Mamprin & Scévola cumple 25 años junto a Volvo
Aniversarios

Empiece a escriSobrellevar el día a día hace que muchas veces el camino que se recorre sea difícil de dimensionar, tanto hacia adelante como en retrospectiva. Para cualquier empresa en nuestro país perdurar cinco, diez, quince años es un logro, fruto de una apuesta que se renueva en cada paso y decisión que se toma. Y hay aniversarios que tienen algo especial. Mamprin & Scévola celebra sus 25 años junto a Volvo y eso lo convierte en la concesionaria más antigua del país de la marca. El aniversario es una buena oportunidad para celebrar el buen camino recorrido y ver hacia el horizonte del futuro que vendrá.

En 1995, Mamprin & Scévola se convierte formalmente en representante de la marca Volvo para la provincia de Entre Ríos y sur de Corrientes. 

La empresa había nacido en 1982 como continuadora de la unipersonal del señor Anselmo Mamprin, que estaba dedicada desde 1955 al comercio de acoplados y remolques, y que por esos tiempos expandía su negocio a la venta de unidades usadas de distintas marcas de camiones.

Ya como concesionarios oficiales de Volvo, la actividad se fue consolidando. Para 2001 la operación de la marca pasó a estar en manos directas de la terminal, Volvo Trucks & Buses Argentina, y la zona de representación de Mamprin & Scévola se amplió a toda la provincia de Corrientes más las provincias de Chaco y Formosa. En 2003 se suma Misiones donde comienzan a desarrollar la actividad de servicio, repuestos y taller, convirtiéndose en un concesionario integral, para que en 2007 se termine de configurar la zona de influencia que mantienen hasta el día de hoy. La empresa cuenta con su casa central en Paraná y sucursales en Concepción del Uruguay y Garupá (Misiones).

Un año diferente para festejar

Mamprin & Scévola ya comenzó a festejar sus 25 años a finales de 2019, con vistas a continuarlo durante todo 2020 a través de diferentes actividades junto a sus clientes. Ya 2019 no había sido un buen año para el mercado del camión en general, con caídas que rondaron el 50% respecto al año anterior. Sin embargo, para Volvo solo significó una merma de un 20% de su volumen de operación. En esos días era imposible imaginar el contexto que significaría el 2020.

Alejandro Scévola, director de Mamprin & Scévola, señala que “el contexto actual marcado por la pandemia del Coronavirus y las distintas restricciones hicieron de este un año muy atípico. Se tuvieron que modificar planes, se aceleraron procesos de digitalización y, por supuesto, se tuvieron que encontrar otras formas de celebrar el aniversario junto a nuestros clientes”. 

Se esperaba un 2020 con un mercado similar al del año anterior. Si bien la pandemia y la cuarentena significaron una baja en la actividad, el carácter de “esencial” del sector de transporte de carga hizo que la caída no sea tan abrupta en los primeros meses, como ocurrió con otros sectores. Aun así, y a diferencia del panorama que se preveía en marzo, el mercado se ha sostenido, “Nosotros estamos en niveles de venta algo superiores al 2019; puede parecer extraño en relación al contexto y lo que estamos atravesando, pero en países como el nuestro los bienes de capital son una reserva de valor y eso apuntaló la venta”, señala Alejandro Scévola.

Los concesionarios, actores fundamentales para las marcas.

Para crecer en participación de mercado es sumamente importante la red de concesionarias con servicios de atención, repuestos y talleres. Encarar un crecimiento en ventas sin contar con eso puede hacer que un buen producto no signifique una buena experiencia para el cliente. Volvo duplicó sus unidades circulantes en el país, pasando de un parque de 5.000 a uno de 10.000 camiones en los últimos tres años y eso la convierte en la marca que más crece en participación de mercado.

Desde Mamprin & Scévola afirman que “en la actividad diaria no se dimensionan las cosas que van sucediendo, pero se puede notar cómo ha evolucionado la marca convirtiéndose en un producto aspiracional para los transportistas y, fundamentalmente, respaldado por una red de servicios en todo el país. Hoy la decisión de compra es por el producto, pero también por las soluciones integrales que rodean el mismo. La disponibilidad de repuestos, talleres y nuevos servicios que van desde la gestión de flota, seguimiento de consumo de combustible, planes de mantenimiento, talleres in situ y recompra de usados, son fundamentales. Es en eso donde nosotros ocupamos un lugar fundamental entre la marca y el cliente”, afirma Alejandro Scévola.

Futuro argentino

El futuro presenta muchos interrogantes. Algunas certezas son la disponibilidad de productos que vienen importados desde Brasil; la demanda, que a pesar de las circunstancias se sostiene, y la fuerte presencia en servicios que Mamprin & Scévola ofrece en la región. Otra certeza es que la faltante de divisas será una realidad que acompañará al mercado en los próximos años. Quedan por verse cuáles terminarán siendo las regulaciones, las reglas del juego, y las posibilidades de disminuir la incertidumbre. De igual manera, esta empresa como la mayoría de nuestro país, buscarán la forma para volver a adaptarse, como lo han hecho en estos 25 años.bir aquí...

Hidrovía, ¿oportunidad u oportunismo?