No hay forma de salir adelante si la carga fiscal sigue creciendo
María Eugenia Hillairet, Directora de Nexo SA

Paraná. Nexo SA es una fábrica de aberturas de acero, aluminio y PVC, líder en el mercado argentino.


Creo que el mundo cambió y las personas somos más conscientes de nuestra fragilidad y la necesidad de contar unos con otros. También que el impacto de la tecnología es cada vez más fuerte y no hay marcha atrás. 

Mirando la película de este año, para nuestra empresa el balance es positivo. En primer lugar celebro la calidad humana de las personas que conforman nuestro equipo de trabajo. En momentos de semejante prueba salimos adelante trabajando codo a codo, dando lo mejor dentro de una coyuntura en la que no se vio, durante mucho tiempo, un horizonte claro. En segundo lugar creo que todos comprendimos que el éxito no está asegurado; que nuestros objetivos tienen que estar puestos en el cliente por sobre todas las cosas, enfocándonos en qué es lo que necesita y adaptarnos en toda la empresa a ello. 

Nuestro rubro estuvo sin actividad durante un periodo largo. Eso tuvo un impacto fuerte en los despachos entre marzo y mayo. En ese ínterin desarrollamos una línea de productos destinados a la prevención del contagio de COVID19 que tuvo increíblemente muy buen desarrollo, además de desarrollar varios productos para otras empresas destinados a la Salud. Posteriormente, con la reanudación de la actividad de la construcción, se dio un incremento fuerte de la actividad que continua hasta la fecha.

Los cambios vinieron para quedarse. Nuestro cliente está experimentando una transformación en sus prioridades, y resignifica el lugar donde habita y transcurre buena parte de su vida; tiene una mirada más profunda sobre la sostenibilidad y esto impacta en el negocio. Además, competimos con un mundo cada vez más tecnificado y competitivo. Hay mucho por venir. Nuestro reto es entender estas señales y ver cómo nos podemos adaptar. 

Hoy más que nunca toda la capacitación ha sido virtual, lo que me ha permitido acceder a más oportunidades porque los tiempos son más manejables. Los temas han sido muchos en este año: finanzas, dirección, exportación, empresas de familia, liderazgo, etcétera.

En nuestro sector esperamos que 2021 sea un buen año. El mundo de la construcción está experimentando un rebote como refugio de inversión. Pero sin dudas, en Argentina, será un año con muchos altibajos y atado lamentablemente al vaivén de la macro. Es necesario trabajar fuerte para salir de esta crisis. Es vital que nuestro país defina un rumbo claro en el cual caminar con la mirada en cómo generar más inversión, más empleo, más educación y fortalecer el sistema de salud. No hay forma de salir adelante si la carga fiscal sigue creciendo, si se castiga a quienes invertimos, si la educación termina siendo la última prioridad y la salud solo se atiende ante desgracias. Argentina necesita líderes con fuerza para luchar por lo que quiere la gente: trabajo (no subsidio), educación y salud. 

Las mayores preocupaciones están relacionadas con el proyecto de país que estamos construyendo. Es muy triste ver cómo se pierde tiempo en discusiones y proyectos políticos que nada tienen que ver con lo que necesita Argentina. De las crisis se sale trabajando, no hay otra forma. Pero las políticas no están orientadas a eso… No hay incentivos a invertir, a crecer. Todo lo contrario: ¡hay castigos por eso! Mientras tanto, millones de jóvenes están sin trabajo, otros tantos dejan la educación, aumenta la desnutrición de los niños y muchas pymes cierran sus puertas. Es un panorama desolador.

Entendimos el cambio en la demanda y nos adaptamos rápidamente
Celeste Valenti, Directora de Cremigal SRL