Una casa que se pensó en cuarentena
Puesta en escena

Que sea un paisaje encantado, un interior que, al vivirlo y disfrutarlo, se sienta como una ruta para los sentidos.  Que asombre, deslumbre; que el recorrer cada rincón de la vivienda y la participación de los materiales transmitan sensaciones y emociones, y así sea un lugar placentero, donde atrape y se transforme en el refugio diario de la persona que lo habite.

Una bella vivienda que se pensó en cuarentena, aislados del todo y de todos, pensándose justamente, para cuando nos volviéramos a reencontrar, que sea el lugar de disfrute con amigos, de encuentro con la familia.



Materiales que impactan y se llevan el protagonismo del espacio, la mesa de granito lucent, donde sus vetas brillan con la luz solar que ingresa o la iluminación artificial que se diseñó para que, a la noche, sea una gran puesta en escena.

El revestimiento entablonado melamínico, que reviste e integra comedor con cocina, es el segundo material que llama mucho la atención ya que, sus vetas logran de la mejor manera, simular una madera natural. Pensé en un entablonado delicado y por eso mismo fino de ancho, logrando una pequeña separación entre tabla y tabla. 

Estos detalles, contrastando con el blanco de la melamina que se utilizó en la cocina, logran más luminosidad, ya que su orientación da al sur. Siempre es bello combinar una melamina con veta y una lisa, porque se logra que los materiales impacten y resalten más.

Cada rincón es pensando a medida, dejando lugar al diseño de amoblamiento. Las estanterías fabricadas en hierro blanco, vidrio y espejo, se pensaron principalmente, para que transmitan brillo y reflejen luz. 

Fascinación por el color, las texturas y tramas, por eso mismo el juego que se logró en los textiles, junto con los objetos de deco y obras de arte, otorgando calidez y personalizando este hogar muy especial. 


Huella personal

Dos obras de artes de una artista plástica muy especial, que se engaman con el resto de los materiales y entremezclan para fluir en el espacio, son los que dan la bienvenida a este delicado ambiente.  



Los colores, el empapelado, las luces, los textiles, el diseño de amoblamiento y la melamina elegida, junto con los detalles que se pensaron, para este espacio de descanso, lograron crear un clima cálido y acogedor, reflejando especialmente la personalidad de quien lo disfruta.

Podemos decir entonces, que se creó un dormitorio elegante, pero a la vez sencillo, con un vestidor muy amplio, dividido por el respaldo de cama que es el rey de la habitación. Luce completamente apenas se ingresa y da fondo a esta gran obra de arte. Como segundo impacto visual, lo es el “vidrio retro iluminado” ubicado en la parte superior del tapizado, transparentándose la parte de guardado, sector vestidor. 


Juego, color, una gran aventura 

“Roberta y Octavio”, son dos simpáticos personajes que participan de este espacio, pensado para los nietos de esta gran abuela. Un dormitorio diseñado para niños que van entre los ocho meses a los doce años de edad.

Me volqué en mi infancia, pensé en el dormitorio de niña que quise siempre tener, que despierte en ellos aventura, juego, inocencia, y un crecer maravilloso, gracias a la mezcla de colores, dibujos y formas. 

Que no haya diferencia de nada, sin distinción de género, que cualquier de las dos camas sea para todos y que se transforme en un rincón de ellos, de sueños, magia y cuentos. 


Por Alejandra Strottman

Interiorista

Nuevas formas de habitar
Contenedores marítimos