“A nivel general no vemos una salida clara”

Paraná / BEST SA

Diego Beltrame: Titular BEST SA. Empresa de ingeniería especializada en montajes electromecánicos y proyectos de media y baja tensión; distribuidor de materiales eléctricos.

Fue un año partido en dos. Una etapa preelectoral donde hubo menos actividad y luego de las elecciones se aceleraron todos los procesos. Es algo que vemos que se repite: los años arrancan mal y terminan cerrando bien. Esperamos que el año que viene se mejore un poco el nivel de actividad para la empresa, cerramos con esa expectativa.

El gran problema que tenemos es la falta de previsibilidad. En lo macroeconómico, en lo político, en lo laboral. Vamos viviendo el día a día: un día no hay trabajo y al otro te llueven las propuestas. Vamos paso a paso, resolviendo los problemas del día a día, con muy poca previsión. 

Nosotros tomamos nuevos empleados sobre el final del año porque tuvimos unas obras que requerían mucho personal. Por eso crecimos casi en un 40%. Pero en la primera mitad del año, habíamos achicado la plantilla de empleados. Por suerte no nos tocó despedir gente porque nuestra política es mantener al personal.

No podemos planificar mucho la empresa, aunque tenemos ciertas premisas que nos dan claridad en los pasos a seguir. Por ejemplo, en lo financiero no tomamos deuda. Vamos haciendo inversiones y renovando herramientas y tecnologías con capacidad de inversión propia. Eso nos da previsibilidad ante cualquier cambio en el escenario económico financiero. Tenemos un plan establecido en la empresa y ahora nos dedicamos a ejecutarlo. Contamos con un camino marcado y vamos definiendo qué recursos y en qué momento.

A nivel general del país, no veo una salida clara. Hace muchos años que la situación política está igual. Se maquillan los problemas, pero no hay grandes cambios. Desde la empresa nos adaptamos a cómo se trabaja, sin esperar nada de la economía en general. En lo que tiene que ver con lo crediticio no vemos que haya políticas que logre la reaparición del crédito para las empresas. La negociación o un hipotético acuerdo con el Fondo Monetario Internacional no genera expectativas de mejora. El acuerdo con el FMI no es el problema central de la economía argentina, sino que todo deviene del déficit fiscal. Inflación, deuda y empobrecimiento surgen del déficit fiscal y ahí vemos que no hay una voluntad clara de atacar esta realidad.

“La salida para Argentina pasa por la educación”