“Hay buen nivel de demanda, pero cuesta conseguir los insumos”

Concepción del Uruguay / Lambert Hermanos

Claudio Lambert: Director de Lambert Hermanos. Fábrica de acoplados, semirremolques y carrocerías.

Fue un año muy raro, porque hubo sobredemanda y buen nivel de trabajo, con la venta fija en pesos financiado en plazos y las compras en dólares. Sólo se consiguen algunos insumos. Entonces, compramos lo que hay y con los cambios en los precios del acero afectan directo a la convertibilidad. 

Los problemas de la actualidad pasan por el abastecimiento y por el incremento en los precios. No tenemos previsibilidad en el aumento de los costos y eso genera que uno aumente calculando lo que va a pasar.

Hoy el tiempo que le dedicamos a la coyuntura es un 80/20. Obvio que el 80% se lo lleva la coyuntura, porque lo urgente tapa lo importante y es difícil escaparse de esa lógica.

En cuanto a capacidad operativa estamos trabajando a un 100%, no tenemos problema con ese tema. Pudimos aumentar la planta de personal en un 20% y con intenciones de seguir creciendo el año que viene. Si no se frenan las ventas, seguramente lo lograremos.

Con inversiones propias pudimos comprar algunas máquinas nuevas, como el robot de corte y plegado láser que permite automatizar procesos. Pero si existiera financiamiento deberíamos invertir más en estructura productiva, como una nave nueva. 

Es complejo planificar el año entrante porque depende de cómo arranque la cosecha y eso recién se sabe en abril. Vemos que el transporte tiene realidades diferentes: hay diferencia entre el transporte chico, que le cuesta demasiado y el transporte grande que sí está haciendo diferencias y buenos negocios. 

Para el 2022 nos preocupa que se sostenga la demanda y que aparezca el financiamiento, que hoy es casi nulo. Si siempre hay que financiarse con recursos propios, eso puede terminar cayendo en algún momento.

Para salir de la crisis del país hay que lograr que crezcan las exportaciones, acotar el gasto y ser un poco más serio de lo que somos. No veo que haya más opciones que esas. Con fronteras cerradas y sin incentivar exportaciones que logren el ingreso de dólares genuinos al país, no saldremos de la crisis. Un ejemplo, con el atraso cambiario de los últimos meses y el dólar fijo en 106 pesos, en la Argentina se movió el precio en dólares de los productos y se perdió competitividad con respecto a Brasil que nos ganó todos los mercados regionales.

“Nos complicó mucho el freno en la obra de Bulevar Racedo”