“Necesitamos una reforma laboral y una justicia que funcione”

Paraná / Pathfinding

Sebastián Borrás: Presidente de Pathfinding SA. Industria especializada en el desarrollo de herramientas para el comercio electrónico y la logística de última milla.

El 2021 terminó siendo un buen año, sin llegar a ser lo excelente que había sido el 2020 para nosotros. Con el COVID como protagonista nos habíamos abocado a buscar soluciones para la movilidad de las personas y logramos desarrollos muy importantes el año pasado. Este 2021 todo lo relacionado al comercio electrónico siguió creciendo, pero tuvimos una pequeña baja en el mercado norteamericano. Igual, pudimos dedicarnos más a nuestro principal producto con inversiones, una actualización de estilo y capturamos algunas cuentas nuevas. En el desarrollo que acompañamos a Vamos Rápido, ya logramos instalarnos en Córdoba y en Punta del Este, con una inversión muy grande, y estamos lanzando puntos exprés con Paraná como muestra, donde cada persona puede pasar a retirar el producto por un local de cercanía. Con este concepto también queremos experimentar con Vamos Rápido mayorista y estamos avanzando en eso. 

También este año desarrollamos dos nuevos productos en los cuales tenemos mucha expectativa. Uno es una cerradura electrónica inteligente, que ya está instalada en varios edificios y estamos desarrollando varias más para otros que se están construyendo. El producto permite habilitar códigos QR de tiempo limitado para el ingreso de personas ajenas al edificio, lo que facilita la movilidad y otorga más seguridad a los consorcios, entre otras muchas aplicaciones. El segundo desarrollo lo vamos a probar en Punta del Este y es un sistema de tickets electrónicos para espectáculos y demás eventos públicos. 

Uno de los principales problemas es la brecha cambiaria y la exportación de servicios en la que se complica todo. Si necesitamos viajar tenemos que pagar un pasaje a $ 185 dólar turista, mientras que los dólares que cobramos es dólar oficial a 95 pesos.  Lo otro es la imposibilidad que tiene toda pyme de manejar su planta de personal. No somos libres de decidir si una persona que no se esfuerza o no rinde, tiene que salir de la organización. Eso para cualquier pyme es fatal. Porque si tenés 5 trabajadores registrados, cada uno de ellos equivale al 20% de tu empresa. Y encima hay que competir con empresas totalmente informales que no pagan impuestos y ni siquiera tienen contratado a sus trabajadores. Prohibir los despidos atenta hasta con el desarrollo individual de los propios empleados. 

Tratamos de ni mirar la coyuntura y estamos abocados a nuevos proyectos, pero en el exterior.

El 2022 será un año muy difícil. Todo dependerá si el país logra un acuerdo con el mundo (no solo con el FMI). Hay que ordenar la economía. Se necesita imperiosamente eso. No tengo idea de cómo se logra. Pero quienes exportamos servicios lo podemos hacer desde cualquier lugar del mundo. Es muy simple, nos llevamos la computadora y seguimos trabajando en pocas horas. Es una realidad de todo el sector y parece que no lo entienden. 

Y para salir de la crisis constante hay dos cosas que son determinantes: una reforma laboral y una justicia que trabaje en serio. Sin justicia no hay absolutamente nada. Si tenemos funcionarios, sindicalistas o empresarios que son ladrones, deben ir preso y punto. Sin justicia no hay forma de arreglar ningún sistema. Y la parte de la reforma laboral es indispensable para que las pymes puedan tomar empleados con tranquilidad. Es ridículo pensar que un emprendedor va a contratar a alguien para echarlo después. Pero si no está la seguridad de poder hacerlo porque no se adapta o no funciona en la organización, tomar la decisión de contratar gente da más miedo que seguridades. Incluso cuando la empresa está en crisis es necesaria esa herramienta para salvar hasta la propia firma. El ejemplo directo es lo que sucedió en pandemia ¿Por qué cerraron tantas empresas? Porque no pudieron pagar todos los sueldos que tenían y debieron quebrar. Una herramienta coherente permitiría reducir personal y salvar la empresa que, una vez vuelta la actividad, con seguridad volverá a tomar nuevamente esa cantidad de personal. Justicia real y reforma laboral, dos caminos indispensables para sacar el país adelante. 


“Los problemas se repiten y no aparecen soluciones”