“Nos complicó mucho el freno en la obra de Bulevar Racedo”

Paraná / Demartin Hermanos

Norma Demartin: Socia Gerente de Paulina Castro de Demartin Hermanos. Constructora de obras viales con planta de producción de hormigón y asfalto en el parque industrial de Paraná.

En nuestro rubro fue un año complicado. Si bien comenzaron a reactivarse las construcciones privadas se dieron dos fenómenos: falta de liquidez y particulares buscando congelar precios del hormigón para cubrirse de la inflación. En la obra pública, si bien hubo una leve reactivación, siguen las demoras con los tiempos de pago. Sin redeterminaciones siempre hay pérdida para la empresa. Nosotros comenzamos el 2021 muy complicados por la demora en el inicio de la obra de Bulevar Racedo, para la cual habíamos tomado personal específico, estuvo frenada varias semanas. Tanto ellos como los equipos, más el material que compramos para eso, no pudimos certificar.

Fue un año mejor que el 2020, pero con muchos altibajos. Por el lado de las complicaciones tenemos que sumar la imposibilidad de acceder a créditos bancarios para las empresas, por tasas muy altas y trabas administrativas. Sufrimos el desabastecimiento de cemento durante algunas semanas, lo que generó atrasos y eso en una empresa con costos fijos se traduce en pérdidas.

En este contexto, la coyuntura se llevó más del 70% de nuestro tiempo porque hay que tratar siempre de “salvar el hoy”. El rubro se ha vuelto muy complejo, con nueva competencia que busca ingresar al mercado con precios muy bajos, a los que nosotros no podemos llegar. Estamos en constante adaptación, pero con el riesgo que una corrida en los precios de materiales genere todo un problema nuevo.

Con respecto al personal, nosotros tomamos gente en este 2021. Lo hicimos para las obras de ensanche de Av. Rondeau y de Bulevar Racedo para la Municipalidad de Paraná y también para una obra de Vialidad Provincial. Por suerte, la empresa va creciendo de nuevo en estructura. De nuestro pico de 200 empleados, estamos volviendo de a poco, hoy ya contamos con 130 personas en la plantilla y el año que viene sumaremos más, si salen los proyectos licitados.

Si el sector político logra concretar lo programado tendremos un año mejor que este. El 2021 fue electoral y eso influye mucho para quienes trabajamos con obra pública. Preocupa que se cumplan con los proyectos y que se logre mejorar el financiamiento para las pymes. Porque las obras a veces cuentan con fondos de Nación o de Provincia, pero muchas veces no y las tenemos que financiar desde las empresas.

La salida a la compleja situación económica pasa por aplicar políticas de apoyo a las pequeñas y medianas empresas. Los bancos nos solicitan cientos de requisitos para cuestiones muy simples, como contar con un descubierto de 2 millones de pesos, algo indispensable en nuestro rubro. Hay problemas que no encuentran solución que parte de la propia administración del Estado. Por ejemplo, si uno quiere vender un cheque a un banco se solicita el “libre deuda previsional” y la propia AFIP que te refinancia con moratorias no quita de sus sistemas la información y uno sigue figurando como deudor cuando en verdad está pagando. Los bancos eso no lo entienden y en el día a día a las empresas nos complica mucho. Falta gestión para solucionar esto. 

“El principal problema sigue siendo la inflación”