“Como sociedad no le exigimos a los políticos la madurez para resolver los problemas”

Paraná / Haimovich SA

Ramiro Reiss: Presidente de Haimovich SA. Haimovich es concesionario oficial Toyota y Volkswagen en Entre Ríos con locales en Paraná, Concordia y Concepción del Uruguay.

El 2021 fue un año difícil donde tuvimos que resolver nuevos problemas. Hubo más demanda que oferta y la restricción tuvo varios motivos. La primera fue la falta de dólares en el país que limitó las importaciones de vehículos para algunas marcas; la segunda, los efectos del COVID que dejó faltantes de autopartes por problemas de producción en todo el mundo. El caso emblemático, es el de los semiconductores, donde se estima una pérdida del 10% de la producción mundial. A eso, se suma otro gran tema a nivel mundial que es la logística y los plazos para proveerse. Nos tocó lidiar con todo eso que nunca habíamos vivido. En lo particular sobre nuestro Grupo, respecto a lo que fue 2020 con el aislamiento por la pandemia, crecimos un 8% en venta de unidades y las marcas con producción local permitieron crecer más porque no se basan en la importación. Nosotros mejoramos respecto a 2020, pero había sido un año muy malo, por lo que este 2021 apenas alcanza para ponerle 7 puntos. 

Hoy estamos dedicados a la coyuntura en las dos terceras partes de nuestro tiempo. Estamos totalmente fuera de foco de nuestro negocio. También, al no tener tantos productos para vender, nos enfocamos en cómo lidiar con esta circunstancia, en la inflación, en cómo mantener y cuidar el capital de trabajo, principalmente cuando estas pesificado, aunque el valor de los insumos crece por encima de la inflación. 

Respecto al nivel de actividad, tenemos que diferenciar post venta de ventas. En post venta, el año pasado caímos a un 30% de la actividad y este año estamos llegando al 90% de los niveles prepandemia. Ni 2020 ni 2021 achicamos personal. Mantuvimos toda la gente porque sabemos de su importancia y el tiempo que lleva capacitar colaboradores. Incluso en ventas se mantuvo el plantel de vendedores y administradores y ahí sí estamos ocupando solo el 40% de nuestra capacidad operativa. El año que viene mantendremos la planta de personal y sumaremos alguno más a partir del nuevo servicio de chapa y pintura para los clientes de nuestras marcas. Para eso tomaremos una o dos personas en este nuevo taller que haremos en forma directa. 

Las terminales estiman que 2022 será un año similar a éste con un pequeño crecimiento del 10-15% y que dependerá de las variables macroeconómicas de disponibilidad de dólares y acuerdo con el FMI. En nuestras expectativas quiero ser optimista, esperamos que sea mejor. Será muy difícil porque los problemas estructurales siguen siendo los mismos y no se han resueltos. Venimos de dos años de bajo nivel de actividad. En Argentina los volúmenes normales de patentamiento son de entre 650.000 y 700.000 autos por año. En 2019 caímos de 800.000 vehículos que se habían comercializado en 2018 a 450.000. En 2020 y con la pandemia, el número de patentamientos se desmoronó a 340.000 que ha sido el piso; y este 2021 apenas creceremos a 380.000 unidades con todas las restricciones que hubo. Ya hay una demanda retrasada y una necesidad de recambio de vehículos. El parque automotor se ha envejecido. Después están las posibilidades reales y hoy cuesta más adquirir y llegar a un auto nuevo. Con más estabilidad y algunos créditos que siguen existiendo a tasas menores de la inflación, podría haber alguna recuperación, pero la gente ha perdido capacidad de ahorro para pagar una cuota. 

La salida la conocemos todos.  Como sociedad no exigimos a los políticos la madurez que deben tener para resolver los problemas. El Estado tiene un tamaño y una ineficiencia en los gastos enormes, y hasta que no se resuelva esa cuestión y no se pongan reglas de juego claras y perdurables, es muy difícil que logremos recuperarnos. El problema argentino no es económico, sino político. Es muy difícil consensuar pautas esenciales de cumplimiento a largo plazo. Hasta que la sociedad madura no exija esos acuerdos, seguiremos en estos sube y baja eternos. 

“La Argentina sólo puede desarrollarse en base a la industrialización”