“Mientras los privados trabajamos, los políticos se divierten”

San Benito / OIC SA

Daniel Hereñú: Presidente de OIC SA. Dedicada a obras de infraestructura de comunicaciones, cableado, obras subterráneas, electrificación, gas, fibra óptica y asfaltado urbano.

Arrancamos el año complicado por la pandemia. Si bien la obra pública estaba habilitada, todo el proceso administrativo se veía restringido por la falta de personal. Veníamos del freno de 2020 y recién comenzó a remontar la actividad en agosto de este año. A partir de ese momento, estamos con un mejor nivel de actividad, con varios contratos. Pero la Provincia nuevamente sub ejecutó el Presupuesto 2019. Esto genera que muchas empresas del sector se caigan. Nosotros somos muy versátiles porque atendemos a distintas ramas de la ingeniería. Pero la sub ejecución es un problema grave.

En el actual contexto, un 30% de la empresa se dedica a planificar el futuro, con nuevos proyectos y análisis de iniciativas privadas. El otro 70% de los recursos está afectado a la concreción de las obras en marcha y todo lo cotidiano.

Nosotros en el año 2014 y 2015 teníamos 300 personas trabajando en la empresa. Luego de la pandemia nos quedamos con sólo 160 empleados y ahora en la actualidad recuperamos algo y estamos en unas 210 personas trabajando. Para el 2022 tenemos la expectativa de volver al nivel que supimos tener en 2014 y 2015, porque hay una necesidad de obra pública y también se ven muchos consorcios para construir edificios y loteos nuevos. El sector necesita recuperar los años perdidos y ya se demostró que la salida económica es con la construcción en marcha.

De todas formas, preocupan mucho algunas señales políticas que vemos. La imagen de lo que pasó en el Congreso con el Presupuesto Nacional, con la oposición rechazando el proyecto no fue buena. Esas discusiones encienden luces de alarma ante el necesario acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Cuando miramos eso vemos que mientras los privados trabajamos, los políticos se divierten. Eso es una vergüenza, no se dan cuenta que están manejando un país.

La salida política pasa por un gran consenso nacional, no podemos ver siempre una pelea entre oficialismo y oposición. La no aprobación del Presupuesto Nacional demostró que varios están pensando en cómo posicionarse para el 2023 y no en el futuro del país. La oposición debe acompañar los procesos que favorecen a todos. No espero que un opositor apoye todo a ciegas, pero sí en las leyes que permiten gobernar para el beneficio de todos. Necesitamos mostrar que tenemos un Congreso inteligente, que brinde otras señales para el exterior, que fortalezcan las instituciones.

Preocupa lo del Presupuesto porque afecta los fondos para obras. La obra pública demostró que es uno de los motores principales para sacar el país adelante. Se vio en los últimos tres o cuatro meses. Pero se ven problemas repetitivos. Por ejemplo, las provincias no cumplen con sus presupuestos.  Entre Ríos sólo pudo cumplir su Presupuesto 2019 en un 26%. Se ve mucha ineficiencia, hay grandes trabas administrativas, miles de pasos para el control que imposibilitan la ejecución de los fondos. Hay una ineficiencia del Estado en general, no sólo de un partido.

“En la Argentina no hay condiciones de inversión”