“Confiamos en conseguir los insumos para no tener que parar la fábrica”

María Ana Aranguren, Gerente de Papelera Entre Ríos SA 

Papelera Entre Ríos es una fábrica de papel cuya principal materia prima es el papel reciclado.


Tuvimos buenas ventas, pero muchos problemas con los insumos que nos obligó a bajar la calidad. Volvimos a hacer ingeniería interna con reparación de maquinarias porque no se pueden requerir más en países vecinos, como Brasil que es quien está más avanzado en este servicio.

Hay un proceso de sustitución de importaciones y eso genera más movimiento en el mercado interno. Logramos mantener la planta de personal, con una rotación muy baja, pero vemos que es muy difícil en conseguir mano de obra calificada para puestos jerárquicos, por lo que hemos decidido acentuar toda la capacitación interna.

Complican mucho los inconvenientes para importar maquinarias y eso ralentiza todos los proyectos de inversión. En nuestro caso tenemos una nave en el Parque Industrial y el equipamiento comprado en China, pero no se destraban los dólares para poder pagar esos equipos, por lo que está todo parado. La idea era tener esta planta funcionando en el segundo semestre de este año y ahora la pensamos para el año que viene. El objetivo es realizar una integración vertical haciendo un producto diferente desde nuestro papel.

Esta restricción de las importaciones es la principal preocupación para el año que viene. Todos los productos químicos de limpieza para las calderas o para el sistema de manejo de efluentes, las empresas que históricamente nos abastecían no pueden hacerlo y la solución es que lo importemos nosotros directamente desde Brasil. Un dato: Basf se fue de Argentina para todo lo que sea papel.  Con esta perspectiva, presumimos que habrá que bajar calidad en los productos... siempre y cuando tengamos los insumos necesarios para no tener que parar la planta. Las telas, las mallas y los fieltros de la máquina para hacer el papel son importados. Generalmente eso se compra anualmente, calculando el uso del año completo por el impacto de los costos de fletes y demás. Por ahora tenemos las SIRA frenadas. Hasta febrero o marzo tenemos stock, pero luego sólo incertidumbre.

“Nos enojamos, rezongamos, pero los empresarios siempre tiramos para adelante”