Haz lo que yo digo y no lo que yo hago
Mutuales entrerrianas

La frase de Séneca tiene casi 2000 años, pero constantemente se puede utilizar en los debates de actualidad. Esto es lo que parece decirle el gobierno de Entre Ríos a las entidades mutuales de la provincia, ya que la economía social protagoniza los discursos oficiales, pero la ignoran en su justo reclamo: la igualdad ante la ley.

El conflicto se generó porque el gobierno de Entre Ríos prohibió la aplicación de códigos de descuento para activos y pasivos provinciales a las mutuales entrerrianas, pero con tres excepciones: SIDECREER (la tarjeta de crédito estatal), el BERSA (banca privada que hace las veces de agente financiero de la provincia) y la mutual MUPER (manejada por la santafesina Red Mutual).

Esta situación llevó a un extenso conflicto judicial. Al verse agotadas todas las instancias de diálogo con el gobierno provincial, las entidades asociadas a la Federación Entrerriana de Mutuales (FEDEM) realizaron dos presentaciones judiciales. Una en contra del gobierno de la provincia por un decreto del gobernador Gustavo Bordet; y la otra en contra de las autoridades de la tarjeta Sidecreer por negarle un código único de comercio a la FEDEM, tal como tienen otros 12.000 comercios entrerrianos.

La tradición mutualista entrerriana es, a esta altura, indiscutible. En Entre Ríos, el 26,1% de las mutuales están constituidas por colectividades, el 20,2% asociadas al sector gubernamental, el 39,6% al sector comercial y el 9,7% al sector salud. La provincia tiene una larga trayectoria de más de 160 años en experiencias de mutualismo y cooperativismo, fruto de los aportes dados por las oleadas migratorias provenientes especialmente de España, Italia, Francia y Portugal.


Economía social

Las mutuales se ubican dentro de la economía social y se incorporan junto a las cooperativas como un sistema de gestión fundado en la solidaridad. El mutualismo es un actor indispensable para la economía social en todas las ciudades de nuestra provincia. 

Desde la entidad remarcan la compleja situación social y económica que atraviesan en pandemia, lo que está produciendo que varias de las entidades asociadas –que sufren las más complejas situaciones financieras- se tengan que desprender de sus activos, como paso anterior a una quiebra definitiva.

“A la economía social le brindamos herramientas y oportunidades”, dice el gobernador Bordet. Debemos “trabajar en red, para construir y fortalecer la economía social, con una clara decisión política de afianzarla”, asegura la vicegobernadora Laura Stratta. Pasajes de discursos que solo quedan en palabas, pero se alejan de los hechos. Mercados populares, emprendedores, cooperativas y mutuales, son los principales actores de la tan mentada economía social. 

Pese a contar con garantías constitucionales, en la última reforma de la Constitución de Entre Ríos reformada en 2008 que remarcan el apoyo al mutualismo, el Gobierno de la provincia no permite a las afiliadas a la FEDEM a utilizar los códigos de descuentos en sueldos de activos y pasivos de la administración pública, un beneficio al que hoy sólo accede un banco privado (que es el agente financiero), la tarjeta Sidecreer y una sola mutual, MUPER.

Por esta situación de desigualdad, como también al verse agotadas todas las instancias de diálogo con el gobierno provincial, las entidades asociadas a la Federación Entrerriana de Mutuales realizaron dos presentaciones judiciales. Una en contra del gobierno de la provincia por un decreto del gobernador Gustavo Bordet; y la otra en contra de las autoridades de la tarjeta Sidecreer por negarle un código único de comercio a la FEDEM, tal como tienen otros 12.000 comercios entrerrianos.


Mutuales con propuesta superadora

Para intentar destrabar esta situación de discriminación que permite funcionar con normalidad a un actor de la economía entrerriana, se han realizado distintas gestiones explicando los beneficios que puede generar mover esta rueda. Algo que se logró, con éxito, en la provincia de Santa Fe.

El entendimiento también sería beneficioso para el gobierno provincial, ya que le pondría fin a un frente judicial abierto (existen dos causas judiciales en curso) y se constituiría un Fondo Solidario compuesto por el 0,5% del total de los montos para consolidar políticas sociales y universitarias, y se lograría un mayor dinamismo en un sector clave de la economía social, permitiendo que todo ese dinero circulante quede en instituciones entrerrianas que reinvierten en la región. Además, como un plus, se consolidaría la tarjeta provincial SIDECREER, que formaría parte del acuerdo.

En la provincia de Santa Fe se logró un acuerdo similar, por el cual se firmó un convenio entre las asociaciones mutuales, el INAES y el gobierno de la provincia que permitió constituir un fondo solidario. Desde dicho fondo y hasta la fecha, ya se otorgaron créditos por 170 millones de pesos que llegaron a 1.000 personas y micro empresas en 135 localidades santafesinas. 

La propuesta de FEDEM es imitar la exitosa experiencia santafesina y destinar esos fondos a universidades e investigadores entrerrianos.

“¿Por qué este grito deses-perado de ayuda? Porque un gobierno que dice darle prioridad a la Economía Social, desconoce arbitrariamente a uno de sus actores. El gobierno de Entre Ríos discrimina a las mutuales y le entrega el privilegio de aplicar códigos de descuento solo a una: MUPER, dirigida por la santafesina Red Mutual, manejada por el empresario Walter Grenón. ¿Por qué? No lo sabemos”, reza una parte de la Carta Abierta publicada recientemente por la FEDEM titulada “Las mutuales al borde del abismo”.


Función social de las mutuales

Las Asociaciones Mutuales cumplen una relevante función social y económica al permitir acceder a servicios mutuales de turismo, farmacia, electrodomésticos, viviendas, óptica, ayudas económicas, proveeduría, servicios fúnebres, vestimenta, subsidios por nacimiento, casamiento, defunción, sistema de cobertura médicas, etc., a la vez que realizan ahorro, a personas que normalmente no constituyen sujetos de crédito bancario, y que por su limitada capacidad económica, no interesan a las entidades financieras, o si lo hacen, es solo a un costo muy elevado. De igual manera, contribuyen a atender necesidades de sectores de población radicados en lugares donde, habida cuenta de su reducida importancia económica, no concurren las entidades financieras o comercios con precios competitivos en insumos y servicios.


Sobre el mutualismo

El Mutualismo es un sistema solidario de servicios mutuos, fundado en la asociación voluntaria de personas que se unen sobre la base de objetivos comunes de ayuda recíproca. Los principios doctrinarios mutualistas nacen desde los albores de la humanidad y en nuestro país son oficializados en el año 1979. Ellos son: Adhesión voluntaria; Organización democrática; Neutralidad institucional; Contribución acorde a los servicios a recibir; Capitalización de los excedentes; Educación y capacitación social y mutual; e Integración para el desarrollo.

Galpones aviares calentados con chip de madera
Biomasa