¿A quién vas a elegir?
(S)elecciones

Desde hace tiempo, poco se habla en política de qué es lo que proponen los candidatos; y mucho menos de sus recorridos personales, de dónde vienen, de cuál es la formación que tienen, y de qué han trabajado a lo largo de sus vidas.

Por Santiago Pidone

¿Cómo hacen para dedicar meses enteros de sus vidas a las campañas políticas, viajes, recorridas y todo tipo de actividades en las que solemos verlos? ¿Cómo se sustentan?, o ¿cómo, en un país marcado por las crisis económicas, ellos sí han podido progresar en sus cuentas personales? 

A continuación, un repaso por la vida de los actuales candidatos que se proponen para llegar al Congreso de la Nación. Cargos y funciones anteriores, domicilios, cambios de jurisdicciones y domicilios, licencias y empleos estatales que les permiten vivir de campaña y sostener a sus familias; empresas, trabajos y patrimonios. 

Frente de Todos, PJ


Enrique Tomás Cresto, nació el 26 de marzo de 1976 y es, antes que nada, hijo y nieto. Su madre Laura Martínez Pass, ocupó el cargo de Senadora Nacional entre 2003 y 2007. Su padre es Juan Carlos Cresto, quien fuera diputado provincial, senador provincial e intendente de la ciudad de Concordia, en un raid de cargos electivos entre 1987 y 2007, y que solo se vio interrumpido en el periodo 1999-2003; su actividad pública no cesó y fue presidente de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande (2010-2015), para luego, en 2016, asumir como funcionario municipal. Juan Carlos es hijo de Enrique Tomás Cresto, gobernador de la provincia de Entre Ríos entre 1973 y 1976. 

Se puede decir que “Enriquito” -como lo llaman quienes conocieron a su padre y su abuelo-, es todo un nacido y criado gracias al Estado.

Enrique Tomás (nieto), egresó de la Universidad Nacional del Litoral con el título de abogado en diciembre de 1999, y rápidamente consiguió un cargo, como asesor legal primero y luego como Juez de Paz, en el municipio de Estancia Grande.

A partir de 2003 siguió la dinastía patriarcal (o pyme familiar) de los cargos electivos cuando se convertía, con tan solo 27 años, en Diputado Provincial. 

Cuatro años después, finalizado su mandato, Cresto hizo su primera gran apuesta cuando en las elecciones de 2007 acompañó en la fórmula a Julio Solanas, que dejaba la intendencia de Paraná y buscaba suceder a Jorge Busti como gobernador. Sin la bendición bustista, la fórmula fue con “armado propio”, bajo el sello “Frente para la Victoria y la Justicia Social” (la famosa “lista 100”), y obtuvo el tercer lugar con 18% de los votos. No pasó mucho tiempo y se limaron las asperezas que enfrentaron a los Cresto con Urribarri, y Enrique Tomás recibió un cargo a medida, de esos que se hacen para “hacer política”: el (entonces) gobernador Sergio Urribarri lo nombró Secretario de la Gobernación para la región de Salto Grande. 

En 2011 fue electo Senador por el departamento Concordia. En ese momento, el cargo antes mencionado que fue “por” y “para” Cresto, desapareció de la orgánica provincial.

Cuatro años después, en 2015 fue elegido intendente de su ciudad natal, cargo que renovó en 2019 y que solo ocupó unos pocos días, ya que, al poco tiempo de comenzar su segunda gestión, pidió licencia al cargo de intendente y asumió como Administrador del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA). Durante 18 meses ha dedicado gran parte de su gestión -y nuestros recursos- en hacer campaña, beneficiando a distintos municipios entrerrianos con la “bajada” de obras de agua y saneamiento.

Este año Cresto jugará una nueva elección, en la cual se garantizó tener otro cargo hasta el 2025, al encabezar la lista que -cualquiera sea el resultado para el oficialismo- será primera o segunda minoría. 

Esto también le permitirá continuar cómodamente su proyecto hacia la gobernación en el 2023, donde podrá jugar una vez más manteniendo posiciones de privilegio. 

