“Con una cadena productiva integrada logramos incrementar el personal en un 30%”

Victoria / El Hinojo SRL

Juan Pablo Cerini: Gerente de producción de El Hinojo SRL. Empresa agropecuaria con producción de cerdos e integración con una cadena de carnicerías propias en Paraná.

El balance del año es bueno. El objetivo de la campaña agrícola 2021/22 fue sumar un 20% de superficie sembrada y alcanzamos un 30% de incremento. Dentro de la estrategia planteada la idea era sumar nuevos socios que aporten capital y por suerte lo conseguimos. De a poco nos proponemos renovar el parque de maquinarias, y en parte, lo estamos logrando. 

En cuanto a las granjas de cerdo, el objetivo global de la empresa era pasar de 600 madres a 3.600 madres en 2025. Este año conseguimos los primeros dos asociados para la primera etapa de crecimiento. Ya alcanzamos las 1.200 madres y los dos socios están realizando ese engorde. Este salto se logró con financiamiento bancario a tasas blandas. Ya estamos realizando gestiones para duplicar en un año nuevamente la cantidad de madres y para eso el desafío es sumar más socios.

En lo que es la comercialización de la carne, el salto en la cantidad de producción también genera la necesidad de incrementar el canal de venta. Logramos en 2021 abrir dos nuevas sucursales de La Porca y tenemos proyectadas dos más para el 2022. Esto nos convertiría en la empresa local de cadena de carnicerías con más puntos de venta en Paraná o gran Paraná. 

Lo más fuerte en este año fue el armado de los equipos de trabajo para lograr estas metas. Armar equipos es más que encontrar las personas adecuadas. Es conseguir que se formen sinergias y que las personas incorporen la cultura organizacional de la empresa. Desde la administración hasta las tareas técnicas o en las carnicerías.

Lo más complicado para nuestro sector es la macroeconomía: atraso cambiario, restricciones a las exportaciones de carne vacuna, las definiciones económicas atadas a las elecciones legislativas, el hipotético acuerdo con el FMI. 

Nosotros fijamos las estrategias 2020-2025 en el año 2019. Definimos metas productivas y eso nos organizó como empresa. Ahí sumamos objetivos transversales a nuestra organización. Esto definió los andariveles por el que nos íbamos a mover. A partir de estas líneas claras, con dedicar el 50% del tiempo a proyectos estratégicos es un buen nivel. 

Somos una empresa en crecimiento. En cada apertura de sucursal implica tomar nuevo personal y los equipos de trabajo en cantidad de personas subieron en un 30%. 

Como año par y postelectoral, uno imagina una economía reacomodándose al nuevo contexto. Ojalá que este proceso sea lo menos doloroso posible, pero es un proceso sano, necesario e inevitable. Lo que esperamos es que ese reacomodamiento sea algo sustentable con el paso de los años. No va a ser algo simple, quizás veamos una economía contrayéndose unos puntos. Las preocupaciones son que se pueda mantener la paz social y que el camino de nuestro país no sea un serrucho que oscila entre años electorales y no electorales.

En este sentido, el acuerdo con el Fondo es algo que tiene que ocurrir. Detrás de ese acuerdo tiene que venir un poco de tranquilidad para las variables económicas. Un tipo de cambio que acompañe la inflación o que la supere para ganar competitividad. Debemos superar las miradas ideológicas que priman sobre las políticas de exportaciones. Tenemos que entender que sumar dólares a la economía es bueno para todos, por eso hay que apostar al crecimiento del mercado externo porque los dólares genuinos ayudan a la macro. Hay que mirar qué pasa con la energía, con el mercado interno, con las jubilaciones y con el déficit fiscal. Y en este punto vale detenerse: el déficit fiscal no siempre tiene que solventarse con la creación de nuevos impuestos, sino también revisando el gasto y con crecimiento de las exportaciones.

“Nos hemos convertido en expertos financieros”