“Necesitamos continuidad para trabajar”

General Ramírez / Dimarbo Viviendas

Mariano Borgert: Titular de Dimarbo. Fábrica de viviendas industrializadas modulares con alto nivel tecnológico.

Fue un año que arrancó muy complicado y fue mejorando en el transcurso para que lo terminemos con un alto nivel de producción y demanda. Ahora, lo que no sabemos es qué rentabilidad tendremos. La demanda más importante está viniendo del sector agropecuario, también en la parte de galpones de pollos y últimamente también a través del Procrear.  

Las dificultades comenzaron con el abastecimiento de algunos materiales que se han ido solucionando, y después con la inflación, que es el gran condicionante para determinar la rentabilidad o no del negocio. Problemas en Argentina nunca faltan. El tema es meterle cabeza para solucionarlos e ir buscando actividades complementarias para no quedarnos en una sola cosa. Además, seguimos incorporando tecnología en diferentes partes del proceso para reducir costos y hacer más eficiente la fábrica. Y ahí aparece otro problema que cada vez se agrava más: la disponibilidad de personas con ganas y actitud para trabajar. Se está perdiendo rápidamente la cultura del trabajo.

La coyuntura está metida dentro del negocio. Lo que necesitamos es continuidad para trabajar. Nosotros le metemos para adelante, pero hay momentos que se dan condiciones que nos obligan a frenar y no podemos avanzar más. 

 El 2022 puede ser un año mejor que el que termina. Por nuestra parte ya tenemos casi comprometida la producción de todo el año próximo, cosa que no nos había sucedido nunca. Ahora, qué pasará con el COVID y con el dólar son las dos grandes incógnitas. Después, la gran preocupación sigue siendo la inflación, porque es la que determinará si después de todo lo que hicimos nos queda algo de rentabilidad o no.

Para terminar con la crisis eterna que vive el país se necesita Justicia. De lo contrario todo serán parches. Si políticos, presidentes, gobernadores, intendentes, empresarios, comerciantes, profesionales no tienen castigo cuando hacen las cosas mal, no tenemos futuro. En la Argentina nunca se castiga a quien delinque. 

“Tuvimos limitaciones desde el lado de la oferta”