Con la pandemia cambió la forma de vender
Alejandro Scévola, Director de Mamprin & Scévola

Paraná. Mamprin & Scévola es concesionario Volvo Trucks y Buses para Entre Ríos, Corrientes, Misiones y Chaco.


En líneas generales fue un buen año que cierra con luces amarillas por las restricciones a las importaciones de unidades que se están dando en estos últimos meses. Como el transporte de carga fue esencial, nosotros no tuvimos caída en nuestra actividad. 

Con la pandemia cambió nuestro sistema de ventas, que antes era salir a buscar al cliente. Eso, al no poder movernos, cambió y tuvimos que adaptarnos rápidamente. Mucho Zoom, WhatsApp, video llamadas, enviar folletos por mail… una virtualización de los procesos de ventas. Sabíamos que eso se iba a dar con los años pero se aceleró en pocos meses. 

Muchos de estos cambios pueden revertirse pasada la pandemia, pero nunca a los niveles que teníamos antes de marzo de este año. Hay ciertos cambios que se mantendrán. Ejemplo, íbamos a Buenos Aires por reuniones de dos horas, eso no vuelve. Si bien el contacto humano sigue siendo importante, máxime en una actividad donde las relaciones interpersonales juegan un rol preponderante, pero se seleccionará mucho más a dónde, cuándo y por qué viajar. Aprendimos que se pueden hacer cosas sin estar físicamente presentes. 

La pandemia también nos dio más tiempo para capacitarnos, con formatos no formales, pero con acceso a charlas y encuentros con profesionales que antes no podíamos acceder tan fácilmente. En nuestro caso trabajamos principalmente temas financieros. 

Las expectativas para el mercado de camiones dependerán mucho de que haya importaciones, además de cómo se comporta el clima para la próxima cosecha. Si las condiciones son favorables, se espera crecer un 25-30% más que este 2020, que fue el año más bajo. Para tener idea, Argentina tiene un mercado de 17.000 unidades nuevas por año; este 2020 apenas llegaremos a las 7.000; así que creciendo un 30% más en 2021 seguiremos por debajo de los promedios del país. 

La principal preocupación está en poder importar. Después, qué pasará con el tipo de cambio y la inestabilidad que haya. Para quienes vendemos bienes de capital eso complica mucho. Por último, el tema de financiamiento en moneda local y las tasas que tenga. 

¿En qué mundo viven los políticos?
Felipe Berruhet, Presidente de Cooperativa Aranguren COOPAR