Tunelería inteligente, intervenciones sin romper el paisaje urbano
Tecnología

La perforación horizontal dirigida es utilizada como un sustituto de excavación de zanjas a cielo abierto, lo que evita el corte de calzadas, calles o rutas y levantamiento de veredas. Esto genera menos movimiento de tierra, menor impacto ambiental y más eficiencia en los tiempos de obra.


El sistema de perforación horizontal dirigida se realiza gracias a la tunelería inteligente, que es dirigida o direccionable. El uso de esta tecnología permite instalar cualquier tubería o cableado sin alterar la superficie del terreno en donde se opera.

Además, la tunelería inteligente sirve para remediar suelos contaminados o soluciones de casos complejos más específicos como estabilizaciones de terrenos, depresión de napas a través de drenajes o abastecimiento de servicios dentro de una planta industrial.

Si bien en la Argentina aún no se utiliza mucho, en los países desarrollados se ha implementado el uso obligatorio de este sistema ante los riesgos que implican los mecanismos tradicionales.

El recurso humano especializado es otro factor determinante: la persona que lidera los grupos de trabajo debe contar con la experiencia y el conocimiento necesario para determinar el tipo de tunelera, las herramientas y el fluido necesario para cada proyecto y tipo de suelo.

En el litoral, la empresa OIC S.A. cuenta con tres equipos de tunelería dirigida de hasta 12 pulgadas de diámetro.


Ventajas del sistema

• No agrede la superficie.
• Es más seguro, tanto para operarios como para terceros.
• No genera molestias para quienes se encuentran en las áreas en donde se opera.
• Evita cortes de circulación vehicular y peatonal, lo que evita problemas en el tránsito.
• Permite trabajar de manera rápida, limpia y ordenada.
• Tiene un menor impacto ambiental.
Santos Domínguez y Benguria, un evocador de diferentes arquitecturas
Patrimonio