Agrolac Paraná y 40 años al servicio del sector lácteo
Aniversarios
Entre fines de 1979 principios de 1980 inició sus actividades Agrolac Paraná, una empresa que entendió las necesidades que demandaba el sector lácteo de la región. Francisco Laporta es el fundador y responsable de la firma. 

¿Cómo arrancaron?

En los inicios procuramos atender desde la actividad primaria hasta la Industria, con servicios integrales. Con el pasar de los años la actividad sufrió una fuerte transformación, con el cierre de tambos chicos y la concentración en importantes establecimientos de mayor producción en forma más intensiva. Algo similar ocurrió con las plantas elaboradoras de productos lácteos que se fueron tecnificando, incrementando los volúmenes e incorporando nuevos productos, para lo cual sus requerimientos de servicios e insumos fueron en aumento.

¿Eso les exigió acompañar ese crecimiento y ampliar la gama de productos?

Si bien fueron graduales, los acompañamos con la incorporación de técnicos para la atención de los nuevos equipos y profesionales en el rubro de alimentos, para el desarrollo de los productos que comercializamos, fundamentalmente CHR Hansen, líder en el rubro de alimentos, al igual que 3M en la parte de microbiología. Correlativamente incorporamos más vehículos para la logística acorde con el requerimiento de clientes. A todo eso le sumamos las inversiones en las cámaras de frío en nuestras instalaciones, necesaria para preservar la calidad de los productos que comercializamos.

Entre Ríos sigue aportando el mismo porcentaje que hace años en la lechería nacional, ¿Cómo ven el sector ustedes?

Si bien Entre Ríos históricamente aportó un 4% de la producción nacional, ha experimentado en estos últimos años una evolución importante con incorporación de tecnologías, tanto en tambos como industrias, que requieren mejores servicios. Lamentablemente no siempre esas inversiones son acompañadas por políticas públicas. Es más, las tremendas cargas impositivas son una limitante de futuros proyectos. En lo que a nosotros respecta, nos genera permanentes desafíos para seguir brindando servicios a clientes actuales y ampliando atención a otras provincias.

Cumplir 40 años, y en estos últimos de Argentina, no es poca cosa, ¿no?

Hasta creo que es mérito doble… En estos 40 años sobrellevamos distintas situaciones económicas y políticas, todas complicadas. Pero con transparencia, responsabilidad y valores, logramos un reconocimiento en el sector que nos permite seguir vigentes junto a un equipo de trabajo que valoramos y es parte del resultado. 

La continuidad está garantizada con la segunda generación ya inserta en la empresa…

Hoy están dando continuidad a la empresa mis hijas, Luisina (ingeniera agrónoma) y Florencia (licenciada en nutrición), que mantienen la impronta que nos dio origen y seguramente renovarán las formas, adaptándose a los nuevos tiempos. Estos momentos nos permiten sentir el reconocimiento de clientes y proveedores. Todos, de alguna manera, han realizado su aporte para que nuestro objetivo pueda concretarse y mantenerse en el tiempo. La tecnología ha contribuido a mejorar los procesos y su adaptación debe ser permanente, para dar continuidad a cualquier proyecto. 

Mamprin & Scévola cumple 25 años junto a Volvo
Aniversarios