“Los empresarios terminamos el año desgastados”

Cristian Ciancio, Socio Gerente de Comercial Baci SRL

BACI es representante, distribuidor y servicio técnico de marcas industriales como 3M, Kaeser compresores y Festo, y concesionaria oficial Yale. 


El año fue bueno, con buen nivel de ventas. Notamos que, con el contexto de alta inflación, muchas personas se decidían a invertir en equipamiento para evitar que los pesos pierdan valor. El problema no fue la falta de liquidez, sino conseguir los equipos. En ciertas líneas pudimos responder a la demanda y en otras nos vimos complicados.

Como importador directo nos costó conseguir los dólares para poder pagar estas máquinas. No fue un año de venta de equipamiento pesado, por eso las ventas se dieron con unidades más pequeñas. Ante los problemas cambiarios, compras, abastecimiento y pago al exterior te insumen mucha energía en el día a día.

De todas formas, este año crecimos con nuevas cuentas en Entre Ríos y la región, tanto con auto elevadores Yale como con los compresores. Muchas empresas eligen están máquinas por una mejor eficiencia energética, lo que implica un fuerte ahorro en el consumo.

Para los emprendedores es un momento complejo. Si bien las ganas de emprender están siempre, hay días que a veces uno se cansa. Los empresarios terminamos el año desgastados; el presente no te da respiro y te obliga a innovar constantemente. Las empresas necesitan ser rentables para pagar los impuestos, los gastos y no fundirse.

En cuanto a personal, pudimos crecer en un 10% en nuestra planta y seguramente en 2023 crezcamos en el área de servicio técnico para la atención post venta. Además, tenemos prevista una ampliación de la nave industrial para mejorar la logística y almacenamiento, es un proyecto que está en marcha, pero debemos conseguir primero alguna línea de financiamiento.

Para 2023 lo que más preocupa es la inflación y la falta de financiamiento. Hemos visto un freno en las ventas en los últimos 60 días, porque hoy sólo se puede comprar al contado. Las tasas del 120% le ponen un freno a las inversiones productivas y a las ventas. Estaremos muy atento a lo que pase con el año político y su impacto en varios indicadores macros que no son alentadores.

En este escenario pensamos siempre en el largo plazo, pero con los pies sobre la tierra. No está en la filosofía de la empresa el tomar deudas especulando con una devaluación.

“Otro año sin vehículos para vender y, lamentablemente, nos vamos acostumbrando”