Desigualdades y privilegios, entonces... ¿Qué hacemos?
Sueldos públicos

En octubre de 2019, en la edición 52 de esta revista, decíamos “Transparencia YA” y mostrábamos las disparidades de ingresos en la pirámide salarial del Estado. Pasó la pandemia y la política hizo oídos sordos al reclamo social por bajarse los ingresos y ni siquiera premió al sector de la salud por el compromiso que tuvo. Hoy, con una situación económicamente más grave todavía, el sector público supera holgadamente los ingresos de los sectores privados. Entonces, es hora de hacer una revisión integral de privilegios y ajustar las condiciones a los tiempos que corren, tanto económicos como sociales.


Por Martin Oleinizak


Ni el título ni la bajada son simpáticos. Lo sabemos. Y el mayor problema es que metemos a todos en la misma bolsa. Incluso a la minoría que sí trabaja, que sí está comprometido con su función y que logra mover el elefante provincial, poniendo todo cada día y dando su mayor esfuerzo. Perdón a ellos, pero cada vez son menos.

La nota puede no ser agradable para miles. No lo pretende. Nunca pretendimos agradar. Lo que nos queda de periodismo lo usamos para visibilizar situaciones que no podemos o no queremos ver.

Estamos cansados. Más bien hartos.

En el conjunto de la sociedad nos hemos “acostumbrado” a situaciones que no son lógicas. Que no tienen ninguna coherencia cuando se las analiza y siguen vigentes como si nada. Algunas de esas decisiones pueden haber tenido un fundamento en otras décadas. Pero ya no lo tienen. Y hay que avanzar. Con lo que hoy somos, con lo que hoy podemos.

En este artículo no nos quedaremos con mostrar un anexo que hace mucho no aparecía en el Proyecto de Ley de Presupuesto 2023 de la Provincia de Entre Ríos. Sino que iremos más lejos.

A esa información, descabellada en varios aspectos para nuestra visión, le agregaremos una propuesta en particular, donde pretendemos poner a consideración de todos, cuestiones que pueden ser muy caras para cada uno de los entrerrianos. Vamos a proponer un plebiscito para reformar la Constitución de Entre Ríos y terminar con privilegios que podemos o no estar de acuerdo, pero que deberemos decidir libre y legalmente, para después, de acuerdo a su resultado, acatarlo y avanzar a otra cosa.

No nos adelantemos. Vamos en orden porque serán varias páginas de información oficial e interpretación privada, la nuestra, para analizar algo que incomoda a la Clase Política vernácula, pero también a la clase política nacional: los ingresos que les pagamos todos.



Información oficial y funcionarios del PE

A finales del mes de septiembre, el Gobierno de Entre Ríos cumplió en enviar a la Legislatura la Ley de Presupuesto 2023 que en estos días se está aprobando en la Legislatura. La particularidad de este año es que entre sus anexos se adjunta la planilla con los montos de todas las erogaciones en conceptos de Remuneraciones de la Administración Pública provincial en sus tres poderes y algunos organismos descentralizados.

En base a ese documento de 21 páginas es que elaboramos el presente artículo, cruzándolo con información oficial de la Caja de Jubilaciones y demás fuentes oficiales.

El Anexo ES la información oficial. Sin embargo, en la mayoría de los casos no cuenta con datos complementarios que hacen incrementar las cifras publicadas y dependen de cada repartición y organismo en particular. Ejemplo es la antigüedad, la cual no es tan significativa en algunos temas y en otros es determinante como en la Justicia, donde hace DUPLICAR las remuneraciones publicadas en la mayoría de los rubros. A la antigüedad se suman los Códigos especiales de las diferentes áreas que hacen referencia a “productividad”, “carga horaria mayor” o un sinfín de ítems que no figuran en el Presupuesto pero que incrementan (significativamente) las cifras a la hora de percibir los haberes.


Para la comprensión más rápida decidimos simplificar la información sumando los diferentes ítems que comprenden las remuneraciones de acuerdo al organismo que se esté presentando. Por ejemplo, el Anexo comienza con los ingresos de los funcionarios de la Administración Central del Poder Ejecutivo, y con la autoridad superior: el Gobernador. Gustavo Bordet tiene ingresos de $197.407,98 de Asignación, $157.926,38 de Gastos de Representación y $159.900,46 de Adicional Remunerativo No Bonificable, lo que hacen un total de $515.234,82. En los cuadros que acompañan esta nota se encuentran sumados todos los ítems para mejor interpretación y lectura de los datos y sin los centavos. 

