Mucha de la recuperación de las ventas fueron compras adelantadas
Cristian Ciancio, Socio Gerente de Baci Comercial SRL

Gualeguay. Comercial Baci es representante, distribuidor y servicio técnico de marcas industriales como 3M, Yale, Kaeser compresores y Festo, entre otros.


El balance del año fue positivo, porque completamos el proyecto Baci 2020 en un escenario con mucha incertidumbre. Logramos mudarnos hace algunos días a nuestras nuevas instalaciones sobre la ruta 12. Esto implicó en un año muy particular un doble esfuerzo: desde lo económico financiero y desde el personal. 

Como empresa proveedora de equipos y servicios a varias industrias nos permitió funcionar sin interrupciones y el personal se puso al hombro todo lo que implicó el proceso en este contexto particular. La pandemia nos afectó con una caída muy fuerte en la facturación en los primeros tres meses. En ese momento apareció una gran incertidumbre sobre cómo seguir. Organizar el trabajo, los flujos internos, los modelos de home office y distribuir personal en grupos cruzados. A partir de junio, se vio una recuperación bastante rápida en las ventas, porque levantó la industria alimenticia y un poco más adelante se vio más movimientos en la metalmecánica, con el fuerte incremento en la demanda de acoplados. A la cadena le fue bien. Hubo disparidades, por ejemplo, lo que fue la línea de 3M para concesionarios de autos se frenó a cero durante varios meses.

En lo que es industria 4.0 y equipamientos en general, vimos nuevas inversiones en varios clientes que tenían dinero para invertir por la actividad que estaban teniendo. Por el dólar retrasado hubo compras de compresores o equipamientos neumáticos. A mitad de año, entre junio y octubre, hubo muchas ventas que se acordaron con entregas a futuro. Con buen volumen, pero con algunos faltantes en las entregas de equipamientos importados.

En lo que es capacitación, como nuestro objetivo es representar a grandes compañías internacionales, estamos capacitándonos constantemente en nuevos productos. Ha sido un año que permitió la reflexión y una mirada hacia adentro de la empresa. Pudimos fortalecer los valores de la compañía y repensar la misión y visión de cara al futuro, con un fuerte trabajo en lo interno.

En relación al 2021 tengo dos miradas diferentes. Por un lado, hubo anticipación de algunas compras que eran para el año que viene, y eso generó que haya ventas que no se den porque ya compraron. Por otro lado, otras empresas que venden materiales y equipamientos a futuro nos cuentan que tienen ventas acordadas para todo el 2021. Por eso, son dos realidades distintas. Nosotros somos una empresa que vendemos en dólares y si hay muchos movimientos en el tipo de cambio, a nosotros se nos caen las ventas en un 50% automáticamente. Creo que, si no se generan políticas fuertes hacia las Pymes, es muy complicado generar trabajo. No he visto propuestas de la clase dirigente que estén destinada a que las empresas tomen personal.

La principal preocupación pasa por poder concretar las importaciones. Nos preocupa poder pagar lo que compramos y que no se corte el suministro, porque en nuestro caso, depende de Brasil. No tenemos previsibilidad de los plazos de importación y para eso tenemos que invertir más en stock. Eso es dinero inmovilizado.


Está demostrado que subir impuestos no es el camino para la recuperación
Ramiro Reiss, Director de Concesionarias Haimovich