Construcción 4.0
Tecnología

El concepto de Construcción 4.0 se desprende de la Industria 4.0, asociados a la consideración de las tareas en obra como procesos productivos industriales, para luego incorporar tecnologías: Inteligencia artificial, big data, drones, robótica, fabricación aditiva y realidad virtual son algunos de los sistemas que empiezan a aparecer y expandirse en la construcción.


Entre las cuatro tecnologías que comienzan a adoptarse, aparece en primer lugar, el uso de vehículos aéreos no tripulados: drones. Su utilización permite realizar capturas fotográficas y mediante la utilización de softwares construir gemelos digitales para obtener todo tipo de mensuras y relevamientos topográficos, lo que reemplaza métodos tradicionales de topografía. También son protagonistas en el levantamiento de datos para patrimonio e infraestructura existente con el objetivo de revisar y estudiar patologías o la planificación de nuevos proyectos.

También se los utiliza para el cálculo de volúmenes y generación de curvas de nivel para desarrollos urbanísticos. Sus beneficios indiscutibles son la reducción de tiempos en la captura de datos y la generación de un caudal de mayor información para la toma de decisiones.

En segundo lugar, aparecen las soluciones de Realidad Virtual (RV) y Realidad Aumentada (RA), que se tornan de utilidad a la hora de visualizar proyectos de construcciones e instalaciones. La RV es de utilidad principalmente en las etapas de proyecto, en tanto que la RA lo es a la hora de interactuar en etapas de obra permitiendo el diálogo entre lo construido y lo proyectado.

Los sistemas BIM (Modelado Inteligente de Edificios, por su sigla en inglés), son el tercer elemento dentro de la aplicación de tecnologías a la construcción. Estos sistemas constituyen un conjunto de prácticas que permiten gestionar datos en tiempo real, basados en la nube y estructurados en entornos colaborativos. Su aplicación permite minimizar incertidumbres entre proyecto y ejecución.

Por último, la manufactura aditiva -también conocida como impresión 3D- comienza a aplicarse tanto en productos finales, como pueden ser viviendas, permitiendo una ejecución más rápida y menores costos laborales y de materiales, hasta para la fabricación de componentes, infraestructura y mobiliario.

La construcción 4.0 ya es una realidad que se puede utilizar en la región. La apertura hacia las nuevas tecnologías redundará en eficiencia, reducción de costos, cuidado del medio ambiente y mejores condiciones de trabajo en obra.

Dos provincias, problemas comunes y realidades diferentes
Obra pública