99 edificios que cambiaron la ciudad de Santa Fe

La empresa Construcciones Arditti Morgenstern, más conocida como CAM, nació como constructora y cuenta con una sólida trayectoria reconocida por potenciar y revalorizar espacios tradicionales de la ciudad de Santa Fe. Con el paso de los años son referenciados sólo con la sigla, lo que marca la potencia de su marca. Con el edificio número 100 ya proyectado hablamos con Aby Arditti, hijo de uno de los fundadores, sobre la empresa que hoy construye 16 edificios de manera simultánea y tiene otros 20 en etapa de comercialización.

¿Cómo nació la empresa?

Dos amigos decidieron crear una empresa constructora en 1991. Así, mi padre, Daniel Arditti y Sergio Morgensten empezaron con obras menores de familiares y amigos. De la reforma de una casa pasaron a una vivienda completa, y por la necesidad de darles continuidad a los empleados, se les ocurrió la idea de comenzar a construir edificios. Con el paso del tiempo se especializaron en la construcción en altura y así nace la desarrolladora. En esos años se empezó a trabajar en proyectos propios y por pedidos de terceros. Hoy CAM tiene más de 300 obras de ingeniería, 99 edificios construidos y más de 4.100 unidades escrituradas. Casi toda la estructura de la empresa está abocada a desarrollos propios, aunque todavía hacemos servicios para terceros.

¿Cuáles son los edificios principales?

Sin dudas que entre las obras más importantes tenemos que destacar el CAM 1, por ser el primero. Luego podemos resaltar, el CAM 30 en bulevar y Mitre porque fue el primer edificio en Santa Fe donde se construyó detrás de la fachada y conservando la casa, que es patrimonio arquitectónico. CAM 33, en Francia y Rioja, fue uno de los primeros edificios en torre en la ciudad. CAM 40 va de una cuadra a la otra, en Suipacha entre San Martín y 25 de mayo, con dos torres y un basamento comercial que cambiaron la fisonomía urbana de la Recoleta santafesina. Después el CAM 43 es el edificio Terrazas del Bulevar, construido para Benuzzi, que por muchos años fue el edificio más alto de la capital provincial. En el listado tenemos que poner el CAM 44 Residencias del Castelar, que es el primer “cond hotel” de la ciudad. Son departamentos con todos los servicios que tiene un hotel y que hoy sigue funcionando de igual modo, pegado al Hotel Castelar.


Ya más cerca en el tiempo, ¿cuáles fueron los últimos desarrollos?

Son varios, por ejemplo el CAM 50 en La Rambla fue el primer edificio con bajada directa al río. El CAM 52 es el primero en altura y el más alto de Rafaela. El CAM 59 Hotel Campo Colón, es el complejo del Club Atlético Colón, un lugar donde durmió Leo Messi y las grandes figuras del fútbol mundial para la Copa América que se jugó en nuestra ciudad. Eso nos llena de orgullo como constructores, podemos inflar el pecho y decir que Messi y sus compañeros durmieron en un edificio construido por nosotros. También podemos destacar el CAM 60 y 70 en Tucumán y Urquiza, las dos torres mellizas que se comunican en la parte superior. 

Además de los edificios, ¿qué otro tipo de obras se pueden destacar entre los principales trabajos de la empresa?

Vale la pena destacar la construcción de las cocheras subterráneas del Parking Alberdi, ubicadas debajo de una plaza, que también fue un desafío como obra de ingeniería. Otra obra icónica fue la primera tribuna de cemento del estadio de Colón. Se trata de la Tribuna Este que se construyó en 1995 para reemplazar los viejos tablones de madera. Son obras que tienen mucho que ver con la identidad de Santa Fe, como las que hicimos años más tarde en la Cervecería Santa Fe. Además, hemos construido escuelas, sanatorios y todo tipo de edificios.

Los desarrollos en el Puerto de Santa Fe cambiaron la fisonomía de toda la ciudad.

Sí, realmente. Los últimos desarrollos en el Puerto de Santa Fe son emblemáticos. Tanto Puerto Amarras (la primera torre), como Amarras Center son proyectos totalmente innovadores con una arquitectura de nivel internacional, que podrían estar ubicados en Miami, Puerto Madero o cualquier ciudad del primer mundo. Siempre apuntamos a la calidad. Es fundamental la conformidad del cliente para que vuelva a confiar en la empresa, y esa calidad es la llave para lograrlo. Por eso damos tres años de garantía. Si surge algún problema durante ese período de asentamiento del edificio se soluciona sin cargo. Para eso creamos hace varios años un departamento de posventa que se encarga de esto.

¿Por qué comenzaron a nombrar a edificios con nombres de ciudades?

A partir del año pasado los edificios CAM empezaron a llamarse con nombres de ciudades. Así proyectamos cuatro desarrollos que se implantan en cuatro cuadras de bulevar Pellegrini. El primero es Torre Roma, que ya se está construyendo al igual que el segundo, Torre Venecia, y luego dos más. Los proyectos toman como parte de la decoración del edificio cuestiones alegóricas a la ciudad que les da el nombre. También la empresa cuenta con la Torre Oslo, un emprendimiento con tres usos diferenciados: un bloque de cocheras, uno de oficinas y otro de residencias. Hoy parece algo muy común, pero fue pensado antes de la pandemia.


¿Por qué tanto apego con la ciudad de Santa Fe?

La empresa ha realizado edificios en Rafaela, Paraná y Rosario, pero básicamente se apunta a los desarrollos en la ciudad de Santa Fe. Los trabajos perduran en el tiempo. Uno sale por la ciudad y ve los distintos edificios CAM y es algo que regocija y llena de orgullo. Los desarrollos han logrado generar nuevos puntos de interés en la ciudad: el puerto, Alem, los edificios sobre el lago del parque del sur, la rambla o bulevar son claros ejemplos de esta transformación. Decir hoy “vivo en Amarras” tiene un significado puntual, ya que hace 10 años ese lugar era un baldío.

Un impacto urbano que genera crecimiento y empleo en la ciudad…

Claro, más allá del impacto urbano, la actividad de la construcción mueve la economía y genera muchos puestos laborales. Hoy la empresa genera más de 300 fuentes laborales y ese plantel permanente se mantiene en esos niveles en los últimos años. Creemos que el capital humano es un bien que debemos cuidar mucho y eso se logra con continuidad en los trabajos para sortear los vaivenes del mercado y los lapsos entre freno y arranque de cada obra.


¿Por qué la unión con la empresa BENUZZI?

Nosotros nos sentimos muy cómodos trabajando juntos con empresas como Benuzzi. Sentimos que nos potencia unirnos para sumar y aunar fortalezas. Para los clientes, somos dos empresas con mucha trayectoria y eso les da tranquilidad. Los vínculos se han fortalecido con el paso del tiempo y los resultados nos han confirmado que el camino es el correcto. Hoy estamos desarrollando juntos Boulevard Center, Terrazas, Torre Hipólito y seguimos trabajando en nuevos proyectos. 

Están a punto de llegar al edificio número 100, imagino que no será un proyecto más.

Estamos trabajando en una obra única que va a quedar en la historia. Prácticamente ya está cerrado el proyecto en el que trabajó nuestro mejor equipo. Creemos que el número tenía que contar con toda la experiencia y lo aprendido en todo este tiempo. En los próximos meses anunciaremos el lugar donde lo vamos a construir y las características del mismo.


¿Acto cívico o elección de personal?
(S)elección