En el peor de los escenarios, si el Frente de Todos resultara tercero en la elección, podrá continuar como administrador del ENHOSA, y si el presidente Alberto Fernández decidiera removerlo de su cargo, todavía tiene guardado su lugarcito como Intendente de su Concordia natal.


La segunda candidata es Ana Carolina Gaillard. Nació el 12 de octubre de 1981 en la ciudad de General Campos. Al finalizar sus estudios secundarios se trasladó a la ciudad de Buenos Aires y en julio de 2006 se recibió de abogada en la Facultad de Derecho de la UBA. 

En diciembre de 2007 ingresó a la Cámara de Diputados como asesora, cargo que desempeñó hasta 2011. En 2009, tras haberse radicado legalmente en la Capital Federal, fue candidata a diputada en el décimo puesto de la lista que encabezó Carlos Heller, pero no resultó electa.

A finales de 2011, Gaillard fue designada como Representante del Gobierno de Entre Ríos en la Capital Federal, estando al frente de la Casa de Entre Ríos. Dos años después, en 2013, secundó a Eduardo Laurito en la lista para diputados nacionales y resultó electa. En 2017 buscó su reelección como diputada, ocupó el cuarto lugar en la lista y los votos no fueron suficientes para acceder al escaño.

No ingresó al Congreso, pero igual fue premiada. Se integró al funcionariado de Gustavo Bordet siendo designada como secretaria de Turismo y Cultura, tras la reestructuración del organigrama y la disolución del Ministerio de Turismo. En este cargo estuvo hasta diciembre de 2019, cuando Juan José Bahillo dejó su lugar en la cámara baja nacional y Gaillard lo reemplazó. 

El movimiento se alineó también con los proyectos de la vida privada de Gaillard que, en marzo de 2020, dio a luz a Felipe, fruto de la relación que mantiene con el diputado por la provincia de San Luis, Nicolás Rodríguez Saá, pudiendo asentar la familia unida en la Ciudad de Buenos Aires.

Por haberse desempeñado en tantos cargos nacionales, Gaillard tuvo que cumplir con las exigencias de la Ley 26.857 -que regula la ética en el ejercicio de la función pública-, presentando sus declaraciones juradas de bienes. La primera Declaración Jurada disponible es de 2012: con 31 años, Gaillard ya contaba con una vivienda propia en la ciudad de Buenos Aires de 25m2, que había adquirido mediante un crédito hipotecario otorgado por el Instituto de Vivienda de la ciudad de Buenos Aires y un automóvil Volkswagen Gol año 2012 que había adquirido mediante un plan de ahorro. Ya en 2019 -último año de la cual la Declaración Jurada es pública-, el patrimonio de Carolina Gaillard se componía por un departamento de 69 m2 en el barrio porteño de Villa Crespo e inversiones en un fideicomiso para la adquisición de un departamento en la capital entrerriana.


Tomás Ledesma es el tercer candidato con expectativa de ingresar al Congreso de la Nación. Nació en Paraná el 27 de diciembre de 1994. Su padre, el médico veterinario Claudio Ledesma, se ha desempeñado en distintos cargos dentro del Ministerio de Producción de la Provincia, tanto en las administraciones de Urribarri como en las de Bordet, y es actual director de la Unidad de Gestión Local del PAMI en Entre Ríos. Tomás Ledesma tiene 26 años, egresó en 2012 del Colegio La Salle de Paraná e inició sus estudios universitarios en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral. Durante su adolescencia comenzó a militar en la agrupación La Cámpora, “cautivado por la figura de Néstor y Cristina Kirchner”, afirma.

Desde 2016 a 2019, Ledesma trabajó como asesor en el Honorable Consejo Deliberante de la Ciudad de Paraná. Durante esos años Stefanía Cora fue concejal, quien también está referenciada en el espacio de La Cámpora. 

En enero de 2020 fue promovido al Ministerio del Interior de la Nación, cuando asumió al frente del organismo otro camporista, Eduardo “Wado” de Pedro. 

