“Argentina necesita formalizar más la economía”

El Espinillo / La Rosalía

Laurentino López Candioti: Presidente de La Rosalía SA. Empresa agropecuaria y único tambo del país habilitado para exportar a la Unión Europea y certificaciones de bienestar animal.

En la empresa nos afectó la economía y la sequía. Si bien hubo una recomposición del precio del litro de leche, la devaluación hace que siempre corramos dos o tres meses detrás. Tuvimos que bajar la inversión y sacar créditos en pesos para industrializar el tambo. Pero las inversiones grandes, con créditos en dólares que teníamos previstos, quedaron todas frenadas. La falta de previsibilidad afecta la inversión. En la Argentina están calentando la ranita a 90 grados, por eso nadie saltó.

El problema de nuestro sector es que cobramos en pesos y tenemos los insumos en dólares. Pero la dificultad aparece cuando el precio de los insumos deja de correr por el dólar oficial y suben por algunos de los paralelos. La rentabilidad de la empresa pasa por stockearse a tiempo, financiarse en pesos y buscar rebajas por compras por cantidad. En la campaña de maíz, la compra anticipada de semillas y fertilizantes implicó un ahorro de los costos del 50% en dólares. Hoy en el campo son más importantes los contadores y asesores financieros que los ingenieros agrónomos y veterinarios. Los primeros son lo que te salvan el negocio o te llevan a la quiebra.

El tambo está trabajando a un 100% de su capacidad. Por los costos actuales, estamos graduando mes a mes la inversión en alimentación y el nivel de productividad, pero vemos que vamos hacia una reducción. Hay problemas puntuales como el precio del gasoil mayorista, que antes era un 8% menor al precio del surtidor. Ahora está al mismo nivel y con cupos de compra.

En cuanto a personal, el tambo nuestro tiene personal muy calificado y el costo es sólo del 8% por lo que no vamos a disminuir en cantidad. Pero las expectativas para el año que viene son muy malas, porque con la crisis cambiaria es difícil manejarse. El sector tiene los mismos insumos que la producción agropecuaria, pero nosotros vendemos en pesos. Nuestra moneda de cambio es el litro de leche y nunca podemos alcanzar la suba inflacionaria. 

Las preocupaciones para el año que viene son políticas. La falta de previsibilidad y de seguridad. Para salir de la crisis necesitamos un parlamento fuerte, con mucha discusión política, pero enfocados en los problemas prioritarios de la Argentina. El acuerdo con el FMI es importante, pero veo que el gobierno quiere pagar, pero no tiene con qué y eso complica el panorama.

“Argentina necesita formalizar más la economía”