Dicho esto, nos queda el sueldo de la autoridad máxima de la Provincia de Entre Ríos. ¿Alguien tiene dudas de que el Gobernador debería ser la persona con el sueldo más alto en una provincia? Sin embargo, está muy lejos de ser la realidad de Entre Ríos (al menos en los papeles oficiales del Presupuesto 2023).  Como veremos en las siguientes páginas, buena parte de las autoridades del Poder Legislativo y la mayoría del Poder Judicial, superan ampliamente este monto. 

En el Poder Ejecutivo cada cargo cobra un proporcional a partir del sueldo del Gobernador. Es lo que debería corresponder para toda la administración pública. 

Entonces, tenemos que la Vicegobernadora cobra un 5% menos que el Gobernador, con $491.815; los ministros, son los terceros en orden de importancia con ingresos por $468.395, equivalentes a un 10% menos que el sueldo del Gobernador. En el rango de cargos, los siguen el secretario de Gobernación con $447.000, los secretarios ministeriales con haberes de $372.000 y por último los subsecretarios que perciben mensualmente $291.000 por sus tareas. Eso dentro del escalafón de autoridades superiores. 

Fuera de ese escalafón comienzan a aparecer intercalados los directivos de diferentes organismos. Desde el titular de ATER con un ingreso similar al secretario de la gobernación o el Fiscal de Estado que gana similar al director del Servicio Penitenciario o un sueldo medio entre secretario ministerial y director, con $333.000. En este primer cuadro tenemos como sueldo más bajo a un “Funcionario No Escalafonado de Nivel III”, cuyo ingreso es de $143.500.

En esta primera instancia hay varios comentarios por agregar. 

Cuando hicimos nuestra primera publicación sobre este tema en octubre de 2019, el Fiscal de Estado ya percibía por encima de los $450.000. Incluso, su sueldo fue el detonante para que el Ex Vocal del Superior Tribunal de Cuentas (hoy jubilado para no ser enjuiciado), Emilio Castrillón, pidiera un incremento de sus haberes “porque su función era más importante y merecía ganar más que el Fiscal de Estado”. En ese momento, el sueldo de un Vocal del STJ estaba en los $550.000. ¿Cómo se explica que la cifra que contempla el Presupuesto 2023 sea un 40% inferior a la de cuatro años atrás. Misterios que el “blanco” de los sueldos públicos no puede explicar.


En esta lista figuran funcionarios de CAFESG, CODESAL y Ente Regulador de los Recursos Termales. La Comisión Administradora para el Fondo de Salto Grande (CAFESG) es un organismo sobredimensionado que, cuando tiene fondos, funciona como un municipio paralelo en toda la costa del Uruguay. El presidente de este organismo cobra como el jefe de Policía, y los vocales –que no sabemos quiénes ni cuántos son porque en su página institucional no lo informa-, cobran lo mismo que el Escribano Mayor de Gobierno, unos $291.000. ¿Tan importantes son?

Después está la Corporación de Desarrollo de Salto Grande (CODESAL) cuya función es la de “impulsar el desarrollo turístico de la Región del Perilago” y tiene un presidente que cobra $270.000. Y después el Ente Regulador de los Recursos Termales, donde hay un presidente que cobra lo mismo que el anterior, pero además tiene un vicepresidente ($231.000) y un vocal ($226.000). Tres “caciques” en un organismo cuya función es importante, pero no para tanto.

Lamentablemente, en Entre Ríos -que se jacta de la transparencia y acceso a la información pública-, no existe desde hace más de 5 años un “Ceremonial oficial” actualizado, donde podamos encontrar los nombres y apellidos de cada una de las autoridades que completa cada cargo. Esto esconde cuántos y quiénes son en su totalidad. 

Organismos descentralizados y escalafón general

Los presidentes de la mayoría de los organismos descentralizados tienen haberes similares al jefe de Policía, $372.000.