Ledesma fue designado como Coordinador para la Región Centro de la Dirección Nacional de Relación con los Municipios de La Subsecretaría de Relaciones Municipales de la Secretaría De Municipios Del Ministerio Del Interior. El cargo es una cuarta línea en el organigrama del ministerio, y ha sido designado con una remuneración Nivel B - Grado 0 dentro de la escala salarial estatal, que fue otorgada de manera excepcional, ya que no cumple los requisitos de tener título de grado universitario o terciario y experiencia laboral de 3 años luego de la titulación. 

De lo que se conoce públicamente de las acciones de gestión de Ledesma, es difícil encontrar actividades en las provincias de Santa Fe y Córdoba y se ve un 90% de sus acciones centradas en recorrer la provincia de Entre Ríos. Entre sus actividades se encuentran reuniones con intendentes, firmas de acuerdos y convenios y bajada de recursos para adquirir equipamiento, insumos o bienes de capital. Por su trabajo, para el cual no cumple los requisitos, Ledesma recibe una retribución del estado que ronda los $160.000.

Juntos por Entre Ríos

LISTA A


Rogelio Frigerio, nació el 7 de enero de 1970 en la ciudad de Buenos Aires y es, por cierto, el más nuevo de los entrerrianos que aspira a representar a sus pares en la cámara baja nacional. Es que Frigerio se radicó legalmente en la provincia en los últimos años, cuando fijó domicilio en la ciudad de Villa Paranacito, donde es propietario de varios inmuebles de uso rural desde 2015.

Frigerio es licenciado en economía de la Universidad de Buenos Aires y tuvo dos marcados pasos por la política. El primero, durante el menemismo; y luego, con el PRO en 2011. 

En 1994 obtuvo su primer empleo en el sector estatal, cuando comenzó a trabajar en la Dirección Nacional de Políticas Regionales de la Subsecretaría de Programación Económica Regional del Ministerio de Economía. En 1996 fue designado como Subsecretario de Programación Económica y Regional y director del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial. Luego, en 1998, fue designado como secretario de Programación Económica hasta 1999, cuando fue el fin de la era menemista y también de la primera etapa política en la vida de Frigerio.

En el periodo entre 2000 y 2011 estuvo dedicado a la actividad privada. Fue director ejecutivo de la Consultora Economía y Regiones con Alejandro Caldarelli, con quien había trabajado en la administración menemista. 

El regreso a la política de Frigerio fue en 2011, cuando aún tenía domicilio en la ciudad de Buenos Aires, y fue electo como legislador porteño, cargo que ejerció hasta 2013 cuando fue postulado por Mauricio Macri para ocupar el cargo de presidente del Banco Ciudad, y al cual fue promovido por votación unánime de la legislatura que integraba como miembro. Estuvo al frente del Banco Ciudad hasta 2015 cuando se integró a la gestión de Mauricio Macri como Ministro del Interior. 

Si todo se da conforme a los pronósticos, Frigerio volverá nuevamente a la actividad pública como diputado nacional por la provincia de Entre Ríos, en diciembre próximo.

Su última declaración jurada pública es de 2016. El patrimonio de Frigerio se componía en ese momento de varios lotes de uso rural en la localidad de Villa Paranacito, un departamento de 400 m2 en la ciudad de Buenos Aires y es socio de varias empresas, algunas con actividad en la provincia. Entre ellas se destacan Economía y Regiones SA desde 2002; Iba Ete SA dedicada a la explotación forestal desde 2004; inversiones Alto Delta SA, dedicada a la actividad inmobiliaria; El Guasuncho SA, dedicada a la actividad agropecuaria; y Nogales de Entre Ríos SA, dedicada a la producción de pecanes.


