“Argentina necesita formalizar más la economía”

Paraná / Leiva Hermanos

Juan Ignacio Leiva: Gerente Comercial de Leiva Hermanos. Corretaje de cereales, logística, mercado de capitales, seguros y cajas de seguridad con expansión a todo el país.

Ha sido un año duro, difícil, pero termina siendo bueno para nosotros. La gestión y el trabajo de la empresa es la que logra transformar todas las dificultades en un buen año. La normalización después de la pandemia también ayudo. Si bien siempre estuvimos en movimiento, incluso en plena pandemia, este año se fue normalizando y generó un mayor circulante, un humor diferente en la gente y una mecánica de negocios distinta. El precio de los granos también ayudó, a pesar de que si los medimos en términos de dólares reales sea mucho menor. A eso se sumó la buena cosecha y, sobre todo, la gestión de nuestro negocio. El año es de 8 puntos y podría haber sido mucho mejor. 

Los problemas son crónicos para nosotros: primero, la cuestión regulatoria que nos afecta directamente porque cambian las reglas en forma continua, lo que nos quita todo tipo de previsibilidad en ese contexto. Y segundo, la inflación; el alto nivel inflacionario impacta directamente en costos y hace que orade todos los márgenes de rentabilidad.

El tema de la coyuntura y el negocio en nuestra compañía lo tenemos bien estructurado y nos tomamos los tiempos para desarrollarlo. Pero este año en particular, los cambios regulatorios se llevaron mucho de nuestro tiempo, frenaron proyectos y desarrollos. Salieron constantemente normativas que iban cambiando la forma en que podemos operar y nos demandaron más tiempo del que quisiéramos. Cuando se quiere apretar el acelerador y salen normas que van en contra de lo que estas planificando o que cambia diametralmente la forma en que operas, no podés tomar decisiones hasta que se aclara ese panorama, ya sea para uno u otro lado. 

La empresa está en una constante expansión y búsqueda de nuevos negocios. Entonces siempre estamos buscando gente para que acompañe cada cosa que estamos emprendiendo. Eso hace que la exigencia de recursos humanos y económicos sea constante. Tomamos gente este año y seguramente seguiremos incrementando el año próximo, al menos es la idea y está en los planes… pero nunca se sabe. Planificamos nuevos desarrollos, ampliando sucursales, agencias y unidades de negocios. Queremos seguir expandiéndonos y todo lo que sea necesario para ser más productivos. 

2022 será un año tan difícil como el que pasó. Complejo. Tendrá muchas cuestiones por resolver, lo que se dificultará más con el alto nivel de inflación proyectado, principal de los problemas. Pero bueno, cuando decidimos invertir es porque somos optimistas de cara al futuro, y ese es el combustible que nos mueve cada día. 2022 podría ser un año de 9 puntos si nos dejan y si no hay tantas trabas… Creo que el acuerdo con el FMI va a llegar, pero los escenarios con o sin acuerdos son totalmente diferentes. Necesitamos créditos, para eso es el acuerdo.

Creo que Argentina necesita pensar más en la formalización de la economía, generación de empleo y educación. Nunca se habla de la informalidad de la economía que tenemos; ir por ese camino nos llevaría a una presión impositiva menor al haber mayor cantidad de aportantes. Además, es elemental para generar un ambiente propicio para los negocios. El empresario, por naturaleza propia, siempre quiere invertir, desarrollarse y crecer. Es parte de su ADN.

“El que puede crece en otro lugar. Y el que no, decrece en Argentina”