En los primeros meses de 2021 tendremos el depósito fiscal listo
Aquiles Arús, Director de Arús Comercio Exterior

Paraná. Arús Comercio Exterior es una empresa dedicada a operaciones de comercio exterior, tanto de importación como exportación.


Es necesario hacer la aclaración de que tuvimos la suerte de que el comercio exterior se declaró como actividad esencial y pudimos seguir trabajando en todo momento, con todas las precauciones y protocolos del caso. Esa simple posibilidad permitió que llegáramos a fin de año con un número de operaciones apenas superiores a las del año pasado, que había sido bueno. 

Lo que más cambió en nuestro rubro fue la relación con los clientes. Estábamos acostumbrados a viajar y visitar los diferentes clientes en las plantas industriales, mientras hacíamos las operaciones. Con los nuevos protocolos reducimos al mínimo indispensable el contacto personal y se fue adecuando a cada caso en particular. Ese fue el principal cambio que tuvimos, además de todas las medidas internas con personal trabajando desde sus casas y algunos en las oficinas.

Nuestra profesión es muy dinámica. Todos los días hay cambios. Es muy raro que algún día no haya una modificación reglamentaria de AFIP u otros organismos. Esto requiere un estudio constante y una especialización en las diversas áreas que atendemos. 

Si el 2021 tiene un tipo de cambio medianamente razonable, creo que el comercio exterior sigue para adelante. Quienes están exportando planifican incrementar los envíos al exterior porque es la única manera de defenderse del mercado interno y no estar sujeto a las cadenas de pagos y las complicaciones de la economía argentina. En lo que respecta a nosotros, estamos a punto de habilitar nuestro depósito fiscal en los próximos meses, y será una herramienta adicional a lo que brindamos como servicio. Solamente nos resta la llegada del escáner que en el primer trimestre lo tendremos. A partir de ahí se nos incrementará la actividad porque el depósito fiscal manejará cargas de importación y, eventualmente, de exportación con clientes que no son de la zona.

La principal preocupación es que se reduzca la presión tributaria. Es muy fuerte el porcentaje que se necesita para los impuestos y en empresas chicas como la nuestra, que somos proveedores de servicios especiales, nos ahoga. De la infinidad de problemas que tenemos que resolver cada día, la presión impositiva es el más complejo de todos.

Nuestra industria no tiene techo. Solo depende de nosotros
Agustín Arias, Gerente de Argeniss