Marcela Ántola, nació en Gualeguay el 2 de noviembre de 1964. Es hija de Nicolás Ántola, quien fuera defensor público y juez provincial. Ántola es otro de los nombres “nuevos” que aparecen en los armados de los dos partidos mayoritarios para la provincia. Terminados sus estudios secundarios, en los albores de la vuelta a la democracia, comienza su militancia en el partido radical y también sus estudios de medicina en la ciudad de Buenos Aires, que no culminaría.

Marcela Ántola es actualmente concejal de su ciudad natal, a la que volvería a radicarse en 1994. Su actividad como representante electa comenzó en 2015, cuando ocupó el tercer lugar en la lista acompañando a Federico Bogdan, y renovó banca en 2019, esta vez fue segunda en la lista. 

Pareciera que el desconocimiento de las figuras políticas de los partidos tradicionales es una virtud. Rápidamente se construyó –en torno a la figura de Marcela Ántola- el discurso que busca identificarla entre los comerciantes y pequeños empresarios. Esto se debe a que es propietaria de una zapatería. “Como comerciante quiero decirles que sé que la situación es muy difícil. Pagar un alquiler y la carga impositiva se hacen insostenibles. Por eso estamos acá, para que desde el congreso encontremos ayuda para todos los que la están pasando mal”, fueron sus palabras al presentar la lista. 

La candidata es monotributista categoría B. Hasta días antes del cierre de listas se la vio activa en redes sociales publicitando su comercio. 

En diciembre próximo –si se cumple la mayoría de los pronósticos- se convertirá en diputada nacional, y deberá darle dedicación total a esta función. Seguramente, destinará parte de su dieta al sostenimiento de su comercio, al menos hasta que la situación mejore y aumenten las ventas.


Atilio Benedetti nació en Larroque el 1º de enero de 1955. Se recibió de licenciado en Bromatología y en 1980 fundó Tierra Greda, una empresa dedicada al rubro agroalimentario y uno de sus principales activos.

En 1983 fue elegido como vocal de la Junta de Fomento de Larroque e iniciaría un recorrido político que lo vería integrando una y otra vez a diferentes listas para cargos electivos. En 1987 fue candidato a Senador suplente por el departamento Gualeguaychú, en 1991 candidato a presidente municipal suplente de Larroque y en 1995 resultó electo intendente de la misma.

En 2008 asume la presidencia del Consejo Empresario de Entre Ríos. El contexto de la crisis del campo fue escenario propicio para que en 2009 fuera electo como Diputado Nacional por Entre Ríos, representando a la alianza entre la UCR y la Coalición Cívica. 

Dos años después, en 2011, mientras se desempeñaba como Diputado Nacional, se postuló por primera vez como candidato a Gobernador, en una elección donde Sergio Urribarri buscaba renovar su mandato y las chances de Benedetti de hacerse con la gobernación, eran nulas. Obtuvo el 18% de los votos y continuó con su cargo de Diputado hasta 2013. 

Finalizado su mandato en diputados, Atilio Benedetti buscó en 2013 convertirse en Senador Nacional, pero nuevamente su performance electoral estuvo cercana al 20% de los votos y la banca por la segunda minoría se la llevó la sociedad que el PRO hiciera con el bustismo, resultando electo Alfredo de Angeli. En 2015 tuvo que deponer su pre candidatura a gobernador de Entre Ríos ante Alfredo De Angeli, y como recompensa, fue nominado como director del Banco Nación durante los dos primeros años del gobierno de Mauricio Macri.

En 2017 volvió a encabezar la lista de candidatos a Diputados Nacionales y obtuvo el cargo. Dos años después se volvió a postular a gobernador, en otra elección con muy pocas chances. Esta vez alcanzó el 35% de los votos. 

Ahora busca renovar la banca obtenida en 2017, habiendo cedido al dirigente del PRO el primer lugar que supo ocupar varias veces en la última década, y deberá convertirse en la primera minoría para volver al Congreso nacional como diputado.

LISTA B


Pedro Galimberti nació el 22 de agosto de 1970 en Chajarí. Estudió derecho en la Universidad Nacional de La Plata y egresó con el título de abogado, profesión a la que se dedicó junto con la actividad agropecuaria. Ocupo cargos de secretario y vice presidente en la Sociedad Rural de Chajarí.