Y volvemos a lo mismo cuando comparamos lo que nos informaron en 2019. En esa edición de la revista X-Más, publicamos que el presidente del IAFAS tenía haberes por $221.000. En cuatro años, y de acuerdo al presupuesto 2023, para ese cargo solo se habrá producido un incremento que no llega al 70%. Imposible de creer.

 

Y lo más curioso es lo que sucede con el presidente del Instituto Portuario Provincial. En 2019 informamos que el sueldo de este cargo era de $334.000. Sin embargo, el Presupuesto 2023 baja el ingreso y lo ubica en $291.000. O el gobierno se dio cuenta que este instituto no sirve para nada y le bajó el sueldo (sin embargo, tiene en su organigrama con un presidente, un coordinador general, un secretario general, otros tres secretarios más, cuatro presidentes de cada puerto: Concepción del Uruguay, Ibicuy, Diamante y Puerto Márquez en La Paz, y cuatro legisladores, dos diputados y dos senadores provinciales), o lo que se incrementa cada cargo con todos los adicionales y antigüedad es altamente superior a lo presupuestado.

En el escalafón general es donde se encuentra la mayor parte de los empleados públicos y están divididos en 10 categorías. La categoría 1 es la más alta y casi duplica en ingresos a la categoría 10. El rango se ubica desde $44.050 hasta $87.249. Los totales están sumados, pero solo se incluyen los publicados en el Anexo del Presupuesto 2023 que son el Sueldo Básico más los códigos 005, 130 y 192. Quien ha visto recibos de sueldo de la administración pública sabe que hay muchos códigos que componen los haberes. 



El dato original es importante para determinar que el agente más bajo del Poder Ejecutivo ($44.000) es casi 12 veces más bajo que el sueldo del Gobernador. Una pirámide coherente que no se va a repetir en el Poder Judicial, como ya veremos.


La Legislatura, caja de la política

No vamos a entrar a preguntarnos ni para qué sirve un legislador en estos tiempos políticos o qué tarea específica cumplen, ya que todos los proyectos importantes que se tratan en las Cámaras vienen del Poder Ejecutivo para que pasen por esta “pseudo escribanía oficial”. Las mayorías absolutas y las minorías complacientes han hecho el resto en las últimas dos décadas, al menos.

El Presupuesto 2023 establece el ingreso de los diputados provinciales en $832.649.



Ese número ya nos habilita a varios comentarios. Es un 61% más que el sueldo del Gobernador. Pero el gobernador es uno solo, mientras que tenemos 34 diputados “representantes” de todos los entrerrianos que buena parte del tiempo hacen “la plancha” y no asumen prácticamente ninguna responsabilidad individual en sus tareas. Además, los diputados cobran “Gastos de Representación”, que en el mes de septiembre de 2022 –fecha en la cual se toma el básico para proyectar el 2023-, fue de 333.059,67. Por lo tanto, el total remunerativo trepa a $1.165.708,84.

Pero no son solo los 34 diputados quienes ganan más que el gobernador. Solamente en la nómina del Personal Superior del Poder Legislativo hay cuatro cargos más que están por sobre el salario del primer mandatario provincial: secretario de Cámara y director general de administración ($632.400), y subdirector de administración junto al prosecretario de cámara ($585.082). Esa lista de cargos continúa decreciente hasta llegar a “Funcionario No Escalafonado Nivel II” que tiene un ingreso igual al Fiscal de Estado, con $333.516. ¿también cobrarán “gastos de representación”? 

En la Cámara de Diputados luego vienen los escalafones “Administrativo y Técnico” y el Escalafón de “Personal de Maestranza y Servicios”. En los cuadros los juntamos porque tienen los mismos cargos y valores por puesto, pero son dos cosas diferentes. Entonces tenemos que un director administrativo y un director de maestranza cobran $395.428: más que el jefe de Policía, más que un secretario ministerial, más que el Fiscal de Estado. Y no solo eso. El organigrama tiene este director que hacemos referencia más un jefe, un encargado, un oficial principal y varios cargos más. ¿Quién es el que termina limpiando el recinto si son todos “jefes”? Ese es el “Oficial Parlamentario” con ingresos publicados de $190.581.

