¿En qué mundo viven los políticos?
Felipe Berruhet, Presidente de Cooperativa Aranguren COOPAR

Aranguren, Nogoyá y Victoria. COOPAR tiene diferentes plantas de acopio y servicios agropecuarios e industrializa los granos en alimentos balanceados para la producción de cerdos. Es parte del Frigorífico Pondesur SA.


Para la cooperativa ha sido un año entre bueno y muy bueno, siempre teniendo en cuenta el contexto que nos tocó vivir. Estamos abiertos, sin casos de COVID, con los productores trabajando y una cosecha discreta pero que sirvió… en el balance hay que ser agradecidos con lo que tenemos. Ahora, si lo miramos desde el lado de los productores, ya no es la misma calificación sino un poco menos. Las cooperativas siempre tenemos un nivel de actividad creciente, no sufrimos tanto los vaivenes de los gobiernos. Los productores sí, y ahí es donde la cooperativa debe salir a apalancar y proteger a sus socios, porque las medidas gubernamentales siempre les quitan rentabilidad, por el lado de los impuestos, del dólar o porque la cosecha no fue tan buena… hay un sin números de “porqué”, son tantas cosas las que nos tienen tan mal acostumbrado nuestro país que ya ni nos asombran. 

En la parte de cerdos sigue siendo una sorpresa. Al principio de la pandemia se cayó el valor, después se recuperó y hoy es prácticamente un commodity más por la posibilidad de exportar, si se pudiera. Hoy la economía del país y el valor del dólar oficial hacen inviable enviar carne de cerdo al exterior. Es un negocio que puede ser excelente para el país, pero necesita de promoción. Desde las económicas hasta las de infraestructura. Los cuellos de botellas están en los caminos, logística, faena, tecnología… muchas cosas que se necesitan para poder desarrollar en serio al sector. 

Lamentablemente no vemos que se vayan a producir cambios para el sistema productivo en los próximos años por la propia economía. Cada cambio estructural o tecnológico está ligado directamente con la economía. En Nogoyá si haces dos kilómetros fuera de la ciudad no tienes ni señal de celular. ¿Qué tecnología de punta podes incorporar si no tienes infraestructura básica de comunicaciones? Eso llevalo al medio del campo y entiendes por qué solo el 5% de nuestros productores tienen tractores con piloto automático, una tecnología que ya tiene 15 años de desarrollo. Los productores conocemos las tecnologías pero por falta de infraestructura, o por la apropiación del Estado de toda rentabilidad posible, o por falta de financiación, o porque los créditos son en dólares a tasas del 20%, o porque siempre pasa algo, es imposible sumarnos al desarrollo tecnológico que el mundo ya tiene. Las aplicaciones tecnológicas tienen que tener su correlato en una economía ordenada y sostenida en el tiempo. 

Las expectativas para el año próximo no son muchas. No habrá grandes cambios. Ojalá aparezca la vacuna y comencemos a retomar un camino más “normal”. La economía seguirá exactamente igual y en lo social tampoco habrá grandes cambios por la gran contención que está haciendo el Estado. 

No podemos seguir transitando por la incongruencia absoluta. Tenemos miles de programa de asistencia. La pobreza crece a pasos agigantados y el Congreso gasta su estructura operativa, mental y financiera para hacer el mamarracho de la Ley del Fuego… ¿en qué mundo viven? Parece que no hay pobreza, desempleo, que no cerraron 40.000 empresas durante la pandemia… realmente no entiendo la lógica que maneja el sector político. Llevamos un año sin educación ni chicos en las escuelas y Entre Ríos no tiene un hospital como la gente en el centro de la Provincia para atender a los ciudadanos… realmente, cada vez entiendo menos. 

No hay forma de salir adelante si la carga fiscal sigue creciendo
María Eugenia Hillairet, Directora de Nexo SA