Galimberti tiene trayectoria en la UCR y en cargos públicos. En 2003 fue electo concejal de Chajarí y en 2007 jugó dos elecciones, por un lado, buscó ser intendente de su ciudad y por otro se ubicó en el décimo lugar de la lista a convencionales constituyentes. Respondía al espacio Coalición Radical de Fabián Rogel y quedó afuera de la reforma constitucional de 2008 porque al radicalismo solo le alcanzaron los votos para sumar nueve convencionales.  

En 2014, y de cara al 2015, fue parte del equipo de campaña de Fabián Rogel para la gobernación. El proyecto de Rogel no pudo ser, pero rápidamente ambos unieron fuerzas con la tercera vía que proponía el massismo y lideraba en Entre Ríos Adrián Fuertes. Finalmente, Galimberti se alineó con el armado nacional UCR-PRO, pero su alianza local para quedarse con la intendencia de Chajarí fue un poco más ecléctica, reuniendo fuerzas de varios partidos y llevando como compañero de fórmula a Esteban Pezzini del Frente Renovador.

Entre 2016 y 2018 fue presidente provincial de la UCR, tras acordar con todas las líneas internas, lograr el consenso y no tener que llegar a elecciones. Desde este lugar, Pedro Galimberti buscó posicionarse para ser candidato a gobernador en 2019. Aunque insistió hasta último momento, en su ciudad Chajarí no había un nombre fuerte para sucederlo. Se dio lo esperado, la lista la encabezó Benedetti y Galimberti terminó buscando su reelección teniendo una de las mejores performances electorales de Cambiemos en 2019 superando el 60% de los votos.


Mariana Salinas, la segunda candidata en la boleta, nació el 20 de julio de 1963. Reside en el municipio de Estancia Grande y desarrolla su vida laboral en Concordia. Es escribana y se ha desempeñado a lo largo de todo este tiempo en la actividad privada. 

Salinas milita hace unos años en el PRO y llega a la lista de Galimberti y Schneider a jugar como la pata PRO. Es que representa a la línea de Roberto Niez, quien fuera candidato a intendente de Concordia y que se enfrentó a Frigerio para conducir al PRO en 2020. En esa ocasión, Salinas había sido una de las integrantes de la lista de Niez como séptima vocal. 


Darío Schneider nació el 8 de mayo de 1965, en el ejido rural de Aldea San Antonio. Luego, su familia se trasladó a Libertador San Martín y, fallecida su madre, Darío y sus hermanos se afincaron en Crespo, la que reconoce como su ciudad.

Schneider es otro de los radicales que se vio seducido por la actividad política en el regreso a la democracia teniendo como referente a Raúl Alfonsín. En 1982 se afilió al radicalismo y también tuvo militancia en la Universidad Nacional del Litoral, de la cual egresó con el título de Arquitecto.

Sus primeras armas en la actividad pública las hizo durante la intendencia de Eduardo Salcerini, en Crespo, en la que se desempeñó como director de Obras Públicas. Luego, en 1999 fue elegido por primera vez como intendente de Crespo hasta el año 2003.

En 2011 buscó nuevamente ser Intendente de su localidad. Schneider obtuvo el 33,8% de los votos, pero la intendencia fue para el candidato del PJ, Ariel Robles, que se impuso con el 35,1%. Schneider volvió a buscar la intendencia en 2015 y esta vez el resultado fue distinto, en parte gracias al frente que conformó junto a un sello vecinalista que lideraba Daniel Pfaifer, quien también había sido intendente por el PJ entre 1991 y 1995, y que integrara las listas de la candidatura de Solanas-Cresto en 2007, con la Lista 100. 

Esta elección lo encuentra a Darío Schneider transitando la mitad de su tercer mandato como intendente, tras su reelección en 2019. Si no se impone en la interna de Juntos por Entre Ríos, servirá la medición electoral como una buena encuesta para decidir qué hacer de su proyecto político para 2023.