El cargo más bajo de la Cámara de Diputados es el Oficial de Primera (seguramente el que calienta el agua para el mate) y sus haberes son de $136.141, un 50% superiores a un director de hospital de nivel III, como ya veremos más adelante. Todo un despropósito sin sentido.

Si nos vamos a la Honorable Cámara de Senadores de Entre Ríos la situación no cambia. Solo se agrava. La vicegobernadora convive con empleados que ganan mucho más que ella. Desde los 17 senadores departamentales que cobran igual que un diputado y por lo tanto un 70% más que la vicegobernadora, hasta los siete principales funcionarios de la Cámara. El sueldo de Laura Stratta es equiparable al de un “secretario de Bloque” o al “coordinador de labor parlamentaria”. Qué devaluado que está su cargo. 




Los montos abundan y son incompletos. Lo sabemos. Nos estamos quedando corto con lo que es la realidad. Pero es lo que muestra el Presupuesto 2023 tomando los sueldos de septiembre de 2022 (todavía faltan los incrementos que se darán en octubre, noviembre y diciembre. 

Curiosidades de la cámara de senadores, que se notan cada vez que la vicegobernadora hace alguna visita es la cantidad de gente en “Prensa”. Tanto es así que hay un “director de Prensa y Relaciones Institucionales” y un “coordinador de Prensa y Relaciones Institucionales”, pero ambos son igual de importantes y cobran bastante más que el Fiscal de Estado: $403.690. No preguntemos por el fotógrafo.



 El Poder Judicial, privilegios insostenibles

Cuando escribimos esta nota en 2019 nos preguntábamos si a las autoridades del Poder Judicial no les daba un poquito de vergüenza el monto de sus ingresos. No solo que la respuesta es no, sino que siempre se quejaron porque querían más. 

Durante la pandemia se les pidió un “aporte solidario” y solo lo hicieron algunos (voluntariamente) y por un porcentaje que no llegaba ni al 15% de sus ingresos en el mes de abril de 2020. Cinco meses después, el 20 de septiembre se realizó un acto público para entregar lo adquirido con el “Fondo Solidario del Poder Judicial” que reunió $19.600.072: 2 móviles sanitarios de mediana complejidad (ambulancias); 1.000 camisolines descartables de primera calidad; 2 equipos Generador de Rayos; 1 ecógrafo con doppler; 1 ecógrafo Digital Portátil; 1.500 barbijos KN95 y una lavadora centrífuga automática; 1 secadora tipo industrial rotativo; 10.000 barbijos quirúrgicos triple capa y 1 Centrífuga hidroextractora. 
Todo eso se adquirió con un leve “esfuerzo solidario” de algunos empleados y funcionarios judiciales. “Es una alegría poder entregar este equipamiento en un momento como éste, ya que siempre es bueno tratar de colaborar para solucionar los problemas que debe afrontar el área de Salud”, aseguró en ese entonces, el presidente del STJ, Martín Carbonell. A la foto no faltó ninguno, incluso algunos que no hicieron ese aporte.



El Anexo del Presupuesto 2023 detalla en el Escalafón Judicial que un Vocal del Superior Tribunal de Justicia tiene una Asignación Básica de $261.289,30, una Compensación Jerárquica de 391.933,96 y por Intangibilidad ingresos de $203.805,66. Esos tres componentes totalizan el monto de $857.028,92. 

El problema es que el Presupuesto 2023 no contempla para el Poder Judicial el código 010, de Antigüedad. 

La “Antigüedad” para los magistrados no se cuenta desde que asumen el cargo. Se cuenta desde que se matricularon, enseguida de haberse recibidos. Por lo tanto, si se nombra un juez de 42 años que se recibió a los 22 años de edad, ingresa a la Justicia con 20 años de antigüedad. ¿Tiene algún sentido este primer privilegio?

La “Antigüedad” (como vimos en 2019 cuando por medio de un Pedido de Acceso a la Información Pública tuvimos ingreso a la información real de los haberes judiciales y lo publicamos en esa ya famosa edición), DUPLICA el monto de los tres ítems señalados anteriormente y por eso publicamos el monto final que quedaría en cada cargo con ese adicional. Esto nos da que, tanto los nueve Vocales del STJ como el Procurador General, tienen ingresos de $1.714.058. 



