“Buen año, el pollo fue la proteína animal más económica”

Pronunciamiento / FADEL SA

Adrián Tournour: Presidente de Fadel SA. Frigorífico avícola.  Empresa dedicada a la cría y venta de pollos parrilleros y porcinos.

Si vemos el contexto general no fue un mal año. Nuestro rubro es comida y se mantuvo estable. Vendemos un producto que reemplaza a la carne vacuna, principalmente en estos últimos meses en que esta carne tomó impulso en su precio. Por lo tanto, el pollo fue la proteína animal más económica y se marcó la mayor diferencia histórica entre una y otra. Después, fue un año en el que sobrevivimos. Nuestra empresa es bastante eficiente y al ser chicos y poco burocráticos nos pudimos acomodar más rápido a cada una de las diferentes circunstancias que se fueron presentando. 

Lo peor ha sido el tipo de cambio. Podríamos estar exportando muchísimo más porque los precios internacionales se recompusieron. Pero la logística y los paros que se dieron en los puertos durante varios meses es un problema cada vez más grave. Después, los costos energéticos. Si bien en dólares pueden ser baratos, impactan muy fuerte en la estructura de costos, tanto la electricidad como el GLP para la calefacción de los galpones de pollos. Y el otro gran problema son las limitaciones para girar divisas al exterior para la compra de insumos y maquinarias. Esto se marcó más en este último cuatrimestre. 

Creo que estamos mucho más en la coyuntura que pensando en nuestro negocio a largo plazo. La normativa cambia todos los días y la parte burocrática demanda cada vez más tiempo y más personal, así y todo, no se llega a estar al día. El 80% de mi tiempo es coyuntura. 

Terminamos el año con una capacidad operativa del 80%. Tenemos para crecer más en la planta de faena, pero al no haber créditos no se puede crecer más con la construcción de nuevos galpones de pollos con la última tecnología que son necesarios. Lo que hacemos es con recursos propios y el objetivo es mejorar la eficiencia de producción. En cuanto al personal mantuvimos el plantel y seguirá así en 2022, que será un año de amesetamiento. 

Creo que el año próximo será extremadamente difícil y complejo, incluso más que este que termina. Como empresa somos optimistas por naturaleza. Venimos creciendo en la porción de mercado, sumando tecnología y más valor en los productos que hacemos. Las preocupaciones son varias y pasan por los costos de la energía (de todo tipo: combustibles, eléctrica y gas). Si eso sigue subiendo nos va a pegar fuerte. Junto a eso, la inflación que es un tema muy serio, como la parte social, que no se desmadre el país. 

La salida de esta crisis es a través de la educación; es a largo plazo, pero es el camino necesario. Después, con trabajo y más trabajo, nada más que trabajo. Con planes no vamos a ningún lado, ya está largamente demostrado.

“Nuestro gran desafío hoy es retener nuestro talento”