Podemos Entre Ríos, Partido Socialista


Juan Manuel Rossi nació el 3 de agosto de 1984. En 2017 se recibió de Ingeniero Industrial en la Universidad Nacional del Litoral y actualmente es socio de Pacuar, empresa dedicada a la piscicultura.

Rossi preside el partido socialista en Entre Ríos desde 2021 en continuidad con la línea de Marcelo Haddad y Lisandro Viale, habiendo ocupado diferentes cargos internos a lo largo de los últimos años.

Este será el segundo intento de Rossi para ser Diputado Nacional. En 2019 se midió en dos elecciones, la provincial desdoblada en la que fue candidato a Diputado Provincial y la fuerza no alcanzó el 2% de los votos, y luego a Diputado Nacional, acompañando la candidatura de Roberto Lavagna a presidente. En esa ocasión se ubicaron como tercera fuerza provincial pero no alcanzó para ser tercera minoría y obtener una banca.

Partido Fe


Lucia Varisco nació el 12 de octubre de 1990 en Paraná. Es otra de las candidatas con linaje político. Es hija de Sergio Varisco, quien fuera dos veces intendente de la capital provincial y diputado nacional por la UCR. Su abuelo, Humberto Varisco, también fue intendente de Paraná en los períodos 1983-1987 y 1995-1999, mientras que su abuela, Magda Mastaglia, tuvo participación política y ocupó distintos cargos, tanto en las intendencias que presidió su marido como en las de su hijo, Sergio.

Lucía Varisco estudió derecho en la Universidad Católica Argentina y se recibió de abogada el año pasado. Durante la última gestión de su padre, entre 2015 y 2019, se desempeñó como su secretaria privada, repitiendo la fórmula que usara su abuelo, quien tuvo como secretario a su hijo Sergio en su última gestión. En 2019 cuando su padre buscó ser reelecto en la ciudad, Lucia integró la lista de la alianza Cambiemos y fue electa Diputada Provincial, cargo que desempeñará hasta 2023.

Lucia se reconoce como “radical por tradición familiar y convicción propia”, sin embargo, de cara a estas elecciones, suspendió su afiliación al partido centenario y será candidata por el Partido FE, fundado en 2013 por Gerónimo “Momo” Venegas, como un desprendimiento no kirchnerista del peronismo. En las elecciones de 2015 y 2019, el partido FE se integró en la alianza Cambiemos y a nivel local apoyó fuertemente la candidatura de Sergio Varisco. En 2019 el partido selló alianza a nivel nacional dentro del Frente de Todos, volviendo a sus orígenes peronistas. En Entre Ríos, sin embargo, jugará sólo -por fuera del Frente de Todos y de Cambiemos- llevando un apellido de historia radical como el Varisco en la cabeza de la lista.

Partido Conservador Popular


Miriam Muller nació en Villaguay el 05 de marzo de 1972. Es abogada recibida en la Universidad Católica de Santa Fe. Muller se afilió en 2016 al PRO, al tiempo en que se desempeñaba como funcionaria del gobierno de Macri. Era, en ese entonces, coordinadora del Centro de Acceso a la Justicia en Paraná, una entidad que depende del Ministerio de Justicia de la Nación.

Muller asumió públicamente su postura en contra de la ley del aborto, que se sancionó a fines del 2020 y encaro un nuevo proyecto político alineado con el Partido NOS. Tras no poder alcanzar los requisitos necesarios para constituir la fuerza a nivel provincial, Muller oficializó su candidatura con el sello del Partido Conservador Popular, que es el nuevo nombre que en 2020 tomó el partido Unión por la Libertad, que presidía a nivel nacional Patricia Bullrich, y fuera absorbido en 2018 por el PRO.