El sueldo de estas 10 personas supera en más de tres veces los ingresos del Gobernador de Entre Ríos y duplica a los legisladores.

El sueldo de estas 10 personas equivale a 39 sueldos del ingreso más bajo del Poder Ejecutivo. Pero también equivale a 23 veces del sueldo más bajo del Poder Judicial que es un “Ayudante Ingresante”, que percibe $74.990.

La Justicia está inundada de privilegios. De tener vacaciones dos veces al año, llamadas “Ferias Judiciales” en julio y enero -nunca logré que nadie me lo explique con un fundamento coherente-; el privilegio que les otorga la Ley 10068, de Enganche a los salarios del Poder Judicial de la Nación; y el privilegio extraordinario de no pagar el Impuesto a las Ganancias. No pretendemos discutir si el salario es o no ganancia, porque no tiene sentido. Pero si lo pagan todos los trabajadores, ¿por qué la Justicia es la única exenta en todo el país?


Nos queda toda la estructura del Poder Judicial y una cantidad de cargos extraordinaria. Como ejemplos, un Juez de Primera Instancia tiene ingresos por $1.456.950 con antigüedad. Y ni siquiera llegando a un Juez de Paz de Tercera Categoría, que tiene ingresos por $874.870 con antigüedad, vamos a estar por debajo del sueldo del gobernador.

Hablando de Jueces de Paz. ¿No es un cargo totalmente injustificable en tiempos de internet y documentos electrónicos? ¿Qué función real cumple un Juez de Paz en Estancia Grande (2.512 habitantes), Pueblo Brugo (590 habitantes) o Villa General Domínguez (2.000 habitantes)? Porque no es solamente el Juez de Paz de ese lugar. También tiene un secretario asignado. En Entre Ríos existen 18 juzgados de paz de primera categoría, 19 de segunda y 21 de tercera categoría. ¿Es necesario sumar a 58 el total de juzgados de paz y multiplicarlos por un millón de promedio cada juez para darnos cuentas de lo que cuesta? Sumemos secretario, locación, muebles, computadoras... ¿Tiene verdadera justificación? No somos “doctores” para entender mucho de justicia y si es trascendental y determinante la tarea que cumplen, pero el sentido común nos dice que habría que revisar un poco.

Como decíamos, los jueces están “enganchados” por la Ley 10068 a los aumentos de sueldos de la Justicia Nacional. Pero, además, todo el escalafón de empleados también lo está con los jueces locales. Eso determina que la pirámide de sueldos completa sea muy alta. Los cargos de categorías inferiores tienen ingresos similares a los de ministros, secretarios o directores del Poder Ejecutivo.

Este nivel de salarios debería tener como resultados y justificación una justicia tremendamente eficiente en sus procesos. Mejor lo dejamos ahí.


 Tribunal de cuentas, ¿y si lo eliminamos?

“El Tribunal de Cuentas de Entre Ríos es un órgano de control externo con autonomía funcional. Como principal órgano de control externo de la administración pública, es el órgano fiscalizador que aprueba o desaprueba la percepción y/o inversión de los fondos públicos a cargo de los funcionarios y administradores de la Provincia, de las personas o entidades que manejen fondos públicos y de los municipios. Además, el Tribunal de Cuentas ejerce la auditoría de la administración pública, entes autárquicos, empresas del Estado y todo otro organismo estatal que administre, gestione, erogue e invierta recursos públicos. Todo esto con ajuste a los principios de eficiencia y eficacia”.

La frase de arriba corresponde a la explicación que el propio Tribunal de Cuentas da sobre sus funciones en su página web.

Es difícil justificar la función del Tribunal de Cuentas en Entre Ríos, máxime en estos últimos años. Para empezar, incumple con la Constitución de Entre Ríos a la hora de regular sus propios honorarios. Con la reforma de 2008, el sueldo del presidente debería ser similar al de un Juez de Primera Instancia. Sin embargo, tal vez por olvidos y falta de atención -común en los peritajes que hacen-, siguen atados a los ingresos de los Vocales del STJ. Por lo tanto, el ingreso que prevé el Presupuesto 2023 para su presidente es de $857.029 sin la antigüedad, que estimamos opera exactamente igual que en la justicia, lo que estaría duplicando esa cifra. Lo mismo sucede con los dos vocales del TC, que cobran igual que el presidente. Todos estos haberes, si no contamos la antigüedad, son casi un 60% superiores al sueldo del gobernador de Entre Ríos. 



