se pudieron aislar bien, no hubo mayores inconvenientes. Hay proyectos, ideas y nuevos emprendimientos, lo que genera mucha motivación. Fue un año positivo, de crecimiento tanto para la familia que lidera la empresa como para los equipos de trabajo.

Para la agricultura fue un ciclo muy complejo, sobre todo desde lo climático. Los buenos precios sobre el final del año, algo inesperados, compensaron un poco. Tuvimos un cierre de la Campaña Gruesa 19/20 malo y la Campaña Fina 20/21 fue muy mala, con rendimientos afectados por sequías y por heladas. La suba de precios vino a poner un parche a eso.

La producción de cerdos sí tuvo un año de bueno a muy bueno. Hubo algunos meses de incertidumbre, pero al tener la cadena integrada para abajo y para arriba, pudimos sostener el círculo. En desposte y en puntos de venta, hubo mucho crecimiento y eso ayudó a la granja.

Lo que más cambió por la pandemia fue el funcionamiento de las reuniones y la manera de generar encuentros. Descubrimos que la presencialidad no es esencial en todas las reuniones. En capacitaciones igual, quedó claro que esto va a cambiar. En la producción, el agro y demás no se ve una matriz de modificaciones profunda, salvo lo que es acceso y manejo de la información.

Como empresa y como país viene muy bien la suba de precios de las comodities. Lo que se viene en el rubro carnes es una vuelta de rosca en salubridad y buenas prácticas de manufactura. Desde ese lado vendrán nuevos desafíos muy interesantes.

En relación a la capacitación, formalmente estamos en la construcción de un Plan Estratégico para la empresa. Ya finalizamos la planificación a cinco años y estamos comunicándolo hacia adentro de la compañía. Ahora debemos trasladarlo hacia la estructura. Nos estamos adiestrando en relación a esto sobre Liderazgo y hemos realizado algunas sobre Gestión de Proyectos, para lograr fluidez en la evaluación de los mismos con iguales parámetros. Finanzas, liderazgo y recursos humanos son los temas que más nos interesan para el nivel gerencial y también los mandos medios.

Para el 2021 esperamos que los proyectos del Plan Estratégico se puedan concretar, al menos en la primera etapa. Es un desafío ejecutar eso y seguro será de mucho crecimiento y aprendizaje. Cuando uno rompe el equilibrio para crecer, se generan tensiones nuevas hasta encontrar el nuevo equilibrio, pero es motivante y esperamos que sea un buen año. Si hay mejores precios de las materias primas, será un mejor año que este desde lo financiero. Pero lo que más nos interesa es concretar el plan de inversión en la granja. Eso nos entusiasma.

Las preocupaciones principales, al ser una empresa del sector agrícola, es la cuestión climática; y a nivel general, intranquiliza mucho el escenario económico y político, aunque muchas veces esto pasa sólo como un dato. Tenemos que tener cuidado en cómo analizar y optimizar el impacto del clima en la producción agropecuaria. Luego, sabemos que tenemos que lograr el mayor nivel de variables de crecimiento bajo control. 

Hay que estar loco para realizar inversiones productivas en Argentina
Germán Jorge, Presidente de DIMACO SA