Sergio Winkelman, de obrero a empresario
Emprendedores y empresas

Nació en una humilde familia en la zona rural de la provincia de Santa Fe. Junto con cinco hermanos se fueron a vivir a Helvecia, para que el padre trabaje como peón de chacra y la madre como ama de casa, a cargo de la crianza y educación de los niños. 

Con gran esfuerzo, los dos hijos mayores terminaron la escuela y la hermana del medio se recibió de maestra. Ella, junto con el padre, fue una persona fundamental para lograr que su hermano menor continúe con sus estudios y finalice la escuela técnica en la ENET Nº1 “Juan de Garay” de Helvecia, que en ese entonces sólo contaba con el ciclo básico. 

Siendo adolescente, Sergio Winkelman se trasladó a la ciudad de Santa Fe, a casa de unos familiares, para finalizar sus estudios secundarios en la Escuela Técnica “Nicolás Avellaneda” de la capital provincial. Años después se recibió con el mejor promedio de la promoción.

Ya en la década del 80, Sergio llegó a la naciente carrera de arquitectura en la Universidad Nacional del Litoral que daba sus primeros pasos. A pesar del gran esfuerzo, y con solo siete materias restantes para lograr el título, las necesidades económicas lo empujaron a incrementar su actividad laboral, por lo cual no pudo continuar estudiando.

En la década de los años noventa comenzó a trabajar como obrero en la constructora COARCO, de la ciudad de Mar del Plata. La empresa construyó la red de gas con cañerías de polietileno para la Cooperativa Setúbal, siendo la primera obra de gas en el barrio Guadalupe de Santa Fe.  “Al contar con una formación de Maestro Mayor de Obra, el ingeniero a cargo de la misma, me “sacó de la pala” y me tomó para dibujar. Comencé como dibujante, luego pasé a sobrestante y, finalmente, quedé como jefe de obra”, recuerda Winkelman ante la consulta de la Revista Proyectar.

Al finalizar estos trabajos surgió una pequeña ampliación en una zona aledaña, pero la empresa la descartó porque tenían obras de otro volumen en la zona de San Martín de los Andes. “En ese momento me ofrecen irme a trabajar con ellos a la Patagonia. Pero deseché esa opción casi sin pensarlo porque soy de Santa Fe y me costaba dejar mi ciudad. Fue entonces, que me hicieron la oferta para que la obra la haga yo. Éramos un grupo de 10 a 12 trabajadores que hacíamos zanjas a pala, pero nos hicimos cargo de la red de gas”.

Desde esos comienzos, con ese grupo de trabajadores y junto con el ingeniero Nagel, en una antigua camioneta Ford F100, nació la empresa en el mes de agosto del año 2003. “Me crucé con mucha gente buena en el camino. En la empresa le dedicamos muchas horas al trabajo y tuvimos un crecimiento lento pero sostenido. Hoy, somos un fiel reflejo de esfuerzo y trabajo constante”, aseguró

Sin perder el carácter de una empresa familiar (“hoy trabajan dos hermanos conmigo, mi cuñado y dos sobrinos, que son todos herramientas fundamentales”), Winkelman se convirtió en una de las principales proveedoras de obra pública en la provincia de Santa Fe, con diversificación de los servicios, maquinarias y equipamientos de última tecnología.

La empresa va a cumplir 20 años con una planta de 280 empleados. Se dedica a realizar obras de infraestructura como acueductos, gasoductos, redes de agua, de cloacas, fibra óptica, entre otras. En los últimos años comenzó a realizar obras viales e hidráulicas. Con trabajos en varias localidades de la provincia, realiza mantenimiento de redes de gas para Litoral Gas en todo el sur de la provincia de Santa Fe y norte de la provincia de Buenos Aires. En la ciudad de Santa Fe lleva a cabo servicios de mantenimiento de redes y obras para Aguas Santafesinas. 

Una empresa que recorrió el lento camino de crecer en base al esfuerzo y al trabajo con un objetivo claro: brindar servicios constructivos de calidad para ser un referente en la región.


Nuevo servicio: el hormigón

Hace unos meses la empresa inauguró una planta de hormigón en una zona industrial de Santa Tomé. Ya se distribuye el producto en obras de la propia empresa y con la compra de nuevos camiones hormigoneros comenzará a comercializar el producto para terceros.



Diagnóstico de patologías con fotogrametría
Patrimonio: Estatua de San Pedro