En el organigrama del Tribunal de Cuentas son varios los cargos con ingresos superiores al Gobernador. Por ejemplo, todo el “Personal Superior” y los dos primeros tramos de “Personal Universitario - Jerárquico”, con ingresos que van desde los $822.748 hasta los $599.920, siempre sin computar la antigüedad.

Es interesante el salto que existe entre esa línea de funcionarios y los que siguen, que son Auditores, Abogados, Sumariantes y Personal de Cómputos “Categorías A”, quienes comienzan en $374.950 hasta las “Categorías E”, la más baja, con ingresos por $239.968. El personal de “Maestranza y Servicios” tiene los ingresos más bajos que van desde los $233.969 en la “Categoría A” hasta $128.983 en la “Categoría E”. 

La principal defensa del ex gobernador Sergio Urribarri, en el juicio en el que fue hallado culpable de malversación de fondos públicos, fue que el “Tribunal de Cuentas había auditado y avalado todos sus actos administrativos sin haber encontrado una sola inconducta”. El fallo, como todos vimos, fue contundente. Ahora, ¿qué pasó con aquellos funcionarios del Tribunal de Cuentas que hicieron esas auditorías y “no encontraron nada”? Nada. No pasó nada. Siguen trabajando en el organismo. No vieron un elefante dentro de un auto diminuto.


La función auditora del Tribunal de Cuentas tiene justificación real si cumplen con su trabajo. Pero, el organismo técnico está manejado por intereses políticos y esto trastorna totalmente la función del mismo. Es un estamento plagado de profesionales que no responden con su deber. “Nosotros controlamos e informamos, pero después se archivan las observaciones”. La Ley de Obediencia Debida tiene una triste historia. No se la puede usar para “autojustificarse”, seguir adentro cobrando y los elefantes siguen pasando por delante.  

Ante esta situación, es un organismo demasiado oneroso para el pobre erario público como para seguir manteniéndolo de esta manera. 

Médicos y enfermeras, héroes olvidados

El sistema de salud hace aguas por todos lados. Sin embargo, fueron los hospitales públicos y centros de salud, junto a los centros de medicina privada quienes se hicieron cargo del peor momento de la pandemia. Aplaudimos en balcones, cantamos el himno en su honor y los destacamos como héroes. Varios de ellos se contagiaron cumpliendo su deber y hasta dieron la vida. 

La pandemia sirvió para mostrar a la luz del día la desinversión absoluta que hay en salud. Y esto se refleja claramente a la hora de analizar los sueldos de este sector que se preven en el Presupuesto 2023. 

Recordemos que la ministra tiene ingresos por $468.395. Un director de hospital Nivel III, Subnivel A o B tiene ingresos por $182.296, equivalentes casi a una décima parte de un Vocal del Superior Tribunal de Justicia que durante la pandemia se quedó en su casa y se resistía a trabajar remoto. 

A partir del director del hospital del Nivel I, tenemos que un médico interno de guardia tiene ingresos por $160.960, mientras que el mismo cargo de médico de guardia en otro nivel está en $113.757. 


Y la mayor (¿desconsideración?) del Estado es con la carrera de enfermería. Un jefe división enfermería tramo A, que es la categoría 19, tiene ingresos estipulados en el Presupuesto 2023 por $74.205. Al otro lado de la escala, la categoría 1 que corresponde a una “enfermera empírica” es de $55.796. No llega a $20.000 la diferencia entre la categoría 1 y la 19. O, en otras palabras, la pirámide está totalmente aplanada con un 35% de diferencia entre una punta y la otra.



¿Cuántos sueldos de una enfermera categoría 19 hay en un sueldo del Vocal del STJ? 23,1 sueldos de diferencia. No necesitamos hacer ningún tipo de comentarios al respecto. 

