“Argentina se la tiene que hacer más fácil a los emprendedores”

Paraná / Heredero Gin

Tomás Jaime: Socio Gerente de Heredero Gin. Fábrica de gin con carácter cítrico que comenzó a producirse en La Paz y hoy está levantando su complejo industrial y turístico en Paraná.

Cerramos un año muy productivo de crecimiento mensual a niveles que no se habían visto años anteriores. Superamos los obstáculos como el desabastecimiento de insumos y lo cerramos lanzando la nueva imagen de la marca renovando etiquetas, botellas y tapones, todo con un nivel premium internacional y posicionándonos con uno de los productos mejor presentados en cuanto a estética de Latinoamérica. Este año nos deja proyecciones muy importantes para el que viene al haber podido comenzar la obra para la nueva planta industrial de Heredero, que contendrá también toda una parte turística con hotelería, restaurante y cava entre otras cosas. Venimos bien, ya está toda la parte del subsuelo casi terminada y esperamos para finales del año próximo poder inaugurarla. Es un proyecto ambicioso y tiene mucha calidad y detalles. Además, necesitamos mayor capacidad de producción porque hoy estamos al límite de nuestro rendimiento. 

El principal problema que tuvimos en el año, fue el abastecimiento de insumos, principalmente botellas, y lo solucionamos trayéndolas de China y desarrollando en ese país el nuevo envase que es el que lanzamos al mercado en estos días. Después, entre mayo y junio cuando hubo restricciones por la pandemia, la situación estuvo más dura.

Creo que el 2022 será un año mejor. En el 2021 nos propusimos dos cosas determinantes, por un lado, fue estar listos con la nueva imagen y por el otro, tener botellas para este verano. Somos la única fábrica que tenemos todo para la temporada. Para 2022 hay dos objetivos fundamentales que enfocaremos: primero, inaugurar la nueva casa de Heredero y segundo, comenzar a exportar al mundo. Hay varios importadores y países interesados. En Sudamérica, USA, Canadá y algunos europeos como España y Portugal. No queremos mandar un contenedor y que se las arreglen. La idea es ir y trabajar la marca en cada destino con degustaciones y eventos para poder ponerlos en góndola y garantizar la rotación del producto. 

Nos preocupan los factores económicos que exceden a nuestras decisiones y el abastecimiento de insumos para el producto. Nuestra botella la estamos produciendo en China, por lo tanto, las importaciones son una preocupación. Ese nivel de desarrollo no se fabrica en Argentina porque es un monopolio del vidrio. De igual manera estamos haciendo un desarrollo para producir la botella en el país, pero cuesta mucho dinero entre molde y desarrollo. Después hay que hacerlo, sacar turno y fabricar 200.000 botellas como mínimo. Sabemos que traerlas de China es complicado y tenemos que tener un proveedor más cercano y ojalá sea en la Argentina. Por eso ya estamos trabajando, pensando a 2 o 3 años. Esto requiere tiempo, recursos y dedicación.

Argentina se la tiene que hacer más fácil a los emprendedores. Hay que consensuar, dialogar y ayudar. Nunca pedimos nada. Lo único que necesitamos es que nos faciliten las cosas y nos escuchen. Pagamos muchos impuestos, ayudamos al país a generar trabajo. Creo que nos tienen que hacer las cuestiones más simples y hacer de este país más predecible en el largo plazo, tanto con las políticas públicas como con la economía, porque eso nos permitiría proyectarnos en diferentes mercados. Hoy no sabemos a cuánto estará el dólar el año que viene. ¿Qué pasará en dos años? ¿Tendremos el producto para exportarlo dentro de dos años? ¿Podremos venderlo al exterior y sostener los mercados que consigamos hoy? Eso necesitamos, algo de previsibilidad. La escasez de dólares se soluciona incentivando a que exportemos y tengamos las certezas de que podremos seguir haciéndolo en el tiempo. 

“Necesitamos continuidad para trabajar”