“Este gobierno solo esconde la basura debajo de la alfombra y nada más”

Paraná / Arus

Aquiles Arús: Arús Comercio Exterior

Fue un año de mucho trabajo, vinculado con las exportaciones y las importaciones de algunos insumos. A pesar de este nivel de actividad, hace seis meses se dejó de ajustar el tipo de cambio oficial y esto genera un retraso cambiario. Nosotros, que sólo trabajamos con el tipo de cambio oficial, estamos acumulando una inflación del 3% en seis meses, lo que ya genera un 20% de aumento que va directo a la rentabilidad. Tenemos que absorber esa suba porque no podemos trasladarla al precio final.

En la Argentina, la coyuntura te ocupa hasta el 90% del tiempo. En nuestro rubro se trabaja con anticipación en casi todas las operaciones, por cuestiones administrativas y burocráticas.  El crecimiento y las inversiones están ligadas a una buena rentabilidad, algo que hoy no sucede. Pese a esto, estamos muy cerca en la empresa de habilitar el Depósito Fiscal General propio, lo que será una nueva herramienta para todo el comercio exterior de la zona. Tenemos una gran inversión con esa construcción, que incluye auto elevadores, scanner, oficinas, cámaras y seguridad, todo realizado con fondos propios.

Este año no hemos incorporado gente. Sólo va a ser necesario cuando habilitemos el nuevo depósito, pero mientras tanto no. El panorama para el 2022 es complejo. Yo no me animo ni a ponerle cinco puntos. El gobierno está empecinado en no devaluar y lo único que hace es esconder la basura debajo de la alfombra. No veo un futuro económico bueno para el año que viene.

La salida a la actual situación tiene que ser política, pero este gobierno desde el punto de vista técnico y económico deja mucho que desear. Nunca vi tanta improvisación y tanto desorden en un gobierno.

El acuerdo con el Fondo puede ser un aliciente, pero hay mucha incertidumbre sobre si esta gestión llega al final de mandato sin enfrentar una gran crisis. Por un lado, decimos que queremos arreglar con el FMI y por el otro decimos que no le vamos a pagar.

El doble discurso es palpable, en la discusión del Presupuesto se dice que se va a justar el dólar en un 30% y se espera una inflación del 60%, Ya venimos con un ajuste ante la suba de costos con el dólar fijo, eso es un problema para los exportadores. Yo sé bien lo que es mantener un dólar alto de manera ficticia porque viví el año 2001 y tuve que despedir trabajadores por no tener con que pagarles el sueldo.

El discurso del gobierno sobre el fomento de las exportaciones queda sólo en declamaciones. No hay ninguna política directa para el sector, vemos sólo discursos bonitos, pero en la práctica no hay otra cosa que no sea poner la basura debajo de la alfombra y nada más.

“La salida de la actual coyuntura es un fuerte apoyo a las pymes”