Viales igual que las rutas, sin inversión

Ya vimos que la directora administradora del organismo que tiene que mantener los casi 30.000 kilómetros de rutas en Entre Ríos tiene ingresos por $372.556 y su segundo por $191.647. Para el personal de escalafón va de una Clase XX con ingresos de $125.260 hasta la Clase VI a la I cuyo monto solo llega a $28.380. Estas últimas categorías, y varias intermedias, son los sueldos más bajos de la administración pública. ¿Son reales? ¿O hay tantos adicionales que se pagan en cada recibo de sueldo que multiplican estos ingresos por lo menos en tres veces? ¿Eso no se presupuesta? ¿Son códigos en “blanco”? ¿El Estado sigue siendo el principal empleador “informal” del país? ¿Estos son los sueldos del organismo que mayores fondos administra? Sinceramente, no se entiende. 



El EPRE, la gran mentira presupuestaria

Los montos de los sueldos declarados en el Presupuesto 2023 tampoco se entienden. Tanto el presidente del EPRE, como el vicepresidente y los vocales cobran $286.975 y $286.833 respectivamente. Los cinco directores casi lo mismo: $283.572. Después cuatro categorías de profesionales y nueve categorías de administrativos y técnicos que van desde los $235.520 hasta los $61.559.

Primero, ¡qué cantidad de gente que integra un Ente que sus funciones reales están seriamente discutidas!


Segundo, la Caja de Jubilaciones de ER elabora un excelente informe mensual donde podemos encontrar el detalle de jubilados de todos los estamentos del Estado. En el informe del mes de septiembre, se puede leer en la página 50, que el EPRE es el organismo con el promedio de jubilaciones más alta de toda la provincia. Y esto ha sido así siempre. Incluso por sobre las jubilaciones de la Justicia, que está en segundo lugar. El Ente Provincial Regulador de la Energía tiene 25 beneficiarios (jubilados o pensionados) que tienen una asignación promedio de $681.617,62. Si tenemos en cuenta que una jubilación es el 82% móvil del sueldo, el promedio de ingresos en el EPRE estaría rondando los $830.000. Muy lejos de las cifras mencionadas en el Presupuesto 2023.


Tercero, estamos hablando de “promedios”. Si la jubilación promedio está en $681.000 podemos tener jubilados de $300.000 como de más de $1.000.000; y sueldos de entre $500.000 y más de $1.300.000.

Cuarto, siempre en el “off de record”, los funcionarios apuntan a este organismo como el de los sueldos más “suculentos”. 

Quinto, ¿se puede creer en un Presupuesto 2023 con semejante diferencia entre lo escrito y la realidad?


Más caro el collar que el perro

El INAUBEPRO es un organismo creado por la Legislatura y depende su presupuesto del Escalafón Legislativo. Por lo tanto, el actual presidente del organismo, el ex arquero de Patronato, Sebastián Bértoli, gana más que el gobernador Gustavo Bordet: $ 632.402, al igual que la sub directora ejecutiva que tiene presupuestado ingresos por $585.082. El resto del personal comprende las categorías administrativas y técnicas de la legislatura y van desde los $333.516 hasta los $136.141. 
Este organismo tiene representaciones territoriales en 33 localidades de Entre Ríos. 




Policías, entre los más bajos del escalafón

Ya vimos que el jefe de Policía tiene ingresos por $372.567, el subjefe por $291.647 y el director general del Servicio Penitenciario por $333.284.

Entre el personal oficial, un comisario general inspector tiene ingresos por $209.286 y un comisario mayor por $195.169. En el final de la escala están los oficiales ayudantes con sueldo de $131.699.

Si seguimos con suboficiales y tropa, los ingresos van desde el suboficial mayor con un sueldo de $144.291 a una agente o guardia cárcel con un monto de $121.095.

 


Docentes, sin información

La seguridad como la educación concentran la mayor cantidad de cargos de la administración pública. Sin embargo, para la parte docente el Presupuesto 2023 solo tiene un solo dato: El “Valor Punto Índice”, que es el monto por el cual se debe multiplicar después la maraña matemática para calcular cada recibo de sueldo. Ese valor punto índice comprende $32.681 para la jornada simple y $ 56.471 para la jornada completa. 




¿Y si opinamos todos?

