Tecnologías y experiencia con hormigón
Empresas

La empresa se especializa en servicios a terceros en obras con distintas técnicas de construcción con hormigón. La nobleza de un material robusto y de bajo mantenimiento, con la clave del recurso humano, como principal factor de obra.


Constructora del Paraná tiene actualmente cinco edificios en altura en ejecución, sumado a la obra de construcción del shopping en la ex Fábrica de Fósforos de Paraná y tres viviendas de grandes dimensiones. En paralelo, integra una Unidad Transitoria de Empresas (UTE) con OIC, con la cual construyen un edificio de los Tribunales, en calle Santa Fe, en Paraná.

La premisa de la empresa es garantizar la primera calidad en construcciones de hormigón. Para lograrlo es fundamental el esquema de organización de cada proyecto que incluye un capataz de obra, un ingeniero y un arquitecto que controlan el proceso de ejecución, sumado al equipo de profesionales especialistas en cálculo que hacen la dirección de obra.



"El plus de la empresa se da por la calidad del recurso humano. En cuanto a terminaciones, la construcción tradicional tiene gran calidad que no se logra con otros sistemas constructivos. En Constructora del Paraná contamos con 50 o 60 empleados que cuentan con 10 o 15 años de antigüedad con nosotros. Muchos de los que trabajan en los sistemas de aplicación de hormigón están desde el 2015 en la empresa. Eso, en el marco de volatilidad que caracteriza al sector, es un plus importante”, asegura Cristian Elías, gerente de la empresa, quien resalta que la experiencia, la capacitación constante, el uso correcto de las herramientas es algo que destaca a los trabajadores.

Entre los detalles constructivos que han sumado innovaciones tecnológicas en el último tiempo, se destacan los contrapisos y carpetas realizados en hormigón celular. Se componen de una carpeta autonivelante que permite una mejor preparación de superficie para la colocación de los pisos. Los componentes que se utilizan son arena, cemento y un aditivo importado de Italia. Este material mejora la insonorización entre una planta y otra. Además tiene beneficios de aislación térmica. 


La mezcla se genera en obra con máquinas específicas que trabajan con un sistema de bombas, lo que permite controlar la dosificación para evaluar los kilos por metro cuadrado lo que posibilita la planificación del día a día de la obra, con aplicaciones parciales. Esto lo diferencia de otros procesos tradicionales de hormigón que suponen el alquiler de una bomba tradicional. 

En los tabiques, se utiliza el Sistema Peri para encofrado, con vigas livianas de pino de Siberia, que tienen una resistencia superior a otros materiales. Además, los puntales soportan hasta 3000 kilos. En los tabiques, se utiliza el sistema Periduo, de encofrado rápido y sencillo de muros de hormigón. Cuenta con paneles plásticos que se ajustan con varillas roscadas y pases que evitan los problemas de falsa escuadra de la pared. Además de limpieza de obra y rapidez, es un producto que logra terminaciones superiores, ya que es un sistema que trabaja de manera integral, porque un molde va calzado con otro. Es un gran aporte a la eficiencia de la obra, si se planifica su utilización desde el momento de realizar el proyecto. 

Otra de las innovaciones tecnológicas que sumó la empresa, es la utilización de moldes plásticos para hacer losas casetonadas, una técnica que aliviana el peso y aporta otra terminación estética que puede integrarse al proyecto arquitectónico.
La evolución de los revestimientos
Revoques plásticos