Rothoblaas: un corazón alpino que late por la madera
Construcción sustentable

La sede de la empresa es una estructura completamente de madera y vidrio. Está ubicada en Cortaccia, provincia de Bolzano, en medio de los Alpes, donde el tecnicismo de la cultura alemana se encuentra con el espíritu innovador italiano. 


Justo desde este territorio, históricamente bilingüe y abierto a diferentes culturas llega a todos los rincones del mundo. 

La ubicación estratégica, cercana a las Universidades de Trento y de Innsbruck o el centro nacional de investigaciones IVALSA en San Michele all'Adige, es la cuna del sector de la madera con un crecimiento constante e imparable.


Rothoblaas y el crecimiento sostenible

La empresa nació creciendo firmemente en la madera, material versátil y natural, como en sus potencialidades como elemento constructivo. En 30 años, la construcción en madera ha pasado de ser un sector puntual, con la realización de casas, pequeñas estructuras y cubiertas, a un sector en rápido crecimiento, que sigue superando retos y haciendo posible lo que hasta ayer parecía imposible. Así hoy se pueden construir desde zonas residenciales con todas sus casas de madera hasta edificios cada vez más altos y complejos, pero seguros desde un punto de vista estático y con un fuerte estilo arquitectónico. 

Rothoblaas trabaja activamente no sólo para impulsar un sector crucial desde el punto de vista de la sostenibilidad y del bajo impacto ambiental, sino también para favorecer la investigación y el desarrollo de soluciones innovadoras con el fin de que la madera se pueda convertir en la materia prima del futuro y, en consecuencia, en el material estándar en la construcción. La empresa tiene un papel de precursor y de punto de referencia del sector. Desde siempre ha apostado por crear y desarrollar tecnologías que permitiesen tanto afrontar retos cada vez más complejos como ofrecer soluciones de vanguardia, seguras y fiables, a quienes diseñan y construyen con madera. 

La madera: una promesa hecha a nuestro futuro

La Unión Europea se ha comprometido a alcanzar la neutralidad en emisiones contaminantes para 2050, las llamadas "emisiones cero", con un paso intermedio que prevé una reducción del 40 % de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030. Rotohblaas está trabajando en ello desde el 2012, cuando incorporó una instalación fotovoltaica de 200 kW/P, una bomba de calor y una instalación de calefacción y refrigeración de vapor que aprovecha el calor de la instalación solar. 


Con el fin de seguir promoviendo la sostenibilidad ambiental, la empresa está trabajando para obtener, para algunos productos, la Declaración Ambiental de Producto (DAP), un esquema de certificación voluntaria que proporciona información detallada (objetiva y comparable) sobre el impacto ambiental de productos o servicios, teniendo en cuenta variables tan importantes como el consumo de energía y de materias primas, las emisiones atmosféricas, la generación de residuos y los vertidos al agua. 

Los mecanismos de automatización del almacén están hechos de motores, rieles, electrónica, acero; todos estos materiales generan mucho CO2, al igual que los cimientos de hormigón. Para compensar esta producción de CO2, se decidió realizar toda la estructura y todas las estanterías de madera. Cabe señalar que realizar todo esto supuso un mayor esfuerzo de diseño, pero al final, los costes han sido los mismos que si se hubiera usado materiales tradicionales como el acero y el hormigón. La elección permite disfrutar hoy de importantes ventajas ecológicas, ya que la madera aporta un saldo negativo en emisiones de CO2.

El primer almacén automático construido en madera de Italia 

 “El almacén automático que estamos construyendo será completamente de madera trabajada en Alto Adige, incluidas la cubierta y las paredes, y, para nosotros, esto significa priorizar todavía más la sostenibilidad”, explica Robert Blaas, el CEO de la empresa. 

“Tenemos un buen terreno en los primeros 18 metros, pero luego nos encontramos con 2 metros de turba, un material natural que, cuando se somete a presión durante demasiado tiempo, no soporta el peso al que se lo exige. Por lo tanto, para garantizar que el suelo soportase este almacén automático con una presión de 60 kN por metro cuadrado, tuvimos que construir e instalar más de 300 pilares CFA Ø 400 mm de 27 metros de longitud. Encima, se construyó una plataforma también de hormigón de 60 cm de espesor para obtener unos cimientos perfectos para sostener el almacén con un hundimiento inferior a 2 milímetros respecto a la superficie total”, explica Peter Lang, socio de Robert Blaas. 


Entrando en los detalles de la construcción Lang cuenta que “la base de la estructura está formada por un sistema de arriostramiento de 20 torres de madera laminada combinada GL24 y microlaminada LVL con un espesor de 2,5 x 0,8 x 20 metros. Las estanterías son completamente de madera laminada y toda la estructura tiene una clase de resistencia al fuego de R30”. 

Exigencias internacionales 

“Con 22 filiales en todo el mundo, el nuevo almacén nos servirá en primera línea para abastecer de manera eficiente e inmediata a los ya existentes y a los previstos a corto plazo inaugurar. Optamos por realizar un almacén automatizado para poder gestionar las grandes cantidades de productos que deberán pasar por aquí teniendo en cuenta el crecimiento previsto por la empresa en los próximos años”, especifica Alexander Vaja, responsable de Logística y Almacén.

“Actualmente, en el almacén de Cortaccia tenemos espacio para 11.500 palets y con el nuevo, llegaremos a un total de casi 26.000: prácticamente duplicaremos nuestra capacidad. Este es un paso muy importante para nosotros porque calculamos que de esta forma podremos responder a nuestras necesidades durante los próximos años”, continúa Vaja.

Todo este movimiento de mercancías desde la parte alta del almacén actual hasta el nuevo automatizado tiene como objetivo obtener nuevos espacios, tanto para la zona de picking como para oficinas, ya que el número de empleados sigue creciendo. Además, el proyecto prevé crear espacios dedicados a laboratorios, un centro de investigación, un auditorio y zonas de relax para que los empleados puedan vivir los valores de la empresa.

La satisfacción al cliente, es un deber

En los últimos años, el desarrollo del mercado, con obras cada vez más grandes y articuladas, corre paralelo a un aumento considerable de la oferta de productos que hoy cuenta con un sinfín de soluciones para las numerosas necesidades de aplicación de los profesionales de la construcción. También ha cambiado el método de procesamiento de los pedidos que ahora está orientado a productos cada vez más específicos. Por lo tanto, a pedidos más difíciles de despachar.  


FICHA TÉCNICA

3200m2 de área de almacenamiento nueva. 2000m2 para mercancías (rampas de entrada + clasificación) y 1200m2 para oficinas nuevas.
Dimensiones: 40x80m. y 20m. de altura.
Instalación fotovoltaica de 200 kW/P.
Sistema de arriostramiento compuesto por 20 torres de madera laminada combinada GL24 y microlaminada LVL.
Estanterías de madera laminada. Resistencia al fuego de la estructura de clase R30.

PROYECTO

Cliente: Rotho Blaas Srl
Ingeniería: Studio Merz Kley Partner. Armalam. Baucon
Arquitectura: Burgauner Arch. LukasFICHA TÉCNICA



Una vivienda que se va redefiniendo con su uso
Arquitectura