Este extenso informe tiene una finalidad. Mostrar todo junto y en un solo lugar lo que tal vez no queremos ver.

Los montos que se presentan estamos convencidos que son “parciales” y que tienen varios ítems que no son considerados. Pero son los oficiales y son los que debemos tomar, al menos para empezar en los primeros metros de buceo sobre el tema.

Este informe demuestra la enorme disparidad que existe en los tres poderes del Estado. Es indiscutible que NADIE puede ganar más que el Gobernador de una provincia. Sin embargo, el Presupuesto (y la realidad) dicen lo contrario.


Demuestra también los privilegios de la clase política. Nadie se va cuando termina un cargo, incluso si es reemplazado. Siempre hay un organismo a dónde parar. Existen varios que terminan siendo una “caja política” más que cumplir una función determinada. Esos lugares son los que más cantidad de “personal jerárquico” tienen, en general.

A cada privilegio que mostramos en los diferentes organismos se suman varios más: una jubilación temprana que después debemos pagar todos los entrerrianos, incluso aquellos que no tenemos nada que ver con el Estado. Si la jubilación tiene que ser el 82% móvil y los sueldos son altos y queda un déficit millonario, que se busque la ecuación para que sean los trabajadores estatales quienes paguen esa diferencia, no con impuestos de Rentas Generales a los cuales aportamos todos. Después, incluso funcionarios de Paraná, tienen un departamento que alquila y paga el Estado. Los gastos de movilidad, desde el auto hasta el combustible y los gastos de teléfonos.



Después, no podemos olvidar la cantidad de horas trabajadas. Solamente 6 en la administración pública contra las 8 del sector privado. Con solo ese dato hay un 25% menos de carga laboral. Flexibilidad, exigencia, eficiencia y posibilidad de cambiar de lugar si “el jefe que me tocó no me gusta”, a partir de la Ley de Adscripciones.


Y como si fuera poco, una vez que se ingresa en la administración pública, nadie puede ser echado de su puesto de trabajo. Hay que hacer muchas cosas mal para que esto suceda. ¿Por qué semejante privilegio?

En fin. Son demasiados. Tal vez en otra época podrían haberse justificado. Hoy, a mi entender, es necesario discutirlo de nuevo. Seriamente. A todo.




Una propuesta poco agradable

Como no queremos quedarnos solo en marcar lo que ya hicimos en 2019, queremos ir un paso más adelante y hacer una propuesta.

Muchos de los cambios necesarios no se pueden hacer solamente con leyes. Es necesario reformar la Constitución de Entre Ríos. Sí. Y para ello proponemos hacer un plebiscito, donde toda la ciudadanía opine si quiere cambiar algo en serio. Nuestra propuesta incluye varios puntos para debatir y son los siguientes:

• Ningún funcionario de ningún poder puede ganar más que el gobernador. 

• Terminar con la bicameralidad y unificar en una sola Cámara para reducir la cantidad de cargos en la Legislatura, al igual que la cantidad de legisladores (como lo hizo Córdoba en 2001).

• Eliminar el privilegio de que los empleados públicos “no puedan ser despedidos”. 

• Que el déficit de la Caja de Jubilaciones sea absorbido por el propio sistema de aportes públicos, sin tocar impuestos de rentas generales.

• Eliminación del Tribunal de Cuentas. Tal como está funcionando no tiene sentido. Para eso está la Justicia.

Estos puntos son para abrir una discusión. Una discusión que tiene que ser amplia pero sostenida. En esta discusión DEBEN involucrarse las entidades intermedias.

Las instituciones son las que tienen que empezar a levantar sus voces ante privilegios insostenibles. Consejo Empresario, Unión Industrial, Cámara de la Construcción, Bolsa de Cereales, los diferentes Colegios de Profesionales, demás entidades de la sociedad civil tienen la obligación moral de comenzar a tomar estos temas.

Uno puede hacerse el distraído cuando no conoce un tema. Esta vez lo mostramos. Lo vieron. Y cuando uno ve lo que pasa, solo puede hacer dos cosas: hacer algo al respecto o mirar para otro lado como si no existiera... en otras palabras, hacerse el boludo.

Sesgos, riesgos e incertidumbre
Management