A fines de 2019 estaba todo encaminado para que el partido Unión por Libertad, distrito Entre Ríos, se fusionará con el PRO siguiendo lo que había hecho la fuerza a nivel nacional. Sin embargo, en enero de 2020 la Convención Provincial de dicho partido dio marcha atrás y tras la elección de nuevas autoridades a fines de 2020, la presidencia pasó de estar en manos de Eduardo Cantoni a Sebastián Aníbal Iglesias. Seguidamente, en Asamblea Extraordinaria, el partido cambió su nombre y logo, cambio que fue aprobado por el juez electoral el 11 de junio, días antes del cierre de listas.

Nuevo MAS


Federico Demarchi, nació el 1º de febrero de 1988 en Concepción del Uruguay. Actualmente está radicado en la ciudad de La Plata donde estudia Filosofía. Por conservar domicilio entrerriano, fue precandidato a Diputado Nacional en 2019 cuando el Nuevo MAS debutó en Entre Ríos. En esa ocasión no pudieron alcanzar el 1,5% de los votos y participar en la elección general.

Nueva Izquierda


Nadia Gisele Burgos nació en Sarmiento, provincia de Chubut, el 21 de abril de 1988. Es hija de dos entrerrianos que en 2001 regresaron a la provincia, a la ciudad de Villaguay, donde terminó sus estudios secundarios.

Burgos se radicó en Paraná para estudiar Licenciatura en Psicología en la Universidad Autónoma de Entre Ríos y actualmente se encuentra finalizando su carrera universitaria. Desde 2016 se desempeña como empleada en el Ministerio de Salud de la provincia, en la Secretaría de Lucha contra las Adicciones.

La figura de Burgos fue intercalando con la de Luis Meiners en las cabezas de listas del MST. Fue candidata en 2017 y 2019 a Diputada Nacional, y en 2019 también encabezó la lista a Diputados Provinciales, pero no pudo romper el bipartidismo provincial y ser la primera diputada de izquierda en Entre Ríos.

Cargos, licencias y privilegios

El 28 de julio, cuatro días después del cierre de listas, el presidente Alberto Fernández anunció que “los funcionarios del oficialismo que son candidatos deben dejar sus cargos”, afirmando además que es una regla ética que buscaba preservar. 

Transcurrieron unas semanas hasta que se hicieron efectivas las salidas de varios ministros del poder ejecutivo. Otros, rápidamente como el caso de Enriquito Cresto, pusieron a disposición la misma pero no se ha conocido si se hicieron efectivas o no. Lo mismo sucede con el caso de Tomás Ledesma, que “dejó el tema a consideración de sus superiores”, según expresó.

Los privilegios no distinguen color político. Si bien para los ciudadanos es esperable que quien está finalizando un cargo inicie actividades para continuar su actividad política en otro, esta elección de medio término se llenó de candidatos con doble juego a costa de quienes los eligieron hace menos de 24 meses para otra tarea ¿Buscan realmente ser representantes de los entrerrianos en la cámara de diputados o quieren seguir en sus actividades como intendentes? como es el caso de Galimberti y Schneider.

Otro de los artilugios que se ha visto –no solo en el armado entrerriano- es el de cambios de domicilio y jurisdicciones que termina dando candidatos entrerrianos a tiempo parcial, visible en dos polos supuestamente opuestos, como lo son los candidatos Frigerio y Demarchi. En esta categoría también se la podría pensar a Carolina Gaillard.

Es difícil imaginar a un empleado de comercio o industria, a un cuentapropista o empresario Pyme, desarrollando sus actividades y teniendo tiempo para encarar una campaña electoral a escala provincial. En algunos casos se constata en la realidad cuando se ven acotadas actividades de campaña. 

Otros contarán con beneficios como licenciar cargos y mantener sus haberes, como lo establece la Ley Provincial 7960. Así lo hizo Burgos en 2017. La ley permite a los empleados públicos que sean candidatos gozar de licencias de 45 días corridos previos a la elección cobrando sus salarios, en caso de participar de elecciones PASO, y otros tantos para las elecciones generales, con lo que totalizan 90 días. En término de días laborales significa el 30% del año del trabajador.

Ver la nota en formato impreso



El Comercio Exterior que viene
Criptomonedas